Scioli de punta a punta

Superboat: el piloto argentino se impuso en la primera prueba del campeonato americano que se desarrolló en Mar del Plata; el presidente Menem presenció la competencia desde una embarcación fiscalizadora.
(0)
28 de enero de 1996  

M AR DEL PLATA (Télam).- El argentino Daniel Scioli con su lancha La Gran Argentina ganó de punta a punta la primera prueba del campeonato americano Superboat 1996 corrida en aguas de la costa marplatense.

El ganador empleó 57 minutos para completar la carrera desarrollada sobre 12 vueltas a un circuito de 10 millas. El promedio del La carrera de Superboat algo así como la Fórmula 1 de las lan chas fue presenciada desde una embarcación fiscalizadora por el presidente Carlos Menem que entregó el premio del ganador. Además del mandatario argentino mucha gente observó a lo largo de las playas Bristol y Grande las alternativas de la prueba.

Desde el comienzo

Junto con el ingeniero italiano Fabio Buzzi constructor del casco de La Gran Argentina Scioli no pasó sobresaltos durante el desarrollo de las doce vueltas en las que se impuso desde casi la misma largada.

Segundo fue el norteamericano Matt Alcone con Alone Motosport y tercero su compatriota Stuart Hayim con Recovery.

De esta forma Scioli que acumuló sus primeros 509 puntos en el campeonato ratificó su favoritismo para retener el título de esta categoría que logró el año último.

La superioridad de Scioli en el último certamen fue decisiva para que la prueba se efectuara en la Argentina escenario no tradicional que ahora se suma a los Estados Unidos y Bahamas.

Al finalizar la competencia Scioli expresó que esa victoria "fue la más grande" de su campaña deportiva que ya lleva diez años y que precisamente tuvo su origen en esta ciudad.

La próxima prueba del Superboat se realizará el 18 de mayo venidero en Key West Estados Unidos.

Por el campeonato argentino en la Clase III-6 litros la pareja Clusellas-Asiano fue la vencedora mientras que en la categoría III-2 litros el triunfo fue para J. Díaz Rodríguez y F. Díaz Rodríguez.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios