Juan Pablo II, el "papa viajero" que quebró más de un récord

Elisabetta Piqué
(0)
27 de abril de 2014  

ROMA.- Juan Pablo II, llorado y aclamado como pocos otros pontífices el día de su muerte, el 2 de abril de 2005, pero criticado post mórtem, fue el papa de los récords.

Primer papa no italiano después de 455 años y primer eslavo en la hist oria, guió la Iglesia Católica por 26 años, 5 meses y 17 días, en uno de los pontificado más largos de la historia (el tercero después de Pío IX y el que tradicionalmente se le atribuye a san Pedro).

En ese lapso, el " papa viajero ", de personalidad fuerte y carismática, hizo 104 viajes apostólicos por el mundo y 146 visitas pastorales en Italia, y fue protagonista de varios hitos en la historia de la Iglesia Católica.

Fue el primer pontífice en pisar una sinagoga, el 13 de abril de 1986; en convocar un encuentro con diversas religiones por la paz, en Asís, en octubre de ese mismo año; en pedir perdón por los errores pasados de la Iglesia, durante un histórico mea culpa, en marzo de 2000, durante el Jubileo, y en pisar una mezquita, en Siria, en mayo de 2001.

Nacido en Wadowice, Polonia, el 18 de mayo de 1920, se ordenó sacerdote en 1946. Actor de teatro, poeta, dramaturgo y gran deportista que amaba esquiar y escalar montañas, fue designado arzobispo de Cracovia en 1963 y cardenal en 1967, cuando Polonia vivía bajo el régimen comunista.

En esa época, participó del Concilio Vaticano II y de varios sínodos. Electo al trono de Pedro muy joven, a los 58 años, el 16 de octubre de 1978, Karol Wojtyla eligió llamarse Juan Pablo II en homenaje a su predecesor, Albino Luciani, Juan Pablo I, que murió después de 33 días de pontificado.

Su dedicación a los jóvenes hizo que se convirtiera en el creador de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Presidió 19 encuentros de este tipo, el primero fuera de Italia, en la Argentina, en 1987, país al que viajó también en 1982, durante el conflicto por las islas Malvinas. Su devoción por la familia, por otro lado, hizo que creara los Encuentros Mundiales de las Familias, en 1994.

Por su acción política y diplomática contra el comunismo y contra toda opresión política, es considerado uno de los artífices del derrumbe del comunismo.

También combatió la Teología de la Liberación, que utilizaba un análisis marxista, y años más tarde denunció con fuerza el capitalismo salvaje y el consumismo. Se opuso firmemente al aborto y a la eutanasia, y confirmó el enfoque tradicional de la Iglesia sobre la sexualidad, el celibato de los sacerdotes y el sacerdocio femenino.

Escribió 14 encíclicas, 15 exhortaciones apostólicas, 11 constituciones apostólicas y 45 cartas apostólicas. El 13 de mayo de 1981 sufrió un atentado a manos del turco Mehmet Agca -a quien luego visitó en la cárcel y perdonó-, que conmovió al mundo y que fue relacionado con el tercer secreto de la Virgen de Fátima.

Para darle ejemplos de santidad al mundo, dio un nuevo ímpetu a la denominada "fábrica de santos": celebró 147 ceremonias de beatificación, en las que proclamó 1338 beatos, y 51 canonizaciones para un total de 482 santos. También expandió considerablemente el colegio cardenalicio, al crear 231 cardenales, entre ellos el entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, en 2001.

En su momento fue criticado por algunos por no haberse ocupado, con tantos viajes, de la curia romana, y de establecer un "gobierno paralelo" en el que puso prelados polacos. Y aún más, por no haber intervenido adecuadamente ante el escándalo de pedofilia en el clero, que comenzó a salir a flote durante sus últimos años de pontificado. En especial, fue atacado por haber ignorado las denuncias contra el fallecido fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, un abusador serial y pedófilo, que recién fue castigado por Benedicto XVI, en 2006.

Esas críticas crecieron luego de su muerte y ahora alimentan los cuestionamientos sobre su canonización en tiempo récord, a pesar de que, cuando murió, el clamor popular por hacerlo " santo subito " hizo que su sucesor, Benedicto XVI, decidiera no respetar las reglas.

Fue el mismo Joseph Ratzinger quien lo beatificó el 1° de mayo de 2011, cuando lo definió como "un gigante" de la fe.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.