Dura carta de la madre de Cash a Francisco

Agradeció su llamada y criticó a la Justicia y al Gobierno
(0)
16 de mayo de 2014  

"Soy una madre, esposa y ciudadana golpeada por los flagelos que castigan a la Argentina. Una madre sin hija, producto de la inseguridad. Una esposa sin marido, producto de la inseguridad vial. Una ciudadana sin justicia, víctima de la ineficiencia e ineptitud de un Poder Judicial que pretende justificarse en la falta de recursos, que luego veo malgastar", sostuvo María del Carmen Gallego, la madre de la desaparecida María Cash , en una carta que le escribió ayer al papa Francisco en agradecimiento a una reciente llamada telefónica .

Pocos días después de la muerte de su marido , Federico Cash, Gallego recibió el sábado pasado la inesperada comunicación del Sumo Pontífice. "Al principio no podía parar de llorar porque nunca me imaginé que me iba a llamar el Papa", dijo Gallego frente a una cámara de televisión. "Me dijo que se había enterado de la muerte de mi marido y que hacía dos días había recibido la carta que yo le había enviado a través de Gustavo Vera (de la Fundación La Alameda y allegado al Sumo Pontífice)."

En un su carta al Santo Padre, Gallego agregó: "Del mismo modo que el llamado y la oración de Su Santidad me enriquecieron el alma, deseo que esta carta no se transforme en uno más de los tantos pedidos desesperados de justicia que escuchamos diariamente, sino en una acción concreta por parte del juez Miguel Antonio Medina, titular del Juzgado Federal Nº 2 de Salta, y del gobierno nacional y de Salta. Todos ellos responsables primarios por una búsqueda que hasta ahora no ha tenido ningún resultado.

"No quiero despedirme sin agradecer nuevamente a Su Santidad el papa Francisco por el llamado, a muchísima gente buena que me ha acompañado de las más diversas formas, y especialmente a Dios por darme las fuerzas para seguir adelante en la búsqueda de mi hija María".

Visiblemente emocionada, Gallego relató la prensa: "Mi marido murió buscando a su hija y se fue sin encontrarla. La buscaba sin medios, sin ayuda, durmiendo en lugares gracias a la solidaridad de la gente, en iglesias, a veces, sin comer para guardar los pocos pesos que tenía. Nos van a tener que ayudar, pero de forma seria. Lo vengo pidiendo desde el día en que desapareció mi hija. Si no tenemos un investigador serio nunca vamos a saber qué pasó".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.