Barrio Chino

Un bazar de lo que no abunda
Silvana Moreno
(0)
29 de marzo de 2014  

Un Minimoog para sentarse encima

Tardes atrás, el productor musical Gordon Raphael, que vive entre Berlín y Nueva York, estaba caminando por Palermo y casi se desmaya de emoción frente a una vidriera: "Si tuviera que describir con una imagen por qué estoy enamorado de pies a cabeza de Buenos Aires… ¡Sería este sofá que encontré hoy mientras paseaba! ¿Estamos en el paraíso?", declaró en su muro de Facebook. Y publicó también la imagen: un sofá que los melómanos y músicos sabrán valorar especialmente, porque es la réplica del Minimoog, el épico sintetizador analógico inventado hace más de cuatro décadas por el neoyorquino Robert Moog y que recorrió todos los escenarios y estéticas del pop y el rock (desde Abba hasta Kraftwerk y Bob Marley, desde Charly García hasta Michael Jackson y Giorgio Moroder). En el sofá, la magia llega cuando uno se sienta sobre el teclado estampado (no suena por el momento) y recuesta la espalda en el panel de control.

En Buenos Aires, el sillón espera en Red Market (remarketargentina.com, Gurruchaga 1686). Pero, lejos de ser un mérito porteño, el mueble es importado de Barcelona. Sus creadores, Woouf (woouf.com), disponen, entre pufs con formas de donut o de cubo Rubik, de la línea MiniMoog Official, con más modelos de sofás, almohadones y fundas para notebooks en honor al sinte

La chocolatada del futuro

Como el escritor estadounidense Jonathan Safran Foer se preocupó por el trasfondo de la alimentación una vez que nació su hijo, y escribió el revelador libro Comer animales, muchos otros padres de todo el mundo deciden informarse más sobre qué es lo que realmente estamos comiendo cuando se vuelven, justamente, padres. Así, tal vez dentro de 50 años, o un siglo, o dos, la costumbre de la leche chocolatada devenga en algún líquido blanco derivado de soja orgánica o almendras, con algarroba en polvo y nada de cacao, que al menos hoy viene con azúcar refinada, cafeína y conservantes. El fruto del algarrobo, en cambio, tiene 50% de azúcar natural, proteínas, calcio, hierro y fósforo, y su harina ya viene usándose hace rato en repostería saludable. En el formato de polvo para chocolatada, tostado y molido, León de Poncho (leondeponcho.com) la produce en San Marcos Sierras, Córdoba, con un sistema artesanal, sin agroquímicos ni pesticidas. También son conocidos por su falsos cafés: de higo con naranja, de algarroba y de mistol.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.