Suscriptor digital

Sres & sres del musical: el encanto de unos caballeros

La primera edición de este show conmovió a un Gran Rex repleto
Laura Ventura
(0)
29 de mayo de 2014  

Anteanoche se dieron cita en la primera edición de Sres. & Sres. del musical las voces masculinas más destacadas del género, en una puesta dinámica, entretenida, sin hiatos y con mucho glamour. Fue una velada llena de sorpresas para un público fiel que aguarda con gran expectativa conocer el repertorio, aquellos temas que interpretarán sus artistas favoritos. Pocas veces el programa de mano de un espectáculo es tan codiciado.

Durante casi tres horas, y a sala llena, el público vibró en el Gran Rex con Sres. & Sres., dirigido e ideado por Ricky Pashkus y Pablo Gorlero, con una gran orquesta comandada por la batuta de Ángel Mahler, una puesta en escena a cargo de Valeria Ambrosio y la producción de Leo Cifelli. La apertura al ritmo de Gershwin, donde se reconocían los acordes más pegadizos y populares del compositor, presentó al cuerpo de baile, unos virtuosos Juan José Marco, Esteban Provenzano, Milagros Michael, Karina Barda, Daniela Pantano, Cynthia Manzi, Laura Montini y Jimena González, quienes exhibieron coreografías de Gustavo Wons.

Los conductores, Cecilia Milone y José María Muscari, oficiaron de hilo conductor entre cada número. El encargado del primer cuadro fue Martín Ruiz, con un tema de La Bella y la Bestia, seguido por Sebastián Holz, a cargo de "Sunset Boulevard", de la obra homónima, luego Juan Rodó, otra gran figura del musical, interpretó una canción de Jekyll & Hyde. Luego, Nicolás Scarpino, artista popular y querido, mostró su talento con una canción de The Book of Mormon, mientras que Christian Giménez -un virtuoso del jazz, el tap y el swing- bailó y cantó "Bárbaro", de Wicked. Además, el talento de Federico Salles ofreció "Mi rincón del cielo", de Pippin.

Los musicales de Disney tuvieron un momento destacado, primero con Fernando Dente, con "Noche sin fin", de El rey león, y más tarde un medley con temas de La sirenita, Mary Poppins y Tarzán, a cargo de Omar Callichio, Scarpino y Peter Lanzani. Este último, ídolo adolescente, hizo enloquecer a sus fanáticas con "Hair", en la que también brilló Dente. Ambos bajaron del escenario e irrumpieron en las plateas a la ritmo del rock&roll de los setenta. Germán Tripel también deslumbró con su enorme caudal de voz a través de la epifanía de Judas en Jesucristo Superstar. De este musical también se aplaudió a rabiar a Callichio, como el mismísimo Herodes.

Hubo un momento sublime, seguido de una ovación y con el público de pie tras la presentación de Alejandro Paker, quien interpretó tres temas de Cabaret, "¿Y a mí qué?", "Mein Herr", "Quizás ahora" y "Plata, plata". Otro famosísimo musical que tuvo su momento fue Los miserables, con "Sillas y mesas vacías", que cantó Lanzani.

Promediando el recital ingresó "la voz" de Raúl Lavié, un trueno que interpretó dos temas de Amor sin barreras ("María" y "Esta noche"). Otro de los próceres del género es Rodolfo Valss, quien cantó la famosa "Aria de Mario", de Eva, y despertó una ovación de pie. También Guillermo Fernández subió al escenario para darle vida a "Música en la noche", de El fantasma de la Ópera, mientras que Aníbal Silveyra, radicado en Los Ángeles, viajó para este evento, y cantó "Es mujer", del musical que él protagonizó con tanto éxito, El beso de la mujer araña, y "Una mujer", de Si Eva se hubiese vestido.

Los musicales de Pepe Cibrián y Ángel Mahler tuvieron un número especial, con temas de Drácula, Calígula y El jorobado de París, responsabilidad a cargo de Daniel Vercelli, Damián Iglesias, Nacho Mintz y Juan Rodó. Cibrián ("mi padre artístico", dijo Milone) tuvo su momento especial, acompañado en el escenario por Mahler, cerca de su socio artístico, con "Que vengan los clowns", de A Little Night Music. Otro artista que irrumpió al final del show y que no podía faltar fue Enrique Pinti, dueño de una vitalidad única, con "El rey de Broadway", de Los productores.

No se trató sólo de números individuales, sino de combinaciones, la reunión de dos o más artistas sobre el escenario para ofrecer temas y personajes que ellos hubieran -o no- interpretado antes. Por ejemplo, fue muy interesante ver a tres artistas que alguna vez fueron Billy Flynn, en Chicago: Valss, Giménez y Ruiz, con "Brillo y plumas". Otro acierto y número ovacionado fue el de "¡Che, papurri!", pegadizo tema de Sweet Charity, con nueve artistas, entre los cuales Salles, en el centro, se lució con su baile.

Un número final con "Señores y señores", de Marcelo Kotilar y Ángel Mahler, despidió al público, con la confirmación de que el equipo creativo volverá este año con un evento especial, la cuarta edición de Primeras damas del musical, el 13 de noviembre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?