0

Todos los miedos, un único miedo

Alejandro Cruz
0
15 de mayo de 2014  

Todos mis miedos/ Dramaturgia: Esteban Bieda y Nahuel Cano/ Intérpretes: María Abadi, Anabella Bacigalupo, Diego Echegoyen y Pablo Seijo/ Vestuario: Paola Delgado/ Iluminación: Rocío Caliri/ Espacio escénico: Julieta Potenze/ Fotografía: Sebastián Arpesella, Candela Dal Pont/ Entrenamiento musical: Liza Casullo/ Asistencia artística: Juan Fernández Gebauer

Nuestra opinión: buena

La Bienal de Arte Joven ha dejado una variedad de espectáculos de un interesante nivel (caso Los cuerpos o Relato íntimo de un hombre nuevo). Todos mis miedos, texto de Esteban Bieda y Nahuel Cano, también surgió de esa cantera de propuestas a cargo de jóvenes artistas.

El nudo de esta obra podrá ser un tanto trillado (los grandes temas tienen esa característica): una pareja entra en crisis y en esa crisis aparece una tercera persona. Claro que, en verdad, lo que entra en juego es la aparición de los miedos, todos ellos, en un formato coral de castillos de naipes que se va deshaciendo inexorablemente ante la impotencia de cada uno de los involucrados.

En una punta del triángulo hay un escritor cuarentón que ayuda a pulir un texto a una alumna suya. La misma alumna que, momentos después, será la tercera en cuestión. Las historias propias y las historias ficcionales escritas por otros (¿inevitablemente?) se mezclan mientras un cuarto personaje, de forma alternativa, parece estar allí como espejo para mostrarles las facetas más irreconocibles de ellos mismos.

En términos de puesta, de uso del espacio escénico, de iluminación y de diseño escenográfico, la propuesta logra su rasgo más original, constitutivo y potente. Los personajes hablan, discuten y se seducen todo el tiempo pisando o acomodando libros que, seguramente, hablan de otros seres que hablan, discuten y se seducen yuxtaponiendo palabras propias y ajenas en un espacio y un tiempo en constante redefinición. O, probablemente, definido por el conflicto en su estado más puro. En ese seductor ámbito, los cuatro actores (María Abadi, Anabella Bacigalupo, Diego Echegoyen y Pablo Seijo) habitan con solvencia ese mundo en permanente crisis emocional.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.