Cómo fue la investigación familiar de María que encaró Federico Cash

El padre de la joven ofició de “detective” desde un primer momento para encontrar a su hija, la diseñadora que viajó al norte y fue vista por última vez en julio de 2011
(0)
29 de abril de 2014  • 10:10

Con el objetivo de encontrar a su hija y acelerar los tiempos judiciales, Federico Cash, el padre de María -la joven diseñadora que viajó al norte y fue vista por última vez en julio de 2011- encaró una búsqueda sin precedentes.

Casi como un detective privado, Federico, quien murió ayer tras un accidente fatal en la ruta nacional 152, en la provincia de La Pampa, pasó los últimos tres años de su vida dedicándose de lleno a seguir llamadas, pistas e hipótesis en torno a la desaparición de su hija.

El mismo se encargaba, con la ayuda de su esposa María del Carmen y sus dos hijos Máximo y Santiago, de recibir las llamadas de personas que creyeron haberla visto en algún lugar, aunque nunca se pudo avanzar demasiado. Luego, se los enviaba a Gendarmería, fiel a su convicción de que uno de esos llamados le permitiera dar con el paradero de María.

Nunca bajó los brazos. Su investigación derivó en la reconstrucción del camino que realizó la joven hasta Jujuy. También se tradujo en paradas estratégicas en los lugares en los que se la vio y charlas con personas con las que ella pudo haberse contactado. Además, junto a su familia, recorrió hospitales mientras intentaba trazar, sin éxito, los movimientos erráticos de María por el norte del país.

"Lamentablemente, y a pesar de que muchos tienen celulares con cámara, casi nadie atina a fotografiar a la mujer que creen que es mi hija. Eso hace mucho más difícil nuestro trabajo", dijo a LA NACION este padre desesperado durante una entrevista realizada en julio de 2012.

El proceso fue extenso y doloroso, pero aún no estaba terminado. Ahora, cuando el dolor se aplaque, recaerá en manos de los hermanos de María y en su madre.

Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?