Suscriptor digital

Timerman embistió contra los jueces que frenaron el acuerdo con Irán

Dijo que "gracias a dos jueces argentinos" los imputados por el atentado "son quienes más celebran por no tener que dar explicaciones"; el camarista Farah defendió los ejes de la sentencia
(0)
17 de mayo de 2014  

La declaración de inconstitucionalidad del acuerdo entre la Argentina e Irán para avanzar en la investigación del atentado terrorista a la AMIA provocó ayer un duro enfrentamiento verbal entre el Gobierno y uno de los jueces que firmó la resolución, además de nuevas muestras de apoyo y repudio, del oficialismo y la oposición, respectivamente.

El principal cruce del día posterior al fallo de la Cámara Federal tuvo como protagonistas al canciller Héctor Timerman y a uno de los jueces de ese tribunal, Eduardo Farah.

"Es la primera vez en la historia de nuestro país que un tratado internacional aprobado por el Congreso a propuesta del Poder Ejecutivo es analizado y rechazado por una cámara de la Justicia. Es una intromisión en temas que la Constitución reserva para el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo", advirtió Timerman en declaraciones radiales.

Enseguida, apuntó en particular contra los dos jueces (Farah y Jorge Ballestero), que anteayer frenaron la ejecución del memorando con duras advertencias. "A partir de hoy, la República Islámica de Irán puede decir que si no se avanza [en el esclarecimiento del atentado] es culpa de la Argentina, porque dos jueces han vedado seguir avanzando en la causa." Y remató: "¿Quién puede estar contento hoy de que no haya indagatorias y, por lo tanto, no haya juicio? Solamente aquellos que no quieren que se conozca la verdad. Los que más están celebrando son los imputados iraníes, gracias a dos jueces argentinos, se ven sin ninguna necesidad de dar explicaciones".

Farah, por su parte, defendió la sentencia en la que se afirma que el acuerdo que la Argentina e Irán firmaron en enero de 2013 ignora la competencia de la Justicia argentina, avanza sobre la división de poderes, se inmiscuye en el Poder Judicial, condiciona sus decisiones y no tiene en cuenta a las víctimas.

"Entendí que, cuando negoció con Irán, el Ministerio de Relaciones Exteriores se excedió en las facultades constitucionales que tenía de manejar las relaciones exteriores. El Poder Ejecutivo no puede convenir con otro Estado algo que pueda influir la decisión de un juez, en un sentido o en el otro", planteó Farah, en declaraciones a radio Vorterix.

El juez negó haber recibido presiones. "La decisión ya estaba tomada desde hacía unos días. No tuve ninguna presión para fallar de una forma u otra. Hicimos lo que entendíamos que correspondía", relató.

A las críticas oficiales se sumó el ministro de Justicia, Julio Alak, que insistió en que el pacto con Teherán "es absolutamente constitucional". "La Constitución dice claramente que es facultad del Congreso aceptar o rechazar tratados, y que el Poder Ejecutivo puede construirlos y suscribirlos", analizó.

Apuntó además a los efectos del fallo que, a partir de la apelación del Gobierno, deberá revisar la Corte Suprema. "Se le está sustrayendo a la propia Justicia un instrumento importante y útil para avanzar en la investigación, estancada desde hace siete años", se lamentó.

En sintonía con Timerman, arremetió contra los camaristas que dejaron temporalmente sin efecto el acuerdo. "Si los jueces van a generar normas de carácter general, ¿para qué tenemos el Congreso? Pareciera que está de sobra", aguijoneó.

También el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, rebatió la validez de los argumentos de la Cámara. "El fallo es violatorio de dos artículos de la Constitución que establecen con precisión las atribuciones tanto del Congreso como del Poder Ejecutivo respecto a la suscripción de tratados y convenios internacionales", se despachó en su conferencia matinal.

Más allá del duelo central, la decisión de la Cámara provocó ayer nuevas reacciones en el arco político. "La sentencia es una gran oportunidad para denunciar el acuerdo y para que el Parlamento trabaje la idea del juzgamiento en ausencia", opinó Sergio Massa.

El diputado radical Manuel Garrido arremetió contra el canciller. "Si Timerman tuviera un poco de vergüenza, ante este pronunciamiento debería renunciar", disparó.

El jefe del bloque de Pro en la Cámara de Diputados, Federico Pinedo, en tanto, planteó que el acuerdo "avanza sobre la Justicia e impide avanzar en la investigación porque la Argentina se obliga a darle toda la información a Irán, que defiende a los acusados".

En línea con los integrantes del gabinete, el jefe de la bancada kirchnerista en el Senado, Miguel Pichetto, cuestionó el fallo. "Es otra clara intromisión del Poder Judicial en cuestiones reservadas exclusivamente al Poder Ejecutivo. Lamentablemente, la Argentina está entrando en el gobierno de los jueces", dijo. Voces de una disputa que promete más capítulos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?