Sigue sin agua la mitad de una Caleta Olivia colapsada

Desde que se rompió un acueducto, hace ya tres semanas, no hay suministro; los vecinos cortan la ruta nacional 3
Mariela Arias
(0)
26 de febrero de 2014  

RÍO GALLEGOS.- Hace tres semanas que la ciudad de Caleta Olivia vive en estado catastrófico: aún hoy la mitad de la población no tiene agua corriente, el municipio no funciona, los negocios deben cerrar sus puertas, el hospital atiende en condiciones mínimas y las escuelas están cerradas. La crisis empezó a principios de febrero, cuando se rompió el acueducto que desde Chubut trae el agua potable a Caleta Olivia, la segunda ciudad más poblada de Santa Cruz y capital del polo petrolero. Lejos de la bonanza que promete el petróleo, la falta de agua dejó sumida a la población en un profundo desasosiego.

Durante varios días nadie tuvo agua en la ciudad, en la que viven mas de 70.000 personas. Ayer, según fuentes oficiales, la situación empezó a mitigarse cuando el acueducto empezó a entregar agua, al menos, a la mitad de la población.

"El agua llega sin presión, por lo cual no puede subir a los tanques. El gobierno provincial, en el petitorio que elevamos, aceptó abrir una línea de créditos para que podamos comprar bombas de presión, pero aún quedan muchas respuestas pendientes", explicaba ayer a LA NACION José Avellaneda, vocero de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados desde el piquete que los vecinos montaron en la ruta 3.

Hoy se cumple una semana desde que vecinos de la ciudad viven a la vera de la ruta: cortan dos horas el tránsito y liberan 30 minutos. Hace apenas diez días que ante la falta de agua empezaron a convocarse por las redes sociales. A la primera marcha frente al Gorosito (el famoso monumento al trabajador petrolero) fueron 500 personas; al día siguiente ya eran 5000. Las autoridades municipales, provinciales y nacionales son centro de sus reclamos. Ayer se acercó a la ruta el obispo Miguel D'Anniballe para acompañar a la gente, y a él le pidieron que intercediera para que el gobernador Daniel Peralta y su gabinete se presentaran en la localidad.

Los problemas de agua en la zona norte santacruceña son crónicos, y reiteradas roturas del acueducto del lago Munster, en Chubut, que provee de agua a Caleta Olivia, ya habían despertado varias alertas. Sin embargo, la última rotura dejó a la población en emergencia. Se trata de un acueducto de 223 km inaugurado en 1999 y que desde el lago Munster aprovisiona de agua potable a Comodoro Rivadavia, Radatilly y Caleta Olivia, en Santa Cruz.

En julio pasado, la presidenta Cristina Kirchner anunció que había decidido hacer la obra del acueducto paralelo para Caleta Olivia por el monto de 329 millones de pesos. La obra se empezó, pero tiene un plazo de finalización de 24 meses y los vecinos autoconvocados en las rutas aseguran que es demasiado tiempo para vivir sin agua. Según fuentes oficiales, tiene por ahora un 20 por ciento de avance.

Mientras tanto, el gobierno provincial decretó la emergencia hídrica, aunque no la sanitaria, como reclaman los vecinos. La medida fue acompañada por la Legislatura provincial en una sesión extraordinaria convocada de urgencia anteayer. Allí, también los diputados le solicitaron al gobierno que en un plazo máximo de 72 horas publique y remita el acuerdo firmado entre la empresa petrolera Sinopec Argentina y la provincia, que incluye la ejecución de obras hídricas a realizarse en el departamento en emergencia.

"Llegamos a esta situación porque en vez de hacer las obras necesarias y fundamentales hicieron obras menores y parches que les permitieron llevarse parte de los fondos para sus intereses", afirmó la diputada radical Estela Maris Bubola, oriunda de la localidad.

Las postales son desesperantes. Muchos vecinos llegaron a cargar bidones en el mar para poder asear sus viviendas y hacer funcionar los sanitarios. Otros debieron pagar hasta 300 pesos a camiones cisterna para que les llenaran los tanques. Y quienes pueden compran agua mineral: el litro de agua en Caleta Olivia se vende a 18 pesos.

Mientras tanto, ya se reunieron mas de 22.000 firmas para solicitar al Concejo Deliberante que el intendente José Córdoba sea apartado del cargo ante la falta de un plan para hacer frente a la contingencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?