Cinco curiosidades sobre una de las series del momento: Mad Men

Mad Men, una serie que llegó para dar que hablar...
Mad Men, una serie que llegó para dar que hablar...
La épica publicitaria protagonizada por Don Draper comienza su curva final, que será en 2015, pero ahora en Personajes.tv es hora de repasar algunas particularidades de sus glamorosos personajes
Martín Fernández Cruz
(0)
15 de mayo de 2014  • 09:56

1. Nicotina cero

Buena parte del encanto de Mad Men tiene que ver con el gran atractivo de la época en que transcurre la historia. Ver a esos creativos (¡y creativas, no nos olvidemos de Peggy!) manteniendo extensas jornadas de trabajo mientras fuman y beben como si fuera el trabajo un bar cualquiera, es una idealizada representación de ese período, que enamora a todos los fans de la serie. Pero lo que muchos se preguntaban es cómo hacen los actores para atragantarse con paquetes y más paquetes de cigarrillos sin poner en riesgo su salud. La respuesta es que, obviamente, lo que consumen no es nicotina. Cómo, cómo... Lo que Jon Hamm y el resto del elenco fuman son en realidad unos cigarrillos de hierba que, según el actor John Slattery, tienen un gusto horrible, pero no contienen nicotina ni ningún otro ingrediente que los perjudique. Y dicho sea de paso, en ninguna escena consumen alcohol sino jugo de naranja o té helado.

2. Mundo de mujeres

En esta serie hay una mirada muy crítica hacia el machismo imperante en la época y a contrapelo de muchísimas series, cuyos equipos de guionistas están compuestos mayoritariamente por hombres, en Mad Men no es así. El grupo creativo de la serie protagonizada por Don Draper cuenta con nueve guionistas de las que siete son mujeres, una característica que debería verse más a menudo. En la foto de abajo, de izquierda a derecha, ellas son: Marti Noxon, Lisa Albert, Kater Gordon, Dahvi Waller, Robin Veith, Cathryn Humpris y Maria Jacquemetton.

Fuente: Archivo

3. Como el feliz cumpleaños de Marilyn...

Uno de los momentos de mayor tensión sexual en la historia de la televisión es con seguridad ese en el que Megan Draper (Jessica Paré) le dedica a Don la canción "Zou Bisou Bisou". En esa escena, la actriz le canta a Don en el festejo de su cumpleaños y logra una performance de gran sensualidad, dejando atónitos tanto a los personajes como a los espectadores. Lo interesante fue que en la mañana posterior a la emisión de ese episodio, titulado "A Little Kiss", la versión de Paré fue lanzada en formato digital y vinilo resultando ser un pequeño boom en ventas. "Zou Bisou Bisou" fue originalmente compuesta en 1960 e interpretada por la actriz y cantante Gillian Hills, que en ese momento tenía 16 años.

4. Los Draper que no fueron

En la cabeza de Matthew Weiner, creador de la serie, el Don Draper ideal era George Clooney. Claro, se complicaba que una estrella de Hollywood eligiera protagonizar una serie de televisión, por lo que eso no pasó de ser un deseo imposible de concretar. El actor que sí estuvo cerca de ser Don fue Thomas Jane (que años más tarde protagonizaría Hung para HBO). Jane fue elegido por los productores para encarnar al carismático protagonista, pero en ese momento él rechazó la oferta diciendo que no estaba interesado en trabajar para televisión (repito: años más tarde este actor protagonizaría la serie Hung, así que suponemos que se debe haber arrepentido de esta decisión). Tras el paso al costado de Jane, entró en escena Jon Hamm, que venía de audicionar sin éxito por el papel de Alec Baldwin en la sitcom 30 Rock. El actor fue elegido como el Draper definitivo luego de aprobar siete entrevistas, consiguiendo con Mad Men su primer rol importante. Aunque de haber quedado en 30 Rock creemos que también hubiera hecho un gran personaje. Y si no creen que Hamm es un gran comediante pueden ver el sketch que grabó con Michael Bublé para Saturday Night Live.

5. La serie que casi no llega a ser

Los primeros pasos de Mad Men fueron muy difíciles. Weiner escribió el piloto de la serie mientras trabajaba como guionista de la sitcom Becker. Cuando lo terminó se lo envío a David Chase, creador de Los Soprano, quien quedó tan sorprendido por la calidad del trabajo, que contrató a Weiner como guionista. Así comenzó a trabajar para HBO y muchos que leían el proyecto de Mad Men llegaron a arriesgar que esa serie era la heredera natural de Los Soprano. ¿Qué pasó entonces? HBO rebotó la idea sin dudarlo (uno de los pocos errores de la cadena, que también rechazó un hit como el que fue Breaking Bad) y además, hubo otros problemas. El episodio piloto, Smoke Gets in Your Eyes, tuvo una pésima respuesta por parte del público que debía testear la calidad de esa ficción. Ese grupo de espectadores la consideró muy aburrida, diciendo -entre otras cosas- que el personaje de Peggy era muy poco interesante. Por suerte, un año más tarde, finalmente comenzaron a grabarse los capítulos de la primera temporada y Mad Men logro convertirse en uno de los dramas televisivos más populares de esta época. ¡Tan popular, que hasta estuvo en plaza sésamo!

De yapa: ¿un pésimo final?

Mad Men y su elenco,  premiado
Mad Men y su elenco, premiado Fuente: Archivo

Aunque esto no es un spoiler sí puede herir la sensibilidad de los fans que no quieren saber cómo podría llegar a terminar la serie... ¡Están advertidos, lean bajo su propia responsabilidad! En varias entrevistas, Weiner comentó que ya tiene pensado el final de esta historia. Luego de contárselo a su esposa y a otros allegados, todos le dijeron que ese cierre sería horrible y que mejor sería cambiarlo. ¿Qué dijo él? Aseguró que se mantendrá fiel a lo que ya tiene decidido. De ese posible desenlace, lo único que se sabe es que podría presentar a un Don Draper de 84 años. ¿Rumor o verdad? Lo sabremos el año que viene cuando Mad Men culmine su trayecto por la pantalla chica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.