Suscriptor digital

El Gobierno instalará murales del padre Mugica y Jauretche

Se inaugurarán murales de ambas figuras sobre la avenida 9 de Julio,Completarán sobre la avenida 9 de Julio una trilogía junto a la imagen de Evita
Mariana Verón
(0)
4 de mayo de 2014  

Recorrer de punta a punta la avenida 9 de Julio servirá para encontrarse con la iconografía política preferida de Cristina Kirchner. Después del mural de Eva Perón que decidió colocar sobre el Ministerio de Desarrollo Social, la Presidenta homenajeará ahora al padre Carlos Mugica y a Arturo Jauretche, que en línea recta se unirán sobre los canteros centrales de la avenida.

Como un gesto al papa Francisco y para reforzar su acercamiento a la Iglesia, Cristina Kirchner inaugurará el sábado próximo la escultura del recordado Mugica, un día antes de que se cumplan los 40 años del violento asesinato del cura villero.

Con la misma estética que el mural de Evita, la obra estará construida en hierro y la imagen del sacerdote se verá recortada sobre un fondo blanco. Estará ubicado en la plaza de la Unión Europea, en la intersección con Arroyo, y la tradicional figura del padre que inauguró el movimiento de sacerdotes por los pobres mirará a la Villa 31 de Retiro, donde fundó la parroquia Cristo Obrero.

La obra de Mugica será la primera imagen que se presentará ante los automovilistas al bajar de la autopista Illia, y tendrá una visual de dos caras, pero a diferencia del mural de Evita, se verá la misma imagen desde un lado y otro de la avenida.

Una cuadra más adelante, sobre la plaza Rodolfo Ortega Peña, entre Juncal y Arenales, quedará el mural de Jauretche. Todas las esculturas, incluidas las de Eva Perón, fueron creadas por el artista plástico Alejandro Marmo, cercano al Papa y con quien trabaja para llevarle en junio, al Vaticano, un Cristo Obrero.

La Presidenta consiguió en pocos meses la autorización del gobierno de Mauricio Macri, que aprobó en la Legislatura porteña el permiso para la colocación de la obra, en un trámite sin complicaciones. Incluso, desde la Casa Rosada están pensando en invitar al jefe de gobierno de la ciudad a la inauguración el próximo sábado, en la que el kirchnerismo anticipará con una fuerte movilización militante lo que será el festejo por el 25 de Mayo.

Acercamiento

La convocatoria para la inauguración del mural de Mugica surgió durante el plenario de la militancia en el Mercado Central, la semana pasada, en la que la Casa Rosada anunció el acto que contará, si no es con Macri, con algún funcionario porteño. También se extenderá la invitación a los sacerdotes que integran el movimiento de curas villeros y a las autoridades eclesiásticas en general.

La Presidenta habló del tema con el papa Francisco en su última visita al Vaticano, el 17 de marzo. Allí anunció la construcción del mural, que para entonces ya estaba terminado. La propia Cristina Kirchner lo encargó a Marmo en noviembre pasado. Jorge Bergoglio, de hecho, impulsaba el trabajo de una nueva simbología de la Iglesia desde antes de su papado.

En los canteros centrales ya se colocó la base de un metro que sostendrá el mural y alrededor del cual se hará el acto del sábado.

La convocatoria a Marmo para realizar la obra se dio en momentos en los que la Casa Rosada se abrazó a un acercamiento a Francisco y el pedido del Papa fue que fuera un símbolo de unidad política, no sólo entre el gobierno nacional y el porteño, sino también en los dos barrios que unirá, Recoleta y la Villa 31.

La inauguración del mural se suma, además, al regreso de la Presidenta el 25 de Mayo al tedeum en la Catedral, después de que Néstor Kirchner decidiera llevar la celebración al interior del país para evitar justamente las homilías de Bergoglio. El último oficio religioso al que asistieron los Kirchner en el templo mayor de Buenos Aires fue en 2006, cuando señaló que "el poder nace de la convocatoria a una confianza, no de la manipulación o la prepotencia".

La escultura de Jauretche todavía no tiene fecha de inauguración, aunque ya está lista y tiene las mismas características que la de Mugica.

Las renovadas caras que tendrá la principal avenida porteña se suman al reiterado interés presidencial por renombrar plazas y monumentos, como lo hizo con el de Cristóbal Colón, que cambiará por el de Juana Azurduy, y las reformas que emprendió en la Casa Rosada.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?