Crisis en Ucrania: el adiós al lenguaje diplomático

Las buenas relaciones de EE.UU. con Rusia parecen ser cosa del pasado
Las buenas relaciones de EE.UU. con Rusia parecen ser cosa del pasado Crédito: BBC Mundo
Cada vez más las tradicionales palabras de conciliación utilizadas en las relaciones internacionales están siendo reemplazadas por un lenguaje belicoso en los intercambios entre Occidente y Rusia por la crisis en territorio ucraniano
(0)
27 de abril de 2014  • 15:16

Este domingo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama , acusó a Rusia de "no haber levantado un dedo" para ayudar a solucionar la crisis de los rebeldes prorrusos en Ucrania.

Es uno de tantos ejemplos de cómo día a día el lenguaje diplomático está siendo reemplazado por palabras de confrontación y recriminación, mientras Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia disputan posiciones acerca del futuro de Ucrania.

La declaración del secretario de Estado de EE.UU. John Kerry el jueves llevó la retórica a un nuevo nivel al acusar al gobierno ruso de negarse a hacer algo para apaciguar las tensiones en el este de Ucrania, según lo dispuesto en los términos del acuerdo alcanzado en Ginebra la semana pasada.

"Al no haber podido aplazar las elecciones de Ucrania y después de haber logrado detener un proceso político legítimo, Rusia optó más bien por una vía ilegítima de violencia armada; para intentar conseguir por las armas y mediante una turba lo que no logró de otra manera", dijo Kerry.

El secretario de Estado describió la acción rusa como un "esfuerzo a todo pulmón para sabotear el proceso democrático".

Buenas relaciones, una cosa del pasado

No se había escuchado un lenguaje tan fuerte entre Rusia y Estados Unidos desde el fin de la Guerra Fría
No se había escuchado un lenguaje tan fuerte entre Rusia y Estados Unidos desde el fin de la Guerra Fría Crédito: BBC Mundo

Desde que terminó la Guerra Fría, hace más de veinte años, no habían sido escuchadas palabras de enojo de ese tipo sobre el Kremlin de parte del Departamento de Estado.

Y esto además bajo la presidencia de Barack Obama, quien en su primer mandato trabajó para restablecer las relaciones con el Kremlin y crear un ambiente de compromiso constructivo y de cooperación.

En lo que fue visto como un movimiento significativo en 2010, los dos países incluso firmaron un tratado para reducir sus arsenales nucleares.

Pero ese breve período de optimismo en que Rusia y los EE.UU. podían normalizar relaciones, es ahora un recuerdo lejano.

La frustración y la ira en ambas capitales ha aumentado considerablemente desde que las revoluciones de la Primavera Árabe se extendieron por todo el Medio Oriente hace tres años.

Rusia, por instinto cauteloso de los movimientos revolucionarios, se alarmó por la intervención militar de Occidente en Libia que llevó al derrocamiento del coronel Gadafi.

Desde entonces, Moscú ha respaldado persistentemente al régimen sirio, en la guerra civil contra los rebeldes, bloqueando todos los movimientos de las potencias occidentales en el Consejo de Seguridad de la ONU, destinados a presionar la dimisión del presidente Bashar al Asad.

Pero la retórica desplegada en crisis diplomáticas anteriores entre Rusia y Occidente, parecen leves en comparación a la que viene ocurriendo sobre Ucrania.

Todos los vestigios de una diplomacia normal han sido abandonados y reemplazados por una creciente guerra de palabras.

El primer ministro del gobierno prooccidente en Kiev, Arseni Yatsenuk, ha llegado a acusar a Rusia de querer empezar una nueva guerra mundial.

"Los intentos de agresión militar rusa en territorio ucraniano darán lugar a un conflicto militar en Europa", dijo. "El mundo aún no se ha olvidado de la Segunda Guerra Mundial, y Rusia ya quiere empezar la tercera", ha dicho.

Respuesta de Moscú

Rusia ha desplegado un ejército de miles de hombres en la frontera con Ucrania
Rusia ha desplegado un ejército de miles de hombres en la frontera con Ucrania Crédito: BBC Mundo

Inevitablemente ha habido una respuesta rápida y contundente a todo esto desde Moscú, acusando a las potencias occidentales de generar la crisis en Ucrania al apoyar el movimiento revolucionario que derrocó al presidente Víctor Yanukóvich en febrero.

"Occidente quiere -y así es como empezó todo- tomar el control de Ucrania debido a sus propias ambiciones políticas, no a causa de los intereses del pueblo ucraniano", dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Así las tensiones de la Guerra Fría están regresando y a gran velocidad.

Miles de tropas rusas están congregadas a lo largo de la frontera oriental de Ucrania, listas para invadir si el Kremlin les da la orden.

Mientras que al oeste y al norte de Ucrania, contingentes de soldados estadounidenses y aviones de combate adicionales han sido enviados para reforzar los estados miembro de la OTAN, nerviosos por las intenciones de Rusia.

Al mismo tiempo, Washington y la Unión Europea se preparan para imponer nuevas sanciones, que podrían causar un daño significativo a la economía rusa.

La alarmante retórica refleja lo peligrosa que se ha vuelto la situación.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.