Falleció Norma Plá una mujer combativa

(0)
19 de junio de 1996  

Agonía: luego de varios meses de enfermedad murió anoche la jubilada que se hizo conocida por reclamar mayores haberes.

Norma Plá la jubilada que hizo llorar al ministro de Economía Domingo Cavallo y encabezó por años marchas en reclamo de un aumento en las pensiones falleció anoche a los 63 años víctima de cáncer informaron sus familiares.

La activa dirigente murió a raíz de un cáncer de mama a las 19.30 en su casa de la ciudad bonaerense de Temperley una semana después de abandonar la clínica donde estuvo internada para tratarse la fatal enfermedad.

La mujer comenzó adquirir notoriedad pública hacia 1992 gracias a su particular corrosiva y por momentos violenta manera de reclamar al gobierno del presidente Carlos Menem y al propio ministro Cavallo un haber mínimo de 450 pesos para la clase pasiva. También reclamaba que el PAMI obra social de los jubilados sea conducido por sus propios beneficiarios.

Plá quien participó de manera ininterrumpida de las primeras cien marchas que los jubilados y pensionados protagonizaron cada miércoles hizo llorar a Cavallo en el Congreso Nacional cuando le recordó que él también tenía padres jubilados que padecían por la escasa remuneración que percibían.

Tuvo fuerza para sacarle la gorra a un policía durante una marcha a los Tribunales en 1991 para reclamar que se hicieran efectivas las sentencias que reconocían los reclamos para la actualización de los haberes jubilatorios.

Durante un tiempo la dirigente estuvo relacionada con Rubén Gioaninni un dirigente del MODIN vinculado con los carapintadas pero finalmente abandonó ese sector y prosiguió sola.

Defensora de jubilados

Norma Plá no fue una abuela más.

Con sus anteojos y su corta estatura peleó siempre y hasta el final por los 450 pesos mensuales que creía dignos para cualquier jubilación.

Su figura fue siempre conflictiva. Hay quienes la recordarán como una persona con infinito entusiasmo y coraje como uno de los personajes inolvidables en la Argentina del ´90. Otros en cambio no harán más que creer que fue una viejita que no estaba del todo cuerda.

Fue una aguerrida activista y la cabeza del grupo de jubilados de Plaza Lavalle . Todos los miércoles durante cinco años lideraba la concentración semanal que realizan los pasivos.

"No puedo quedarme quieta"

Pero ¿era ella una mujer pasiva? Alguna vez se definió como muy nerviosa y a veces incontrolable: "No puedo quedarme quieta" repetía a quien quisiera oírla.

Los abuelos con sus marchas mostraron a todos que aunque mayores no habían perdido la fuerza de pelear por lo que creían suyo.

No es habitual en nuestros días que durante años se mantenga constante una lucha por algo que se cree justo. Sin embargo ahí estaban ellos: nuestros abuelos enseñándonos a luchar. Arremetiendo contra todo y contra todos.

Quienes se topaban con ellos mientras intentaban transitar por las calles más de una vez se habrán molestado con cierta razón. Aquellos que desde sus pantallas o desde una radio seguían los entretelones de la lucha de los jubilados seguramente los envidiaron por su fuerza inagotable y su admirable perseverancia.

Le quedó poco por hacer

Norma Plá hizo llorar a Carlos Ruckauf y a le sacó algunas lágrimas a Domingo Cavallo. Organizó choriceadas en lugares insólitos de la ciudad y hasta se dio el lujo de ir a bailar una noche a El Cielo.

Se peleó ciento de veces con políticos y policías. Arrojó más de una vez huevos harina chorizos e insultos a agentes poco dispuestos a ejercer la virtud de la paciencia. Dialogó con distintos dirigentes partidarios y llegó a proclamar suicidarse si no era escuchada en la Casa de Gobierno.

Hasta el invierno de 1991 esta señora madre de cuatro hijos abuela de más de una decena de nietos y viuda desde hace 12 años sólo era famosa en su círculo íntimo. La conocían sus amigos por las pastas que cocinaba al dente y los vecinos por sus asaditos en el patio de atrás. También algunos integrantes del movimiento carapintada así como el gremialista derechista Rubén Gioaninni.

Después de dormir más de 80 noches en Plaza Lavalle conocer distintas celdas policiales -por sus frecuentes reclamos y peleas con la policía- y enviarle una corona mortuoria al domicilio particular del actual ministro de Economía la jubilada Plá cobró una curiosa notoriedad.

Tenía más de veinte procesos judiciales padeció varios desmayos y tuvo cáncer de mama. Hizo huelgas de hambre y lideró ollas populares hasta amenazó con instalarse a vivir en una carpa frente a la casa de Cavallo.

Aunque según dijo "lo odiaba al ministro" él no era el único. No quería a Menem ni tampoco a Alfonsín: "Ambos me engañaron" declaró alguna vez. Admiraba en cambio a la madre de María Soledad y a Hebe de Bonafini.

Muchos la admirarán a ella otros quizás no.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?