Suscriptor digital

Ritondo se reunió con Massa y ya hay polémica en la interna de Pro

El líder de Frente Renovador y el vicepresidente primero de la Legislatura apoyaron un proyecto de urbanización en las villas; el macrismo criticó el acercamiento
Jaime Rosemberg
(0)
15 de mayo de 2014  

Bromearon durante un largo rato y hasta se sacaron una selfie, sonrientes y satisfechos. Con la excusa del apoyo a un proyecto para erradicar las villas en la Capital, el presidenciable Sergio Massa se fotografió ayer con el peronista en Pro, Cristian Ritondo, tercero en la línea de sucesión de la Ciudad y legislador porteño.

La reunión, a uspiciada por el ex legislador porteño y sumado al massismo Diego Kravetz, alegró al líder del Frente Renovador en su primera incursión porteña y alborotó a los leales a Mauricio Macri, inmersos en la dura interna por la sucesión del jefe de gobierno porteño.

En principio, Kravetz recibió a Massa y a Ritondo en sus oficinas céntricas para mostrarles su proyecto de "ley de pacificación de la ciudad", por la cual cuerpos especializados de la Policía Metropolitana controlarían las villas y colaborarían con la Justicia en la pelea contra el narcotráfico. Massa y Ritondo coincidieron en elogiar la iniciativa. "Es muy importante que unifiquemos la idea de urbanización y pacificación porque, en definitiva, mejora la calidad de vida de muchos", dijo el ex intendente de Tigre y actual diputado. "Voy a ser el impulsor de este proyecto en la Legislatura porque estoy convencido de que pacificar las villas es terminar con la injusticia", dijo Ritondo luego del encuentro.

Al margen de la iniciativa puntual, el encuentro de Ritondo con el hoy por hoy principal enemigo político de Macri causó desagrado en la primera plana macrista.

"Es una jugada riesgosa. No creo que a Macri le guste mucho ver esa foto", se atajó ayer un legislador desde su despacho. "Hubo una enorme cantidad de coincidencias políticas sobre el futuro político de la Argentina", afirmó Kravetz a LA NACION.

Cerca de Ritondo se mostraron sorprendidos por las críticas y adjudicaron la movida a "una operación desde dentro de Pro" para perjudicar a Ritondo, que ya se anotó en la pelea por la candidatura a jefe de gobierno. Una pelea en la que ya están inscriptos Horacio Rodríguez Larreta y el senador Diego Santilli, y en la que todos miran a Gabriela Michetti, que marcha primera cómoda en todas las encuestas de opinión, pero que aún no oficializó su interés por gobernar la ciudad.

"Es increíble que Michetti se pueda reunir con Carrió y nosotros no nos podamos sacar una foto con Massa". afirmaron a LA NACION cerca del vicepresidente primero de la Legislatura. También aclararon que Ritondo no le avisó a Macri sobre la reunión "porque no hacía falta" y que en el cónclave "no se habló de política". Las mismas explicaciones le dio Ritondo a Rodríguez Larreta, entre otros dirigentes que lo llamaron para expresarle su incomodidad por la foto. Un ministro le hizo notar la incoveniencia de esa imagen de sintonía en momentos en que Pro busca, justamente, diferenciarse del Frente Renovador.

Referentes de Pro situaron la foto dentro de la interna por la sucesión. Ritondo, que marcha en desventaja en las encuestas, pretende imponer una "agenda de seguridad", y la urbanización y control de las villas "forma parte de ese objetivo", afirmaron cerca del legislador. Otros dirigentes de Pro recordaron una actividad compartida hace dos semanas con el massista Jorge D'Onofrio en la Legislatura.

Si Ritondo se acerca a peronistas, sus rivales también hacen su juego. Michetti, que podría ser candidata a vicepresidenta en una hipotética fórmula con Macri, volverá a juntarse el lunes con Carrió y Julio Cobos en la Legislatura. Larreta apuesta a su "hiperactividad" y su presencia junto a Macri en actos e inauguraciones, y Santilli confía en su renovada cercanía al líder de Pro para aportar presencia y candidatos en todo el país. Las PASO porteñas, previstas para abril, son el mecanismo ya reglamentado para que "todos tengan su oportunidad de competir", según el propio Macri.

De todos modos, el contexto de pelea abierta entre Massa y Macri tuvo varios capítulos recientes. Ayer por la mañana, Facundo Moyano afirmó que está "distanciado" de Massa, un día después de desayunar con Macri y jóvenes Pro. Por la tarde, el massismo contraatacó con la incorporación de Armando Saliva, ex presidente de Pro-Entre Ríos, desplazado en octubre último por la candidatura de Alfredo de Angeli, hoy senador nacional.

Ayer, Massa dio otro paso. "Demostró que puede convocar a dirigentes de Macri en la propia Capital", se ilusionan en el massismo.

Facundo Moyano, lejos del massismo

Un día después de su foto con el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, el diputado Facundo Moyano ratificó que no pertenece orgánicamente al Frente Renovador massista ni al Frente para la Victoria kirchnerista. Elogió al líder de Pro y dijo que ello "no significa encolumnarse" con ese partido. Afirmó, además, que con Sergio Massa están "distanciados".

"No soy kirchnerista, pero tampoco coincido en muchas cosas con el Frente Renovador", dijo el hijo de Hugo Moyano, titular de la CGT opositora. En diálogo con Radio La Red, sostuvo que "hay que reconocer" que Macri es "un dirigente político con legitimidad" y aseguró que esa legitimidad "se la dio la gente que lo votó". Todo un guiño para el jefe de gobierno porteño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?