Suscriptor digital

Crónicas de un desalojo anunciado

Repercusión: The Washington Post y The New York Times se ocuparon con gran despliegue de la salida de Domingo Cavallo considerado en los Estados Unidos el arquitecto de la estabilidad económica argentina.
Jorge Elías
(0)
28 de julio de 1996  

WASHINGTON.- "Es una buena señal -suscribe Rudiger Dornbusch gurú de América latina del Massachussets Institute of Technology en The Washington Post-. Roque Fernández es muy muy bueno."

Tanto ese diario como The New York Times dos de los más influyentes de los Estados Unidos le asignaron ayer amplio despliegue al alejamiento del Gobierno de Domingo Cavallo considerado aquí el arquitecto de la estabilidad económica de la Argentina.

Ambos hablan en sus títulos de un desalojo prácticamente anunciado consecuencia de los frecuentes e inocultables entredichos de Cavallo con el presidente Carlos Menem. Idéntica impresión recogió en los últimos días La Nación entre operadores bursátiles de Wall Street y economistas de organismos internacionales con bases en esta ciudad.

La designación de Fernández graduado en la Universidad de Chicago es interpretada aquí como una suerte de garantía de la continuidad del programa económico dadas sus fuertes convicciones sobre la libertad del mercado.

El Post y el Times coinciden en que el mensaje está destinado básicamente a los inversores y a los banqueros del exterior muy apegados en los últimos años a la figura de Cavallo: Menem no piensa cambiar drásticamente el plan.

Buena elección

"Es lejos el mejor reemplazante que uno podía esperar" continúa Dornbusch en el Post diario que pone en un mismo plano las cosechas de Cavallo en los últimos años: respeto en Wall Street e impopularidad en casa.

El punto positivo destacado por ambos diarios fue la oportunidad del anuncio oficial: un viernes después del cierre de los mercados de modo de apaciguar los ánimos durante el fin de semana.

"Es claro que Fernández es un defensor de las reformas radicales en la economía con perspectivas técnicas que son muy satisfactorias" sentenció Laurence Goodman especialista de América latina de Salomon Brothers.

La cuestión según él radicará en su habilidad para impulsar medidas en el Congreso que quizá diluyan ciertos beneficios sociales.

Nadie cree a juzgar por voces de Wall Steet que Fernández traiga bajo el poncho cambios de envergadura ya que según ellas vale la palabra de Menem desde el momento en que sigue ejerciendo el poder político.

Algunos estiman inclusive que una vez consolidado Fernández todo será más fácil para Menem.

"No deberá lidiar con alguien de un temperamento tan fuerte como Cavallo" concluyó ayer un operador.

¿Cómo reaccionarán desde el lunes los mercados? Goodman dio un pauta: "Estarán en una banda hasta que tengan evidencias de un liderazgo fuerte en la Argentina" .

Lejos de México

Cavallo egresado de Harvard de gran predicamento en bancos y en compañías de primera línea continúa siendo muy respetado aquí.

"No hay que olvidarse de que cimentó las bases de la convertibilidad con la paridad uno a uno entre el dólar y el peso y de que cosechó avales para el país en el ámbito internacional" reconoció un analista.

No pudo sin embargo contra la recesión y contra el desempleo según recuerda el Times cuya nota está ilustrada por un gráfico en el cual el índice trepas hasta rozar el 18 por ciento.

Uno de los operadores se sinceró con La Nación: "Con Cavallo ganamos mucho dinero pero atención cada vez que se peleaba con Menem debíamos contar las p érdidas" . El nuevo desafío según él será convencer a los capitalistas de que la Argentina no es México.

El economista argentino que vaticinó la crisis de ese país justamente Guillermo Calvo profesor de macroeconomía y de finanzas internacionales de la Universidad de Maryland está ahora en Buenos Aires dictando clases como todos los años en la Universidad Di Tella.

"No vaya a ser cosa que relacionen este viaje personal con los problemas en el Gobierno" advirtió el jueves cuando su nombre sonaba en Buenos Aires como uno de los candidatos a reemplazar a Cavallo pese a la negativa oficial de que se hubiese registrado un nuevo enfrentamiento entre el presidente Menem y su hasta entonces ministro de Economía.

En cuanto se desató el escándalo en el gabinete su nombre siguió sonando como uno de los posibles para suceder a Cavallo: "No nada de eso -replicó poco antes de partir a La Nación-. Debería hacerse cargo alguien que ya esté en el barco. Lo ideal en realidad sería que se queden todos independientemente del ministro".

A Calvo todavía no resuelta la salida de Cavallo le llamó la atención que la discusión con Menem no fuera por detalles sino por medidas de fondo y que no contara por primera vez con el respaldo del empresariado.

Tal vez al igual que el Presidente el empresariado se hartó de los contínuos enfrentamientos.

En Europa se gastó poca tinta

Bolsa: mañana el impacto promete ser menos ruidoso que lo esperado; los diarios casi no escribieron sobre el divorcio.

LONDRES.- Ya sea porque la diferencia horaria hizo aterrizar la noticia bien entrado el fin de semana o porque los sucesos de Atlanta terminaron por acaparar la atención lo cierto es que en Europa corrió poca tinta por la partida de Domingo Cavallo.

De no ser por un artículo en el londinense Financial Times y cuatro líneas en el servicio de teletex del canal italiano Raidue bajo el rubro "altre notizie" las idas y venidas en el Palacio de Hacienda argentino fueron largamente ignoradas incluso por medios especializados como la emisora de noticias financieras European Business News (EBN).

Esto no quiere decir que el divorcio definitivo del binomio Menem-Cavallo vaya a pasar inadvertido en la City londinense o en Francfort tan pronto comiencen a operar mañana sino que su impacto promete ser al menos en el terreno político menos ruidoso que lo esperado.

Las disputas entre los dos hombres eran bien conocidas de este lado del Atlántico lo que también quitó a la "renuncia-despido" de Cavallo el elemento sorpresa. La pregunta aquí desde hace tiempo ya no era si el titular de Hacienda se retiraría sino cuándo finalmente lo haría.

Por eso en más de una ocasión en los últimos meses los operadores financieros señalaron a La Nación que se veían más molestos por la inseguridad creada por las rencillas en el corazón de la Casa Rosada que por la posibilidad de una dimisión por parte del ministro a quien consideran un "hombre sumamente talentoso pero totalmente prescindible" .

Aun así Financial Times advertía ayer con el título "El ministro de Economía argentino fue despedido" que el plan de convertibilidad hace que la economía nacional dependa en gran medida del humor de los inversores extranjeros y que muchos de éstos "asocian el programa de reforma económica exclusivamente con Cavallo".

"El índice Merval cerró con una baja del 4 09 por ciento y es probable que continúe en turbulencia el lunes (por mañana) cuando los inversores locales y extranjeros evalúen el impacto del despido" predijo el corresponsal David Pilling quien consideró también que el incidente "pone en duda la habilidad del país para mantener las radicales reformas iniciadas en 1991".

Al mismo tiempo sin embargo describió a Roque Fernández como un "colaborador bastante cercano a Cavallo y poco proclive a cambiar los pilares básicos de la política económica".

Lo cierto es que los meses de altercados los portazos y las acusaciones mutuas puede que llenen algunas columnas en la sección internacional de aquellos periódicos que sufren la escasez informativa habitual durante las vacaciones de verano.

Pero entre los hombres de negocios la atención ya no se posará sobre la figura temperamental de Cavallo sino sobre las acciones de Fernández frente al déficit fiscal y el desempleo.

En Brasil se habló mucho de la Argentina

SAN PABLO.- Mientras que el gobierno brasileño que encabeza Fernando Henrique Cardoso se esforzó en presentar el cambio de mando en la economía argentina como rutinario analistas economistas y periodistas especializados señalaron su preocupación por la pérdida de credibilidad en la salud financiera de la Argentina y del Mercosur en general que puede producir la salida de Cavallo.

"El inversionista extranjero todavía ve a América latina como un gran bloque y las noticias en cualquiera de los mercados emergentes pueden provocar retracción de la inversión para todas las bolsas" manifestó Luiz Eduardo de Assis director del Citibank.

Esta sensación es compartida por el analista de riesgos en América latina Sergio Abranches para quien Brasil puede sufrir efectos inmediatos en la medida en que dineros volátiles pueden salir y algunas empresas extranjeras interesadas en invertir en el Mercosur resuelvan reconsiderar sus decisiones. "El cuadro de recesión aguda y déficit público elevado forzará al gobierno argentino a revisar la política de cambio fijo" dice Abranches.

Preocupaciones

El riesgo de una devaluación de la moneda preocupa a Brasil que ya tiene una balanza comercial deficitaria con la Argentina. El intercambio comercial entre los dos países llegó a cerca de U$S 10.000 millones el año anterior y va en aumento. Una devaluación en la Argentina pondría los productos brasileños aún más caros y aumentaría el volumen de su déficit comercial.

Una crisis de confianza similar a la que se produjo a raíz de las dificultades en la economía mexicana es el principal fantasma para la estabilidad económica del Brasil. Así lo ve Paulo Nogueira economista de la Fundación Getulio Vargas para quien es posible que los efectos del relevo en Economía no se perciban a corto plazo pero más adelante produzcan la pérdida de reservas.

Los optimistas

No todos los analistas brasileños ven riesgos inminentes para el país. Para el economista del Lloyds Bank Odair Abate la caída de Cavallo no indica necesariamente un cambio en el rumbo de la economía. La misma posición es compartida por el especialista en el tema cambiario Alvaro Zini radical al afirmar que nada sustancial deberá cambiar.

En ese sentido se pronunció el presidente del área internacional del Banco Central el niño terrible del equipo económico brasileño Gustavo Franco para el cual es preciso observar el desarrollo de los acontecimientos con serenidad y "no dejarnos llevar por el nerviosismo que noticias de este tipo siempre generan en los mercados".

Visión periodística

Los diarios brasileños reaccionaron estrepitosamente. Folha de Sao Paulo el de mayor circulación del país dio un gran titular de primera página: "Menem saca a Cavallo del gobierno" y le dedicó seis páginas de su edición de ayer.

O Estado de Sao Paulo tituló también en su portada "Menem dimite ministro Cavallo". En su interior menciona el "superpoder" del ex ministro que llegó a su fin y se sorprende por el reemplazante. Igual título colocó Jornal do Brasil. Evaluó que Menem "busca mostrar que la conducción de la política económica no pertenecía a un ministro de Economía sino al presidente de la República".

Incertidumbre sorpresa y resignación en la calle

Recorrida: para la mayoría de los consultados no hay expectativa de cambios porque la única diferencia es el nombre del ministro.

Ayer en el aire flotaba una mezcla de incertidumbre sorpresa por el ministro que se va curiosidad por el que llega y una resignación que databa de mucho tiempo.

"Quién sabe qué pasará igual peor no nos puede ir" se quejaba Luis Poso(21) un analista de sistemas que según dice no consigue trabajo al tiempo que Nilda Ferraro (54) confesaba con más optimismo: "Cualquier cambio será para mejor Cavallo ya era una fórmula agotada era demasiado agresivo".

A las 15.30 del viernes Cavallo renunció. A las 16:33 ya los medios habían difundido la noticia. Sin embargo 5 horas después en pleno centro de la Capital tan lleno de gente como puede estarlo en vacaciones de invierno la mitad de los transeúntes aún no lo sabía.

Unas 100 personas miraban anteayer expectantes los televisores de Florida y Sarmiento. "Mejor me informo por las dudas de que tenga que salir corriendo" dijo Luis Peña (45) mientras Mario Gramajo (37) reflexionaba: "Lo único que espero es que esto no empeore soy operario y ya me va mal."

Contra todo lo que pueda pensarse y tal vez debido a lo tarde que se dio la noticia los que cambiaron su dinero temiendo una eventual devaluación eran los menos.

En la cola de un cajero Alejandro Suárez (38) y su amigo Oscar se enteraron de lo ocurrido cuando La Nación los consultó. "Y eso que trabajamos en un banco" -dijo Alejandro mientras Oscar murmuraba:"¿Así que Roque Fernández? Uy esto se pone bueno".

En otro cajero en tanto Ricardo Albizur (24) anunciaba que iba a sacar todo su dinero por el miedo remanente de experiencias anteriores.

A Titi Estévez (59) su intuición la ayudó el viernes por la mañana cuando todo parecía estar calmado y la empujó a cambiar "los míseros pesos que tenía" a dólar justo antes de que se desencadenara la renuncia. "Los que dicen que no puede ser peor no saben la que se viene" pronosticó.

"Yo sí tengo miedo y si hubiera sabido cambiaba toda mi plata pero los bancos habían cerrado -se lamentó Sebastián Núñez (19) del quiosco de revistas de Florida y Tucumán que además confesó que no sabe quién es Fernández: "Cavallo no me gustaba pero a éste quién lo conoce".

También hubo quienes temieron por sus créditos. "Yo compré una casa a 18 meses me dejás helada" se sorprendió Patricia Alamo (33) al igual que Cristian Andrae (25) que venía de la movilización del MTA y expresó: "Si tuviera dinero lo cambiaría".

Desde su puesto el lustrabotas de Florida y Viamonte decía "¿Echaron a Cavallo? ¡Uy pobre a mí me pasó lo mismo!".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?