Suscriptor digital

Central logró el milagro y se quedó con la Conmebol

Penales: tras la goleada del conjunto rosarino por 4 a 0 la copa se definió desde los once metros; ahí ganó por 4 a 3.
(0)
20 de diciembre de 1995  

ROSARIO.- Y se produjo el milagro: Central es el campeón de la Conmebol. Hace una semana cuando regresó de Belo Horizonte con un angustioso 0-4 en el bolsillo pocos pensaron que los rosarinos podía torcer la historia. Pero en el último minuto de la segunda final consiguieron el mismo resultado y forzaron la definición por penales.

La Copa Conmebol se quedó en Rosario. Tras noventa minutos infartantes y con una victoria que parecía que se quedaría corta (hasta los 44 del segundo tiempo iban 3 a 0) los penales le dieron la copa a Central.

Se jugó en el estadio de Central dirigió el uruguayo Ernesto Filippi (bien) y los equipos se alinearon así:

Rosario Central: Bonano (6); Ordóñez (6; 41 minutos del segundo período Colusso) Carbonari (6) Lussenhoff (5) y Graff (7); Coudet (6; 25 minutos del segundo tiempo Daniele) Palma (7; capitán) Sánchez (5) y Gordillo (4; 29 minutos de la segunda etapa Pobersnik); Cardetti (6) y Da Silva (8). Suplentes: Abbondancieri y Falaschi. Director técnico: Angel Zof.

Atlético Mineiro: Taffarel (6); Dinho (5) Ronaldo (5) Ademir (5) y Paulo Roberto (6; capitán); Eder Lopes (5) Doriva (6) Carlos (5; segundo tiempo Dedé 4) y Leandro (6; 33 minutos de la segunda etapa Gutemberg); Renaldo (6) y Ezio (6; segundo período Euller 5). Suplentes: Hugo y Alexandre. Director técnico: Procopio Cardoso.

Primer tiempo: 22 minutos Da Silva (RC); 38 Carbonari (RC) y 40 Cardetti (RC). A los 39 fueron expulsados Lussenhoff (RC) y Paulo Roberto (M) por agresión mutua.

Segundo tiempo: 44 minutos Carbonari (RC). A los 33 fueron expulsados Cardetti (RC) y Dedé (AM) por agresión mutua.

Definición por penales: para Central convirtieron Palma Pobersnik Carbonari y Da Silva. Taffarel contuvo el remate de Colusso. Para Mineiro convirtieron Ronaldo Taffarel y Euller. Doriva remató desviado y el tiro de Leandro dio en un poste.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?