Quedan 400 evacuados por la crecida del Luján

Es lento el escurrimiento del agua; denuncian falta de obras
Valeria Musse
(0)
10 de abril de 2014  

Pese a que las condiciones climáticas mejoraron notablemente, parte de la ciudad de Luján permanecía ayer bajo el agua y poco menos de 400 personas continuaban evacuadas. Hasta el mediodía, el río sólo había retrocedido 10 centímetros respecto del pico máximo al que llegó anteayer por la noche (4,26), por lo que aún superaba los cuatro metros de altura.

Sergio Frascaroli, miembro de la Asamblea de Inundados, explicó a LA NACION que esta situación de lento escurrimiento ocurre debido a que, tras el desborde del río, los puentes quedaron obstruidos con basura, barro y restos de árboles, y que, además, sigue filtrando agua desde los canales clandestinos realizados campo arriba. "Ese líquido, proveniente de la zona rural de Suipacha, Mercedes y San Andrés de Giles, entre otros distritos, está desagotando en Luján."

Ni la marcada bajante del Río de la Plata ni el viento del Oeste facilitaron ayer un desagote más rápido del río Luján.

Con este panorama, el responsable de Asistencia Social de la municipalidad local, Sergio Sequeira, indicó a LA NACION que 65 personas continuaban evacuadas en el Polideportivo comunal, 35 en la localidad de Olivera –ubicada a 16 km del centro de Luján–, y más de 250 se habían autoevacuado en casas de allegados y amigos. Algunos de estos últimos damnificados empezaban a retornar a sus hogares, estimó el funcionario, pero la mayoría de las viviendas afectadas continuaban con algunos centímetros de agua en su interior. Al regresar a sus casas, los afectados se encuentran con un panorama desolador.

En el caso de la terminal de ómnibus local, ésta permanecía funcionando a unas ocho cuadras de su lugar, debido a la acumulación de agua que persistía en las calles aledañas.

Para los vecinos de la ciudad, cada temporal agrava el desborde del río, sobre todo porque, según denuncian, "desde hace 25 años no se realizan las tareas de mantenimiento del cauce del Luján, entonces los árboles y las ramas caídos van formando un dique".

Desde la Asamblea de Inundados mostraron su preocupación. "Si con estos 65 milímetros llovidos el agua superó ampliamente los cuatro metros, si llegan a caer 120, como puede suceder, el nivel ascenderá por sobre los cinco metros y otra vez, como en 2012, el agua llegará al casco céntrico", dijeron a LA NACION. En aquella oportunidad, el agua afectó incluso a la histórica basílica y la zona comercial de la ciudad.

Frascaroli agregó: "Existe una ley de emergencia hídrica promovida por el gobernador Daniel Scioli, en la que se indica que hay que destinar fondos para dragar el río, pero no se hace nada".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?