Las mil y una formas de hacer circo

Las primeras jornadas del encuentro permitieron descubrir lenguajes multidisciplinarios y abordajes que se alejan de la maravilla para adentrarse en los sentidos
Alejandro Cruz
(0)
21 de mayo de 2014  

Reparar en la programación extranjera de los primeros días de la sexta edición del Festival Internacional de Circo de Buenos Aires es descubrir una interesante muestra sobre los formatos y búsquedas dentro de las artes del circo. El jueves, cuando comenzó esta movida cuya sede es Polo Circo (Garay y Combate de los Pozos), la compañía inglesa La Soireé presentó un impecable cabaret contemporáneo en medio de mesitas, con clima intimista en una carpa con capacidad para casi mil espectadores y ambiente descontracturado.

A cargo de artistas de distintos países, pero todos de un humor muy british, este espectáculo que se ha ofrecido en diversas ciudades del mundo es toda una oda a la liviandad, a un erotismo sin sobreactuaciones y a la provocación en sus facetas más ingenuas e inteligentes. En esta especie de burlesque hay cantantes, hay dos acróbatas de esos bien musculosos que hacen maravillas, un número de striptease a cargo de alguien que vive su desnudez con una naturalidad que se transforma en un código escénico, hay una trapecista que desborda humor y cierra un chico bailando bajo la lluvia que pone al público (femenino y masculino, ¿por qué no?) al borde del ataque de nervios por el manejo de su sensualidad y su técnica acrobática. Lo de La Soireè es cabaret puro (de ese que casi ya desconocemos en estas tierras) de un nivel exquisito. A lo sumo, aquellos que vayan con chicos pequeños (la "marca" circo siempre confunde un poco) puede que no les cierre del todo. Habrá que ir solos, con amigos y en plan cachondeo. El resto lo hacen ellos (que son malabaristas exquisitos en el manejo de la energía del público). Dato fundamental para no perdérselos: la última función es el sábado.

Algún y ningún lugar

En la vereda opuesta en lo que se refiere a formas y contenidos, los israelíes de la compañía Contemporary Circus Creation Center presentaron Somewhere and Nowhere. El tema central del trabajo es el movimiento migratorio de seres que deben buscar un lugar en un mundo que parece no querer tenerlos como habitantes. Puesto en escena bajo el signo de cruces de lenguajes, el montaje se vale de la danza contemporánea, de las proyecciones, de la música, de algunos textos y de diversas disciplinas circenses que, por momentos, no logran encastrar en la dinámica del movimiento que parece pretender el espectáculo. Sumado a eso, una falta de síntesis narrativa hace que el montaje fluya entre imágenes y secuencias de movimientos atractivos que no siempre llegan a un buen puerto.

En este mapeo del circo contemporáneo que se ha convertido este encuentro circense, hasta hoy se presenta Acorda! Circonferencia, a cargo de un colectivo de artistas dirigidos por el investigador Jean-Michel Guy. Se trata de una conferencia performática cuya reflexión central está basada en la cuerda. Guy toma el micrófono y habla (lo hace en castellano, aunque no domine nuestro idioma en un gesto que uno, como espectador, siempre agradece) y va contando datos históricos de la cuerda. A partir de allí y junto a uno de los performers, va zurciendo vínculos, relaciones, disparadores. Por momentos, los cuatro acróbatas son los que llevan el concepto al campo de lo circense poniéndolo en acción. El formato en sí mismo es sumamente interesante y el tránsito que plantea Guy tiene momentos verdaderamente inquietantes. Al final, los acróbatas presentan un número grupal de enorme fuerza poética.

La gente de esta conferencia performática debutó anteanoche, casi simultáneamente a la Gala que tuvo lugar en la carpa central de Polo Circo. Como suele suceder en estos casos, estuvo colmada. Hubo números de esta edición y de las anteriores en un pantallazo que incluyó escenas de espectáculos de Travelling, del argentino Clown Martini (ex Cirque du Soleil); de Sin despertar, de La Pista Tango, y el número de diábolo de Corteo, la producción del Cirque que está por desembarcar en Buenos Aires. Fiesta. Una fiesta que terminará el domingo patrio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?