Fariña y Elaskar, cerca de quedar procesados en el caso de lavado

La Justicia reunió varias pruebas en su contra; Báez quedaría en la mira de los investigadores
Hernán Cappiello
(0)
10 de marzo de 2014  

Al cumplirse un año de la denuncia contra el empresario Lázaro Báez por presunto lavado de al menos 55 millones de euros mediante transferencias al exterior, en abril próximo dos de los acusados de realizar esa maniobra, Leonardo Fariña y Federico Elaskar, podrían quedar procesados.

El empresario kirchnerista, que aún no fue indagado por la Justicia, quedará así solitario en la mira de los investigadores para determinar si cometió delitos anteriores que justifiquen el dinero negro que se le reprocha que blanqueó y a la espera de datos que envíen otros países para echar luz sobre sus operaciones.

Por eso, el juez federal Sebastián Casanello busca sus antecedentes en la AFIP y en cámaras federales del país a partir de las causas que enfrentan Austral Construcciones y Gotti, por delitos fiscales o sobreprecios en la obra pública santacruceña, donde Báez reina casi sin competidores.

Tras un año de investigación, Casanello reunió 90 cuerpos de expediente judicial y más de 150 cajas de documentación con antecedentes sobre los negocios del ex marido de Karina Jelinek y de las empresas del financista Federico Elaskar.

En forma paralela, el fiscal Guillermo Marijuan tiene la investigación que, hasta su suspensión, realizó el fiscal José María Campagnoli, quien identificó una red de lavado de dinero integrada por empresas constituidas en Europa y Estados Unidos, y concluyó que Báez sacó del país al menos 50 millones de dólares y los volvió a reingresar blanqueados mediante la compra de títulos públicos argentinos a cuentas del Banco Nación. El fiscal debe dictaminar sobre cómo avanzar con esta investigación, cuya validez fue ratificada por la Cámara del Crimen a pesar de la suspensión de Campagnoli.

Durante 2013, año en el que se conoció la denuncia a través del programa Periodismo para todos , de Jorge Lanata, el juzgado tomó centenares de declaraciones para corroborar las explicaciones que dieron Elaskar y Fariña para justificar sus bienes y su nivel de vida, que incluyeron la compra de una decena de autos de lujo, la constitución de empresas y transferencias millonarias de dinero.

El juzgado precisó los alcances de las relaciones del mundo Fariña, que aparece rodeado de situaciones que orillan el delito o directamente lo vinculan con hechos fuera de la ley. Sumaron indicios que hacen verosímil que las inversiones de Fariña podrían tener relación con la comisión de delitos, lo que permitiría encuadrarlas en lavado de dinero, dijeron a la nacion fuentes judiciales.

Así, se reunieron en la causa constancias de la Unidad de Información Financiera (UIF) sobre sus operaciones de compra de autos de lujo, y se pidió a la AFIP información sobre su giro comercial, emisión de facturas y constitución de la sociedad Andrómeda Corporate Finance SA, que dijo haber formado para gestionar los problemas de liquidez de Báez mediante la constitución de un fideicomiso financiado por el Banco Nación contra las compromisos de obras que tenía Austral Construcciones.

La UIF -según documentos a los que accedió la nacion- ya le dijo a Casanello por escrito que se desprende de los reportes de operaciones sospechosas enviados al juzgado "la vocación de Fariña de tener suntuosos bienes en su poder, pero inscriptos a nombre de terceras personas, con quienes mantenía relaciones comerciales, sean lícitas o ilícitas [...] Así lograba evadir impuestos y mantenía en la penumbra su actividad económica", dice el informe firmado por José Sbattella, titular de la UIF.

Aún se busca incorporar la información sobre la causa de Bahía Blanca, donde está detenido Juan Suris, amigo de Fariña, acusado de liderar una red de narcotraficantes. Suris, novio de Mónica Farro, también dijo que emitió facturas falsas para justificar gastos. La Justicia busca ahora determinar si los dineros de estas actividades fueron blanqueados por Fariña. A este panorama se suma la detención del joven empresario cuando estaba a bordo de una lujosísima camioneta BMW X6 de Suris, con papeles falsos. Todo este universo de actividades ilícitas que lo rodean hace verosímil que puede estar vinculado con operaciones de lavado de dinero, explicaron investigadores del caso a la nacion.

En cuanto a Elaskar, los investigadores se centraron en las operaciones de SGI, la financiera donde está su base de operaciones y desde donde habría creado empresas en el exterior y brindado servicios financieros a sus clientes, todos bajo investigación, pues el juzgado pidió a la AFIP datos sobre sus operaciones. Además, se centraron los investigadores en la empresa Vanquish Capital Group SA, creada en 2008 y que sería la cobertura que alberga los bienes propios de Elaskar.

Además, una información preliminar transmitida por la UIF, que analizó los negocios de Elaskar, mencionó que posiblemente se hubieran realizado maniobras de lavado de dinero. La formalización de esas conclusiones en un dictamen podría complicar al empresario. Ahora, el juzgado trabaja en la redacción de un pedido de medidas de pruebas para reunir datos sobre Báez y determinar si hay razones para citarlo a declaración indagatoria.

Investigan los vuelos a Río Gallegos

El juez federal Sebastián Casanello les tomó declaración a nueve pilotos y copilotos de la empresa de taxis aéreos Top Air, que pertenece al grupo Austral Construcciones, de Lázaro Báez, para determinar si llevaron bolsos con dinero en vuelos entre Buenos Aires y Río Gallegos.

Los pilotos declararon que no son una empresa de transporte de caudales, aunque reconocieron que realizaron vuelos con Báez y su familia, pero dijeron que no vieron movimientos de dinero. Recordaron, además, que Leonardo Fariña viajó dos veces en los aviones de Top Air y que una vez lo hizo en musculosa y sin equipaje, para ir y volver en el día de Buenos Aires a Río Gallegos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.