Los sueños de los sparrings del Mundial, una generación que nunca vio a Argentina campeón

Jáuregui, Moreira, Casasola, Ibáñez y Sánchez, cinco sueños mundiales de los sparrings
Jáuregui, Moreira, Casasola, Ibáñez y Sánchez, cinco sueños mundiales de los sparrings Fuente: LA NACION - Crédito: Juan López
Son 16 jugadores, de entre 17 y 18 años, y acompañan a la selección mayor en Brasil; qué piensan los chicos que vienen
Pablo Hacker
(0)
11 de junio de 2014  • 11:09

BELO HORIZONTE.- Pasó el micro. Allí, viajaban Lionel Messi , Sergio Agüero y compañía. Noche de lunes en Cidade do Galo. Fue el momento en el que la selección llegó a su casa en el Mundial. Gritos de aliento, fiesta. Fue un instante nomás. Detrás, apareció otro vehículo. Allí, también viajaban jugadores, 16 exactamente. Algunos más conocidos, otros menos, pero todos con la misma sensación: están viviendo un sueño.

¿Quiénes son? El grupo de sparrings que vino al Mundial para ayudar a la selección en las prácticas y que son comandados por Humberto Grondona , hijo del presidente de la AFA y entrenador del Sub 20. Ahí, está la banda de River, la más numerosa. Son cinco: Emanuel Mammana , quien el sábado último se dio el lujo de debutar antes en la selección mayor en el amistoso ante Eslovenia al entrar unos minutos en el triunfo 2-0, Gio Simeone , el hijo del Cholo, el más conocido, más Augusto Batalla, Juan Kaprof y Tomás Martínez. Ellos son los argentinos que viven Brasil 2014 dentro de la intimidad y que anhelan poder emular a Javier Mascherano o Pablo Zabaleta , sparrings en Corea-Japón 2002.

En la concentración argentina, ellos viven en la primera planta, mientras que la mayor está en el tercer nivel, en lo más alto del predio. Pero en cada entrenamiento cada uno de estos chicos tiene la posibilidad de jugar al lado de los ídolos a los que ven cada fin de semana por televisión. Estos juveniles, la mayoría categoría 95 y 96, tienen una particularidad: nunca vieron a la selección mayor festejar un título (el último fue la Copa América 1993), ni observaron jugar en vivo a Diego Maradona (se retiró en 1997).

"Estaba muy contento, es un jugador con un futuro enorme. El destino quiso que jugara unos minutos, pero él también ayudó porque tiene un gran nivel", dijo el sábado Alejandro Sabella sobre Mammana, quien casi de casualidad debutó en la seleccion mayor en el amistoso ante Eslovenia

Canchallena.com juntó a cinco de los juveniles para conocer sus sensaciones y cómo viven el día a día. Thiago Casasola (Boca), Enrique Sánchez (Vélez), Joaquín Ibáñez (Lanús), Ignacio Jáuregui (Gimnasia y Esgrima La Plata) y Rodrigo Moreira (Independiente), ellos tienen la palabra.

"Estar acá es algo muy lindo, especialmente por compartir los entrenamientos con estos jugadores. El aprendizaje es lo más valioso, es algo único para mí. Va a ser muy lindo ir a los partidos", cuenta Rodrigo Moreira, defensor de la categoría ’96 de Independiente y quien es parte del selectivo de Gabriel Milito. "A Gaby lo lleno de preguntas, estuvo acá como yo", dice el joven, cuyo referente en la selección es Martín Demichelis y ya disputó el Mundial Sub 17 del año último en Emiratos Arabes, donde la Argentina fue 4ª.

Video

Joaquín Ibáñez juega en Lanús y también estuvo en el campeonato del mundo. Es volante por izquierda y su ídolo, Angel Di María. "Intento mirarlo y aprender de él", dice el pibe, de 17 años, quien cursa 5° año del secundario. "Mis compañeros del colegio están muy contentos por mí", señala con hablar pausado y con una sonrisa de oreja a oreja.

"Nos entrenamos a la par de ellos y cuando faltan jugadores para completar algún trabajo nos llaman. Nos remarcan que tratemos de estar a la altura, pero tranquilos. Somos conscientes que los protagonistas son ellos y no hay que lastimarlos, ni nada por el estilo", explica Casasola, quien empezó en las infantiles de Huracán y en 2012 Boca compró una parte de su pase. Carlos Bianchi ya lo llevó al banco de Primera a este volante de 18 años, quien ya completó sus estudios secundarios y ahora aprende inglés e italiano y anhela seguir una carrera relacionada con los números.

"Sabella nos dice que estemos tranquilos, que los marquemos, pero sin la intensidad de un partido. Hay trato fluido con todos. Nos saludan, paran a charlar, nos hacen chistes. Hay jugadores que se repiten del 2006. Nos vino a hablar Mascherano, él nos aconseja, porque también fue sparring. Nos da confianza. Todos están con nosotros, pero Javier o Zabaleta, que vivieron esta experiencia, tratan de aconsejarnos lo mejor posible", completa Casasola.

Jáuregui, a diferencia de varios de sus compañeros, ya debutó en Primera. Fue cuando Gimnasia estaba en el Nacional B en un triunfo ante Sarmiento de Junín. Ignacio, de 18 años, también es volante por izquierda y se mira en el espejo de Di María. "Va a ser hermoso vivir un Mundial desde adentro. Obviamente que queremos que salga todo bien. Espero aprovechar cada minuto", asegura.

Enrique Sánchez es lateral izquierdo de la categoría 1995 de Vélez. "En un reducido, estuve cerca de Messi, el mejor jugador del mundo y no lo podía creer. Marcar al mejor es algo maravilloso. Me sorprende la humildad y el compañerismo que hay entre todos", cuenta y lanza una frase que marca a una nueva generación: "A Maradona sólo lo vi por videos. Sé que somos chicos que nunca vieron a la selección salir campeón". Los sueños de los sparrings laten tan fuerte con los de los mayores en Brasil.

La lista completa. Los 16 sparrings que Humberto Grondona trajo a Brasil son los siguientes: Augusto Batalla, Tomás Martínez, Juan Kaprof, Giovanni Simeone, Emanuel Mammana (River Plate), Thiago Casasola, Iván Leszczuk (Boca Juniors), Rodrigo Contreras (San Lorenzo), Rodrigo Moreira, Fabricio Bustos (Independiente), Enrique Sánchez, Nicolás Tripichio (Vélez Sarsfield), Joaquín Ibáñez (Lanús), Ignacio Jáuregui (Gimnasia y Esgrima La Plata), Mariano Bareiro (Racing Club) y Alejandro Melo (Nueva Chicago).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?