Guillermo y Kate, en la puesta de sol más romántica

Crédito: Getty Images
La pareja estuvo en uno de los lugares más impresionantes del globo
(0)
23 de abril de 2014  • 16:15

Los Duques de Cambridge pudieron ver por sí mismos la majestuosidad de Uluru al atardecer. Unos minutos antes de las seis de la tarde del martes, la pareja real se encontraba preparada para posar ante las mejores vistas del lugar, adonde la duquesa Catherine llegó en sus altos zapatos de plataforma. La escena evocaba la que los padres del Duque, Carlos y Diana de Gales, protagonizaron hace más de treinta años durante su gira australiana de 1983 en el emblemático paraje -anteriormente conocido como Ayers Rock- en el corazón del Outback australiano. Uluru es uno de los lugares más románticos en Australia y una parada casi obligada en la gira oficial de la pareja, que celebrará su tercer aniversario de boda la próxima semana. La Duquesa, que vistió para la ocasión un reciclado vestido de Hobbs, conversaba animadamente con el príncipe Guillermo, que como su padre se decantó por la gama de los tostados y lució una camisa y unos pantalones en diferentes tonos de beige.

Crédito: Getty

Resultaba difícil no comparar las imágenes de la pareja con los icónicos retratos de los Príncipes de Gales de hace tres décadas prácticamente en el mismo sitio. También el príncipe Guillermo, con la misma edad que ahora su hijo, los acompañaba de gira, aunque no a Uluru. Tampoco el príncipe George se unió a sus padres en esta visita: se quedó con su niñera en la capital. Los Duques pasaron la noche del martes bajo las estrellas en el hotel de lujo Longtitude 131º de Uluru, donde tuvieron la oportunidad de ver también salir el sol. Además de los príncipes Carlos y Diana, otras dos parejas reales han visitado el lugar: los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia en 2005 y en 2006, los entonces príncipes Guillermo y Máxima de Holanda

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.