Suscriptor digital

Operación Monumento

Por el arte, con poco arte
Javier Porta Fouz
(0)
27 de febrero de 2014  

Operación monumento (The Monuments Men, Estados Unidos-Alemania/2014); hablada en inglés, alemán, ruso y francés) / Dirección: George Clooney / Guion: George Clooney y Grant Heslov (basado en el libro de Robert M. Edsel y Bret Witter) / Fotografía: Phedon Papamichael / Edición: Stephen Mirrione. música: Alexandre Desplat / Elenco: George Clooney, Matt Damon, Bill Murray, Cate Blanchett, John Goodman, Jean Dujardin, Hugh Bonneville, Bob Balaban, Dimitri Leonidas / Distribuidora: Fox. / Duración: 118 minutos / Calificación: sólo apta para mayores de 13 años / Nuestra opinión: regular

Fines de la Segunda Guerra Mundial. Los alemanes pierden terreno progresivamente. Pero al irse de ciudades y pueblos ocupados destruyen y roban obras de arte de primer orden. También los ataques aliados están rompiendo objetos y edificios irreemplazables. Para cuidar el arte que todavía está amenazado y recuperar el robado se forma un escuadrón aliado: cinco estadounidenses (George Clooney, Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Bob Balaban), un francés (Jean Dujardin) y un inglés (Hugh Bonneville).

Y, basada en hechos reales, comienza la acción. Bueno, es un decir: por más música omnipresente, cambios de escenario, "valores de producción" y otros etcétera, ésta es una película bastante estática. Las acciones de este equipo son muy limitadas en su arco narrativo, y muchas veces quedan encerradas en anécdotas moleculares (el francotirador, el alemán del bosque), desperdigadas, deshilachadas en la necesidad de darles a todas estas estrellas -y a Cate Blanchett, el mejor personaje de la película, tal vez porque no tiene que compartir acciones con muchas otras mujeres- algo para hacer. Pero es inviable: demasiadas estrellas no hacen necesariamente un cine brillante, y se nota, sobre todo al final, que sobran actores. Cada uno hace un poco, un tanto absurdamente y con poca verosimilitud, como para justificar su presencia, como si en lugar de grandes estrellas fueran empleados sobrantes de una repartición pública.

Hay mucha indecisión en el tono: la película es tironeada por el humor ácido de Murray (que tiene una escena sensiblera torpe, casi imperdonable), por el humor verbal de Bonneville (que luego pasa a momentos solemnes), por un John Goodman que parece cansado y -rareza de rarezas- no encuentra el track, por la actitud deadpan de Bob Balaban y por la simpatía demasiado profesional de Dujardin que choca con la simpatía genuina de Clooney y su necesidad como director-guionista-productor-protagonista de dejar "un mensaje" positivo que eleve las almas y a la vez sin ser demasiado agresivo.

El relato propone una mezcla que no logra ser amalgama y que no termina de arrancar jamás gracias a un tono anticuado, pero no clásico, a escenas demasiado quietas (Matt Damon, mago del movimiento, parece estar atado y reprimido). La música de Alexandre Desplat -uno de los innegables músicos estrella del cine actual, por si hacía falta otra estrella- adquiere un papel demasiado preponderante al tratar de transmitir las emociones que la acción no puede por sí sola, y las referencias a Un puente demasiado lejos (1977), de Richard Attenborough -en la música, en la idea de misión conjunta, en el reparto multiestelar y multinacional masculino con una mujer en el cartel- no alcanzan para que la quinta película de Clooney como realizador no sea un notorio paso en falso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?