Suscriptor digital

El Gobierno revisará su relación con Uruguay ministerio por ministerio

Timerman precisó cómo se actuará ante la autorización de Mujica para aumentar la producción de la pastera; en una carta, anoche, el canciller uruguayo llamó a "disipar cualquier malentendido"
Marcelo Veneranda
(0)
15 de junio de 2014  

SANTA CRUZ DE LA SIERRA.- El canciller Héctor Timerman dejó en claro ayer que el Gobierno tomó la decisión de endurecer la relación con Uruguay por el conflicto con la pastera UPM . No bien plantó un pie en esta ciudad, donde desde ayer se celebra la cumbre extraordinaria del G77 + China, el funcionario indicó que la Casa Rosada encargó a cada ministerio que estudie medidas para tomar frente a la administración del presidente José Mujica .

"Vamos a hacer un análisis bastante exhaustivo, ministerio por ministerio, sobre las relaciones con el Uruguay, ajustándolas a una actitud que creemos nosotros ha sido inamistosa por parte del país vecino", sostuvo Timerman, ante los periodistas que lo esperaban en el Hotel Los Tajibos, adonde anoche arribó la presidenta Cristina Kirchner .

En tanto, el canciller de Uruguay, Luis Almagro, respondió la carta que el día anterior le había enviado Timerman e instó al gobierno argentino a no abandonar el diálogo bilateral. "Para nuestro gobierno, la amistad entre nuestros dos países constituye un mandato irrenunciable", dijo el canciller de Mujica, al procurar "disipar cualquier malentendido" que "pueda verse como un gesto inamistoso a la Argentina".

El canciller Timerman, en tanto, ratificó la decisión del Gobierno de presentarse ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que Uruguay revea la decisión de autorizar un aumento de la producción de la pastera UPM, ubicada en las costas de Fray Bentos y frente a Gualeguaychú. "Hay una clara violación a los acuerdos que rigen el comportamiento entre ambos países", puntualizó. El Gobierno ya había amenazado con acudir a La Haya en octubre de 2013, cuando Uruguay autorizó una ampliación de la producción de UPM de un millón a 1,2 millones de toneladas de celulosa por año.

Poco después, la Argentina dispuso medidas para prohibir el traspaso de mercaderías a puertos uruguayos, no avanzó en las obras de profundización del dragado y aplicó trabas a la importación de productos. Anteayer, a través de un comunicado de UPM en Helsinki y un mensaje posterior de la delegación uruguaya ante la Comisión Administradora del Río Uruguay, la Casa Rosada se anotició de que Mujica había autorizado elevar la producción de la pastera a 1.365.000 toneladas anuales.

De acuerdo a lo indicado por Timerman, el Gobierno volvería a "ajustar" las medidas contra el país vecino. Esto significa que se hará una revisión de todos los tratados del río Uruguay, de la política portuaria, los lazos comerciales, los acuerdos por el dragado de los ríos y el intercambio energético, entre otras temas.

Ayer, en tanto, los asambleístas de Gualeguaychú anunciaron que esperan que el Gobierno "reconsidere todas las relaciones con el Uruguay", pero con el diferendo por UPM como prioridad, y adelantaron que evalúan acciones de protesta "que irán creciendo en la medida que no lleguen las respuestas". Sin embargo, el dirigente Martín Alazard también puntualizó que "se observan contradicciones en el oficialismo, porque a contramano de Timerman, el gobernador entrerriano (Sergio Urribarri) ha pedido que el conflicto por la pastera no interfiera en las relaciones entre la Argentina y Uruguay".

A solas

En enero, Cristina Kirchner y Mujica habían intentado llegar a una tregua durante el encuentro a solas que mantuvieron en Cuba, en medio de la cumbre de la Celac.

Ante una consulta de LA NACION, Timerman evitó indicar si ambos presidentes podrían reencontrarse anoche o durante la jornada de hoy, donde las delegaciones participantes de la cumbre buscarán consensuar un documento común para presentar el año próximo ante la asamblea de la ONU.

Creado en 1964, el G-77 reúne hoy a 133 países en vías de desarrollo, el bloque más numeroso dentro de la ONU. Bajo el lema "Un nuevo orden mundial para vivir bien", alrededor de 30 jefes de Estado y un centenar de delegaciones diplomáticas, con la participación del secretario de la ONU, Ban Ki-moon, intentarán hoy consensuar un documento centrado en el desarrollo, el cambio climático y el apoyo de los procesos de integración entre los países emergentes.

Mujica llegó a esta ciudad a las 18 (hora local). "Un día nuestras banderas podrán ser una, porque la Patria Grande está esperando que podamos hacerla", señaló desde el aeropuerto Viru Viru, donde lo recibió el canciller boliviano, David Choquehuanca. La llegada de la Presidenta estaba prevista para las 21, con lo cual estaba casi descartado que participara de la cena de agasajo a los mandatarios.

Por la tarde, Evo Morales encabezó un acto en el estadio Tahuichi Aguilera, donde enfatizó el enfoque "antiimperialista" de la cumbre y advirtió que los Estados Unidos pueden vivir "un segundo Vietnam" en Venezuela y el resto de América latina si lleva adelante una política de intervención en la región. Timerman lo acompañó desde la primera fila, junto al presidente cubano Raúl Castro y a metros del vicepresidente iraní, Eshaq Yahanguirí (ver aparte).

En el encuentro con la prensa, el canciller señaló que las expectativas para la cumbre pasan por el apoyo que el país podría recibir tanto en su reclamo por Malvinas como en su disputa con los holdouts.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?