Suscriptor digital

La Corte ya analiza el derecho a la intimidad en la Web

Ayer escuchó a expertos por una demanda contra Google y Yahoo!
Fernando Massa
(0)
22 de mayo de 2014  

Pronunciamientos en contra de la eliminación de contenidos en la Web, analizar si Internet es un servicio riesgoso, una voz a favor del derecho a la protección de datos y la propuesta de crear la figura de "hábeas Internet" fueron algunos de los puntos que ayer expusieron distintos especialistas en su rol de amicus curiae (amigos del tribunal) durante la audiencia pública convocada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) en el caso que trata la demanda por daños y perjuicios que inició la ex modelo María Belén Rodríguez a los buscadores de Internet Google y Yahoo! por uso indebido de la imagen y daño moral por violación del derecho a la intimidad por el contenido difamatorio publicado en sitios indexados por ellos.

"La CSJN ha decidido convocar a una audiencia pública en este caso porque consideramos que existe una relevancia de cuestiones relativas al área de Internet, de las nuevas tecnologías, de la aplicación de principios jurídicos, la libertad de expresión, de privacidad y de responsabilidad civil, un área en la cual no hay precedentes", dijo el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti.

La representante del Colegio Público de Abogados de la Capital, Laura Calógero, sostuvo que cualquier restricción, regulación o norma que pudiere afectar o limitar los derechos a la libertad de expresión y la libertad de acceso a la información es censura. En la misma línea, Juan Vicente Sola, orador por el Centro de Estudios en Derecho y Economía de la Facultad de Derecho de la UBA, dejó clara su postura en contra del "derecho al olvido en Internet", reconocido días atrás por la Unión Europea. Mientras hacía un paralelismo con el caso Ponzetti de Balbín dijo: "Si sacáramos [esos contenidos] de Internet, es como si fuéramos a las bibliotecas y arrancáramos las páginas de los libros o de las revistas. Es decir, sería no sólo una cuestión de censura del momento, sino una censura de la historia".

Horacio Granero, presidente de la Comisión de Alta Tecnología del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, cambió el eje del debate y opinó que la tecnología ha generado una entrada en la teoría del riesgo. "Si yo he creado algo de lo que no soy capaz de resguardarme, estoy creando un problema presente para el mañana", dijo.

El especialista en informática Raúl Martínez Fazzalari dejó en claro que el que genera el dato es independiente del prestador y del buscador, por lo que la posibilidad de restringir el acceso de los usuarios es prácticamente imposible, porque, de última, lo que se obtiene es sólo la eliminación de un resultado de búsqueda. El constitucionalista Andrés Gil Domínguez propuso la creación de una garantía administrativa (hábeas Internet) en la cual se disponga a los motores de búsqueda el desarrollo de un procedimiento que permita informarle a cualquier afectado de este perjuicio.

El especialista de la UBA Eduardo Molina Quiroga habló de la importancia de que la dilucidación de si debe primar la libertad de expresión o el derecho al honor o a la intimidad no puede ser encargada a un privado, sin perjuicio de la ineficacia tecnológica que tiene la búsqueda de bloquear un determinado contenido. Por último, el titular de la Dirección de Datos Personales del Ministerio de Justicia Esteban Ruiz Martínez hizo hincapié en la relevancia de la ley 25.326 sobre protección de esos datos y sostuvo que debe existir un equilibrio entre este derecho y el de libertad de expresión, de manera que ninguno se imponga.

La audiencia continuará el jueves 29 con las exposiciones de los abogado de la modelo y los de Yahoo! y Google.

Contra el olvido en Internet

Juan Vicente Sola

Centro de derecho y economía

  • "Si sacáramos [esos contenidos] de Internet, es como si fuéramos a las bibliotecas y arrancáramos las páginas de los libros"
  • "Sería no sólo una censura del momento, sino una censura de la historia"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?