Angeloz perdió sus fueros pero por 60 días

A medias: el justicialismo logró imponer su proyecto tras una hábil maniobra política; el ex gobernador no estuvo presente en la sesión.
(0)
6 de junio de 1996  

El peronismo en el Senado decidió anoche despojar de sus fueros por 60 días a Eduardo Angeloz (UCR-Córdoba). Lo hizo mediante una hábil maniobra política que terminó arrebatando al radicalismo su iniciativa de poner al ex gobernador a disposición de la justicia cordobesa.

La UCR que desde hacía varias semanas quería que Angeloz fuera a declarar ante el juez Manuel Molina fue virtualmente obligada por el PJ a fundamentar primero su teoría de por qué no hacía falta su desafuero.

El jefe del bloque radical José Genoud (Mendoza) dijo entonces que conforme con la abultada doctrina jurisprudencial los legisladores sólo tienen inmunidad de arresto pero no de proceso por lo que nunca un juez puede sentirse inhibido de tomar declaración a ningún senador.

Los justicialistas que un día antes tenían un pensamiento parecido al de los radicales endurecieron su posición sobre la base de ásperos encontronazos internos.

El despacho del PJ contó con el respaldo del tucumano Carlos Almirón (Fuerza Republicana) y de Graciela Fernández Meijide (Frepaso-Capital).

Angeloz que estuvo por la tarde en el Senado no presenció la sesión. Tampoco asistió el senador y candidato radical a jefe de gobierno porteño Fernando de la Rúa cuya ausencia fue puesta de manifiesto por Fernández Meijide.

Con el aval de la Cámara alta el juez aceptaría el desafuero

Molina: tras la sanción del Senado el magistrado indagaría al gobernador que denunció una campaña en su contra.

CORDOBA.- En caso de que el Senado decida desaforar a Angeloz por 60 días el juez Manuel Molina aceptaría la decisión y procedería a indagar al ex gobernador y a hacer progresar las investigaciones en cuanto a su situación procesal trascendió en medios tribunalicios.

De todos modos las noticias que llegaban del Senado a esta ciudad recibieron del juez la respuesta de días anteriores: excusarse de hacer declaraciones al periodismo.

Pese al hermetismo del juez se conjeturó que si la Cámara alta se pronuncia por el "desafuero parcial" Molina se ajustará a las normas del código provincial que reclama el desafuero sin limitaciones.

En tanto Molina profundizó su investigación. Se sabe que periodistas locales fueron citados a declarar con lo que es posible entrever que continúa reuniendo información sobre las operaciones de compra y venta de algunos medios de comunicación. Se espera entre hoy y mediados de la semana próxima que haga comparecer a los hijos del ex gobernador que figuran entre los 14 co-imputados de las maniobras de enriquecimiento ilícito. A todo esto en el radicalismo cordobés las principales figuras se han despegado ostensiblemente de la suerte de Angeloz. El gobernador Ramón Mestre declaró: "Si estuviese en el lugar de él el primer día me habría presentado ante el juez habría dejado aclarada esta situación". El intendente de Córdoba Rubén Martí dijo: "Yo ya dije hace un año que haría renunciaría".

Angeloz acusó ayer en Buenos Aires al fiscal Carlos Ferrer de seguir embarcado en una campaña en su contra y citó la detención de un empleado dependiente de aquel cuando pintaba leyendas pidiendo "cárcel para Angeloz". Juan Carlos Giordano en efecto trabaja con el fiscal Ferrer pero aseguró que realizaba la campaña como militante del Movimiento Socialista de los Trabajadores.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?