Reanudaron el juicio por las muertes de diciembre de 2001

Rechazan la recusación de un juez acusado de falta de ética; Santos y Mathov no declararon
(0)
29 de marzo de 2014  

E l juicio por los crímenes ocurridos el 19 y 20 de diciembre de 2001 en inmediaciones de la Plaza de Mayo, cuando cayó el gobierno de Fernando de la Rúa , finalmente se encaminó luego de una semana de escándalo y demoras porque un juez cuestionó la ética de un colega.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°6, integrado por José Martínez Sobrino, Rodrigo Giménez Uriburu y Javier Anzoátegui volvió a sesionar ayer.

El ex secretario de Seguridad de la Alianza Enrique Mathov se negó a declarar en ese momento aduciendo sufrir una disfonía. Tampoco declaró el ex jefe de policía Rubén Santos y se leyeron las declaraciones indagatoria anteriores que prestó durante el proceso. Dijeron que lo harían mas adelante.

El juicio pudo reiniciarse porque un tribunal especialmente designado al efecto, rechazó la recusación del juez Giménez Uriburu, que había ensayado su colega Anzoátegui. Públicamente le había endilgado una falta de ética (que no explicó) que tuvo lugar cuando se debatía anular o no parte la acusación de una querella. Giménez Uriburu, al informar sobre el asunto, escribió: "No existe ni ha existido causal alguna para justificar las expresiones vertidas en el pedido de apartamiento de mi colega", sostuvo y las calificó como "expresiones irresponsables" que le provocan "un daño injusto y gratuito" que exceden las discrepancias éticas invocadas por Anzoátegui. Explicó que había cambiado su voto con el correr de los días y que le avisó a su colega a medida que iba a modificando su pensamiento para votar de acuerdo con un fallo anterior, donde se planteaba un problema similar.

Los jueces María del Carmen Roqueta, Adriana Palliotti y Guillermo Costabel, designados para tratar el asunto, rechazaron la recusación de Giménez Uriburu. Los pedidos se fundaron "únicamente en una inadecuada interpretación que aventuraron hacer en torno de los conceptos vertidos por el doctor Anzoátegui, pero que de ninguna manera supone la posibilidad de extraer de esas expresiones la efectiva acreditación de circunstancia alguna que pueda considerarse como de imparcialidad manifiesta".

Los jueces retaron a sus colegas que llevan adelante el juicio y a las partes. "Deben extremar los recaudos de prudencia y templanza", les dijeron y que deben tener en cuenta "la importante tarea que les toca desarrollar en una causa de trascendencia social e institucional, que exige la mejor y pronta respuesta a las víctimas e imputados."

Algunas defensas intentaron, tras el rechazo de la recusación, pedir la suspensión del juicio, dado que esa decisión es inapelable, lo que fue rechazado por el tribunal. Así el juicio pudo seguir.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?