Rechazó Cavallo de plano la reformafiscal que aprobaron los diputados

El ministro aseguró que las exenciones del IVA que el Ejecutivo puede eliminar no permiten reducir la alícuota que continuará en el 21%; anunció que el PEN no utilizará los "superpoderes" impositivos y enviará un nuevo proyecto.
(0)
16 de febrero de 1996  

El Poder Ejecutivo no eliminará las exenciones al IVA al transporte de pasajeros y las prestaciones de la medicina prepaga porque considera que no permitirá rebajar la alícuota del impuesto y enviará al Congreso un nuevo proyecto.

Así lo anunció el ministro Domingo Cavallo en conferencia de prensa antes de precisar que en el nuevo proyecto no se pedirá la delegación de poderes para eliminar exenciones sino que directamente se propondrán las actividades que pasarán a estar gravadas.

Cavallo reveló que explicó su postura a los senadores justicialistas pero reconoció que en cambio es necesario que la Cámara alta apruebe el texto que ya sancionó Diputados y que permite mantener en el 21 por ciento la alícuota del IVA.

También se manifestó conforme con el artículo que permite duplicar la alícuota de los bienes personales cuando se encuentren a nombre de sociedades radicadas en países que no identifican a los accionistas.

En este caso Cavallo consideró "bueno" que quienes prefieren el anonimato paguen el 1 por ciento sobre el patrimonio por el impuesto a los bienes personales en lugar de la alícuota general del 0 5 por ciento.

El ministro indicó que es necesario mantener el IVA en el 21 por ciento para cumplir con las metas de recaudación planteadas en el presupuesto y plasmadas en el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Explicó que el artículo del texto que sancionó Diputados y que permite mantener la tasa en ese nivel evitará que "se reduzcan los ingresos de las provincias" al hacer que todo lo recaudado por el IVA sea coparticipable.

En 1995 y en medio del denominado "efecto tequila" el Congreso autorizó el aumento del IVA del 18 al 21 por ciento hasta el 31 de marzo próximo.

Se trató de una medida de emergencia y por ello el Parlamento dispuso que los tres puntos adicionales no se coparticipen con las provincias como el producido por los restantes 18 puntos.

Recuperación

Cavallo destacó que la recaudación del tributo "muestra una recuperación" y explicó que en enero último aportó a las arcas públicas un monto 7 8 por ciento más alto que el del mismo mes de 1995.

Es verdad que en enero de 1995 la tasa era del 18 por ciento y no del 21 admitió Cavallo antes de aclarar que "sin embargo con la misma diferencia de alícuotas en los tres últimos meses de 1995 recaudamos menos que en los mismos de 1994".

El acuerdo con el FMI prevé un aumento del 12 5 % en los ingresos tributarios del Estado nacional en 1996 respecto del año anterior.

Además exige lograr U$S 2500 millones por privatizaciones lo que supera en más de U$S 1500 millones lo planteado en el presupuesto.

El ministro explicó que la diferencia se debe a que las ventas de Yacyretá las centrales nucleares y de las acciones en manos del Estado de empresas privatizadas estaba prevista en el presupuesto 1995 pero no se concretó.

De todas formas reconoció que si no puede alcanzarse el monto previsto por privatizaciones el Gobierno recurrirá a la venta de otros activos en sus manos.

Entre éstos señaló a los pagarés. El Gobierno ya descontó en los bancos poco más de U$S 1300 millones de los documentos firmados por los contribuyentes que se acogieron a la última moratoria previsional.

Pero en cambio todavía no utilizó para una operación similar los pagarés firmados por quienes se acogieron a la moratoria impositiva.

Pero Cavallo no precisó si además se podrían vender obligaciones de otros deudores como por ejemplo las provincias a algunas de las cuales la Nación entregó los recursos que captó en el exterior para constituir los fondos fiduciarios para la reforma de bancos y empresas eléctricas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?