Universitario de La Plata vive su sueño más allá de los resultados

En su tercera incursión en primera, luego de debutar con una sorpresiva victoria en el clásico de Gonnet, se fue de la Catedral con una caída por 44-16 con el CASI; Devoto anotó tres tries por segundo partido seguido en la Academia
Román Iglesias Brickles
(0)
18 de mayo de 2014  

El sol ya cae en San Isidro y una fresca otoñal invade la escena. El justo y abultado triunfo del CASI ante Universitario de La Plata ya está consumado; lo mismo que la segunda fecha del torneo de la URBA. Un Atlético aplomado y equilibrado ratifica su aprendizaje y evidencia la distancia que lo separa de los briosos pero nóveles contendientes.

Casi todos ya fueron a buscar la redención al vestuario y las duchas, menos uno. Con sonrisa indeleble y franca, parado en medio de la cancha, intenta atesorar cada segundo del presente de su equipo. Jerónimo Almeida, capitán de Universitario, no se apena de la derrota por 44-16 ante la centenaria Academia. Su sentimiento es más profundo y transparenta la emoción que vive un conjunto que disfruta de medirse frente a los mejores de Buenos Aires. Lo ratifica en un discurso que va en sintonía con su reflejo. "La verdad es que me voy muy contento. Disfruté mucho el partido. Jugar a este nivel y con los jugadores que tiene el CASI es algo soñado", reconoció el tercera línea.

Don Benigno Rodríguez Jurado, padre de Arturo (ganador de la medalla de oro en boxeo en los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928 y figura representativa del SIC y del seleccionado), que era jugador de CUBA y profesor de gimnasia en el Colegio Nacional, fue quien introdujo -en los albores del siglo XX- la semilla del rugby entre un grupo de jóvenes aficionados. Su impulso resultó tan importante como irrefrenable. Así fue que el ya estructurado Club Universitario de La Plata, en 1928, fue aceptado en su torneo por The River Plate Rugby Union (actual Unión Argentina de Rugby) contando con el padrinazgo de CUBA, justamente, y del CASI. Cerca de 90 años después, el ahijado agradecido (utiliza los mismos colores que los de San Isidro) juega en la Catedral para seguir aprendiendo de su tutor. Es tan sólo su tercera aparición en la primera división, luego de las de 1996 y 2005.

Por eso mismo, Almeida reconoce: "Planteamos un muy buen primer tiempo y planeamos lo mismo para el segundo. Pero ellos tienen forwards asesinos y tres cuartos letales que en algún momento te quiebran". La sola posibilidad de medirse ante un club de semejante jerarquía es considerado como ganancia para los platenses. "Para nosotros es algo espectacular todo lo que estamos viviendo y se nota en cada partido por la gente que nos acompaña y alienta", sostiene el octavo de la Pantera, que entregó el alma durante los 80 minutos. Sin embargo, el poderío y la prestancia del anfitrión le impidieron festejar como en su inolvidable debut ante La Plata, en el clásico de Manuel Gonnet.

Con sapiencia, supo administrar los minutos y la energía. Luego de un comienzo de gran presión y rispidez, fue generando espacios para su destreza natural y marcó la diferencia en el tanteador. Así, el CASI consiguió seis tries y una inapelable victoria.

Pero en su visita a la capital del rugby argentino, el equipo de Gonnet sólo encontró beneficios, al margen del resultado. Según destacó Almeida, están enfocados en otro anhelo: "Nos entrenamos como profesionales tres veces por semana y tenemos un compromiso muy grande para seguir adelante. El objetivo es mantener la categoría. Si podemos en la primera etapa, mejor; si no, en la segunda, pero apuntamos a eso con el corazón".

PICHOT:"EL OBJETIVO ES SALIR CAMPEONES"

Con un juego sin fisuras y signado por el oportunismo, el CASI logró su segunda victoria en el torneo ante Universitario (44-16). Con paciencia para resistir los embates de su entusiasta rival, supo resolver un cotejo en el que hizo pesar su experiencia e individualidades para anotar seis tries. Si bien durante la primera media hora el visitante se propuso como un duro rival, y hasta lo perturbó en el scrum, el anfitrión demostró sabiduría para generar fisuras en la defensa rival. La notable paridad (10-9 para el CASI, a los 26 minutos) fue cediendo a favor de las Cebras cuando el sorprendente Devoto (lleva seis conquistas en dos fechas) hilvanó tres anotaciones consecutivas. Apoyado en un decidido plan de juego, aguardó sus oportunidades planteando una notable defensa. A partir de allí, el conjunto de Enrique Pichot fue capitalizando una victoria que lo ubica en la línea de sus objetivos. "El equipo está entrando en juego. Jugar equilibradamente. Los vi un poco mejor que el sábado pasado", dijo el DT. Al hablar de lo que busca su equipo en esta nueva temporada, el ex medio scrum no disimuló la respuesta: "El objetivo es salir campeones. Sin vueltas. El CASI tiene que salir campeón y para eso vamos a trabajar".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.