Provocaron alivio las condenas de hasta 22 de años por el caso Marita Verón

“Estamos contentos. Algo de justicia hemos conseguido”, dijo Susana Trimarco, madre de la joven desaparecida en 2002
José Ignacio Sbrocco
(0)
9 de abril de 2014  

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Cinco días después de cumplirse 12 años de la desaparición de María de los Ángeles , conocida como "Marita", un caso emblemático del delito de trata de personas, la Justicia condenó ayer a diez de los acusados que habían sido absueltos en diciembre de 2012.

Susana Trimarco, madre de la joven desaparecida el 3 de abril de 2002, escuchó atenta el fallo y quedó conforme con la sentencia del tribunal integrado por los jueces Emilio Páez de la Torre, Dante Ibáñez y Juana Juárez .

"Estamos contentos. Algo de justicia hemos conseguido por Marita y por todas las chicas. Esperaba mucho más, pero igual estoy conforme", sostuvo Trimarco apenas se conoció el fallo. "Voy a seguir luchando -agregó- hasta el día que sepamos qué hicieron con Marita. Pero ahora tenemos un poco de paz por Mica [su nieta], porque esta gente la llamaba y la torturaba." Trimarco había explicado que la hija de Marita estaba fuera de la provincia porque había sido amenazada en los últimos días.

Luego del fallo absolutorio de 2012, la Corte Suprema de Justicia tucumana revocó esa sentencia y ordenó que se conformara otro tribunal para dictar las penas, como ocurrió ayer, pero no para todos los acusados. De los 13 imputados principales, Irma Medina falleció y el máximo tribunal tucumano mantuvo la absolución para los hermanos María Jesús y Víctor Rivero, ex mujer y ex cuñado de Rubén "la Chancha" Ale.

Los hermanos riojanos José "Chenga" y Gonzalo "Chenguita" Gómez fueron condenados a 22 años de prisión por haber sido encontrados culpables de "la retención y el ocultamiento agravado para el ejercicio de la prostitución" de Marita Verón.

El tribunal también condenó a Daniela Milhein, quien también había sido pareja de Ale, a una pena de 18 años de cárcel. La misma condena recibió su actual pareja, Alejandro González. En cambio, Carlos Luna y Pascual Andrada recibieron una pena de 17 años (partícipes necesarios); Azucena Márquez, 15; Humberto Derobertis, 12; Paola Gaitán y Mariana Bustos, diez años cada una.

A todos los condenados el tribunal les dictó la prisión preventiva hasta que la sentencia esté firme. Tras la lectura de la sentencia, los hombres condenados fueron trasladados al penal de Villa Urquiza y las mujeres, a la prisión en Banda del Río Salí. Sólo Gaitán recibió 15 días de arresto domiciliario. Los fundamentos del fallo se conocerán el 24 de abril.

Los fiscales Carlos Sale y Manuel López Rougés habían solicitado 25 años de prisión para cada uno de los acusados y la querella también.

Video

Jorge Cáceres, abogado de "Chenga" Gómez, cuestionó el fallo. "Es muy simple, cuando se mezclan las cuestiones políticas, la justicia se mancha", opinó el defensor.

En diciembre de 2012, los jueces Emilio Herrera Molina, Alberto Piedrabuena y Eduardo Romero Lascano, que conformaron el primer tribunal que absolvió a los imputados, habían considerado que no existían pruebas suficientes para condenar a los acusados. Subrayaron que los testimonios recolectados durante el juicio oral, que llevó más de diez meses, muchos de ellos contradictorios, no eran prueba suficiente para condenar en esa instancia.

A partir de ese momento, la política jugó un factor clave para dar vuelta el caso. La presidenta Cristina Kirchner impulsó varios proyectos para "democratizar la Justicia".

El gobernador tucumano había dicho que "iba a hacer todo lo que Trimarco le pidiera" y la Comisión de Juicio Político de la Legislatura avanzó, en un trámite veloz, con la destitución de esos magistrados. Dos de ellos, Herrera Molina y Piedrabuena, se jubilaron y quedaron fuera del proceso de destitución. Romero Lascano sigue dando batalla para conservar su puesto porque cree que su sentencia fue correcta.

En diciembre pasado, la Corte Suprema de Justicia de la provincia revocó el fallo absolutorio y había condenado a los 10 que ayer recibieron la pena.

Trimarco remarcó el apoyo que recibió de la presidenta Cristina Kirchner: "Ella me dijo que tenemos que seguir luchando, no descuidarnos y encontrar a Marita para darle una respuesta a Mica".

Marita Verón desapareció el 3 de abril de 2002 cuando salió de la casa de su madre, Susana Trimarco, y se dirigía a la Maternidad para hacerse unos controles ginecológicos.

La hipótesis más fuerte es que fue secuestrada por una red de trata de personas, que la obligó a prostituirse. Versiones indicaban que había estado en La Rioja, en Santa Cruz y hasta en España.

Susana Trimarco organizó, el 4 de abril último, un megarrecital en la plaza Independencia, con bandas de primer nivel para recordar los 12 años de la desaparición de Marita.

Una llamada de la Presidenta

Anoche, durante la cadena nacional, la presidenta Cristina Kirchner dijo que después de conocer el fallo llamó por teléfono a Tucumán. "Hablé con Susana Trimarco y estaba feliz, si puede estar feliz alguien que todavía busca a su hija y no la ha podido encontrar", dijo la jefa del Estado, y agregó que la madre de Marita Verón era "el ejemplo de que aun lo feo, lo malo, lo irreparable pueda convertirse en algo bello".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.