Trabajar por proyectos será la regla en un futuro cercano

Pese a una dura normativa, la tercerización es una herramienta que alienta el empleo registrado
Paula Urien
(0)
1 de junio de 2014  

"Las relaciones laborales están cambiando. El trabajo del futuro será distinto. Dentro de 20 años habrá multiplicidad de empleadores para los trabajadores", afirma el abogado Carlos Aldao Zapiola, en el marco del Segundo Congreso de Descentralización Productiva Competitividad empresaria y protección al trabajador, organizado por la Maestría en Derecho Empresario Económico de la UCA.

Hay maneras de trabajar que no implican la relación de dependencia directa y hay también múltiples resistencias a ellas. El debate está vigente y se manifestó con muchas inquietudes por parte de quienes asistieron al congreso, en el auditorio Santa Cecilia del Edificio San José.

Para saber de qué se habla cuando se menciona la palabra descentralización, Luis Guastini, director de Desarrollo Corporativo de Manpower y secretario de la Federación de Empresas de Trabajo temporario (Faett), explica el significado de dos términos que muchas veces se confunden:

  • Servicios eventuales: esta es la única figura de intermediación reconocida por la ley de contrato de trabajo. Permite a una compañía recurrir a una empresa de servicios eventuales para cubrir necesidades extraordinarias y transitorias de personal. Mientras dura la necesidad, uno o más empleados trabajan bajo la dirección y supervisión de la empresa usuaria, y reciben condiciones laborales similares a las del personal fijo. Al finalizar la asignación, el empleado eventual es reubicado en un nuevo destino laboral por la empresa de servicios eventuales en otra compañía usuaria. Para operar, las empresas de servicios eventuales tienen que obtener una habilitación del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. Los servicios eventuales también suelen ser llamados servicios temporarios.
  • Tercerización: permite organizar una etapa del proceso productivo de una organización (servicio de comedor, call center, etcétera), transfiriendo total o parcialmente a un tercero la responsabilidad y el riesgo de la operación. En la legislación argentina, el contratante tiene que cumplir con ciertas obligaciones de control sobre el contratista cuando se trata de la descentralización de una actividad normal y específica propia del establecimiento. El principal es solidariamente responsable por las obligaciones laborales de su contratista.

Es decir, cuando el contratista tiene algún problema en su contratación, o no tiene a los trabajadores debidamente registrados, por ejemplo, la empresa que contrata tiene que hacerse responsable también de los problemas que puedan sobrevenir, por ejemplo, juicios.

"Cuando la necesidad de la empresa se vincula con competencias esenciales, que le dan una competitividad vital, reserva en muchos casos esos puestos para el personal propio. Pero cuando la necesidad se vincula a procesos que exceden esas competencias, la empresa opta por alternativas de descentralización, otorgando a terceros el control de proceso y la responsabilidad por el resultado de la tarea", comenta Guastini.

Sin embargo hay controversias. "Según sea el paradigma desde el que se hace la interpretación legal, será el sentido que se le atribuya a conceptos como "actividad normal y específica propia del establecimiento", continúa. Es decir, qué es la actividad normal y habitual en una empresa tiene zonas opinables, que dan lugar a diferentes interpretaciones de los jueces.

Fernando Portero Castro, gerente de RR.HH. de Molinos, puso su experiencia sobre la mesa. "En la estrategia de RR.HH., la descentralización de algún aspecto del proceso de negocio, sólo debe ser tenida en cuenta cuando éste no es, definitivamente, un aspecto core o central en la generación de riqueza en la totalidad de la cadena de valor del negocio. Un segundo aspecto importante es la incapacidad de poder adquirir o formar de manera competitiva y constante este tipo de competencias. Es decir, sería muy caro y poco rentable aprender determinadas competencias."

Sin embargo hay zonas complejas. El personal de los comedores de fábrica "no nos vamos a especializar en eso", dice Portero Castro. Sin embargo, "lo único que no se ha discutido es el personal de vigilancia, es decir, del alambrado para afuera".

Desde el punto de vista legal, el abogado Damián Jaureguiberry explicó qué recaudos toma Molinos a la hora de tercerizar. "Existe la preocupación porque se convive con el riesgo de que por la responsabilidad solidaria se le adjudique a la empresa cuestiones que no tienen nada que ver con la actividad principal de la compañía."

¿Cómo minimizar el impacto patrimonial negativo de la solidaridad? Indica Jaureguiberry que "hay que entender las relaciones contractuales del proveedor, los aportes previsionales, etcétera. No admitimos a los facturantes. También evitamos a los proveedores que tienen una alta dependencia de nosotros, ya que si decidimos cambiar de empresa, esto puede traerles problemas financieros de los cuales podremos ser responsables". El profesional advierte que esto va en detrimento de las pequeñas empresas, pero que la rigurosidad de la ley lleva a tomar las máximas precauciones.

Después de hacer un exhaustivo análisis de la realidad económica argentina, donde se repiten errores a lo largo de la historia y derrapamos, según sus palabras, el economista Jorge Todesca pronosticó que la economía no se desplomará como en el ciclo 1999-2002, "pero la recuperación será más lenta porque la capacidad ociosa de las fábricas no es igual a la de 2001". Incorporar a los más de 700.000 jóvenes que no estudian ni trabajan será una tarea ardua y quizá puedan empezar por un empleo descentralizado.

Ética privada y pública

Una bocanada de aire fresco proporcionó durante el congreso Luisa Montuschi, doctora en Ciencias Económicas, presidenta de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y directora del doctorado en Dirección de Empresas de la Universidad del CEMA.

Con su ponencia Ética pública y privada puso de relevancia aspectos que no se mencionan demasiado en estos tiempos. "Los valores son los que permiten juzgar una acción como ética, y son independientes del contexto", dijo ante un auditorio repleto.

"Una persona no puede ser ética en su vida privada y cuando pasa al sector público dejar de serlo. Nunca fue ética. Sólo le faltaban incentivos para dejar de serlo." Citó entonces a Groucho Marx, con su dicho: Estos son mis principios y si no te gustan..., bueno..., tengo otros.

Resaltó también que las personas no nacen virtuosas, sino que se hacen virtuosas.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.