Suscriptor digital

Lanzamientos

(0)
16 de marzo de 2014  

Nicolás Martín

El nocturno: Domingo, Tecno, Viamonte, Tormenta, Fuego, Cálamo, Cuerpo claro, Sin saber, Noche absurda, No fue, Algo de vos, A casa y Nocturno. (independiente).

Canción del oeste. Fuertemente influido por Gustavo Cerati y el Flaco Spinetta, este heredero de la canción de rock de la segunda mitad de los 90 (Jaime Sin Tierra, Francisco Bochatón, Menos Que Cero) es un hijo pródigo de ese caldo de cultivo fértil que es el oeste bonaerense (la producción es de otros dos nacidos y criados en la zona: El Chávez y Juanito El Cantor). Aquí Martín parece seguir el título-máxima del primer álbum de Adrián Paoletti: En la ruta del árbol, en busca de la canción perfecta. Suerte de oda a la nocturnidad ("El amor nos lleva a pasar la noche en vela cada día que nos queda"), su quinto disco solista es preciso y precioso y se completa con un arte robusto y muy bien logrado: 20 artistas que ilustran las 13 canciones de la obra. "Nada del placer nos hace daño", canta Nicolás y el oyente no tiene más que rendirse ante la evidencia de sus canciones.

Sebastián Espósito

Santaires

30 años: A este Manuel que yo canto, Pan del agua, Chacarera de las piedras, Alma de lapacho, Capullo de esperanza, Vidala de la copla, Zamba del Riego, Retrato de un pescador y otros. (independiente.)

Aniversario: La historia del grupo vocal-instrumental Santaires comenzó hace 30 años, en el andén sur de la estación de Morón. Esa misma precisión (geográfica) que el sexteto utiliza para recordar sus comienzos ha sido una constante de las últimas tres décadas. Claro que no fue una precisión geográfica sino musical, siempre en torno a las expresiones de raíz folklórica, que es a la que han sabido sacarle el jugo, más allá del paso de los años y de los cambios de integrantes en su formación. 30 años es el autohomenaje que quisieron grabar, para reafirmarse como grupo en sus ideas y en una estética. Para los oyentes será un álbum de música bien hecha (lo que siempre ha ofrecido Santaires) con muy bellas canciones que fueron registradas en otros discos. Ahora suenan reversionadas.

Mauro Apicella

Astillero

Soundtrack Buenos Aires: A suerte y verdad, Línea de tiempo, Páribum, DDI, Fetiche, Rosca, Marfíl / Reflejo, Madrugón y otros. (independiente)

La revancha del tango: Desayúnense. El tango está viviendo una nueva época dorada. La agrupación Astillero es una de las culpables. Desde su aparición, esta orquesta fue muy ambiciosa. Proclamando un tango rupturista, y con esa sacrílega actitud impertinente de la juventud, creó un estilo sólido y personal. Su líder, el pianista y compositor Julián Peralta, es una pieza clave en el engranaje de la nueva escena tanguera, desde sus espacios de formación y sus creaciones. En su nuevo material, otra vez la ambición de ir por más los llevó de su formación de sexteto a trabajar con una orquesta de cuerdas. Pero Astillero ya no tiene que sonar rupturista. Entre el lirismo de las cuerdas y el pulso dramático de los fueyes, estas composiciones suenan a tiempo presente y cabalgan, como un tren arrollador, hacia el futuro. Astillero proclama la revancha del tango con su propio soundtrack generacional de la ciudad. Prepárense.

Gabriel Plaza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?