Uruguay dice que va a tener "paciencia infinita" con Argentina

Así lo manifestó el canciller Almagro, ante el anuncio del gobierno kirchnerista de que recurrirá a la Corte de La Haya por la autorización a la papelera a producir más
(0)
17 de junio de 2014  • 12:18

Uruguay tiene "paciencia infinita" con Argentina, pero "los intereses del país tienen ciertas urgencias", dijo hoy el canciller, Luis Almagro, a raíz del nuevo diferendo con el país vecino .

Almagro se mostró dispuesto a volver a La Haya si es necesario para defender la posición de su país porque dijo estar convencido de que Uruguay tiene la razón y de que asiste el derecho, tras los cuestionamientos planteados por el gobierno de Cristina Kirchner .

La administración del presidente, José Mujica, enfrenta nuevas advertencias de su par de Argentina después de autorizar el aumento de la producción de la polémica planta de celulosa de UPM, ex Botnia, que funciona cerca de la frontera entre los dos países.

"Tenemos suficiente derecho en nuestras espaldas como para saber que hemos tomado las decisiones correctas" expresó hoy Almagro en declaraciones radiales. El jefe de la diplomacia uruguaya no cree que se vaya a romper el diálogo, como amenazó Argentina mediante una carta remitida por el canciller de ese país, Héctor Timerman .

"Para nosotros como para ellos es más importante tener más comercio que menos, tener cada vez mejores condiciones de navegación y no peores, tener cada vez mejor cooperación en términos de educación, ciencia y tecnología y seguridad que menos, tener cada vez más turismo recíproco, que menos", dijo Almagro.

"Ese es el resultado lógico de la reevaluación", agregó el ministro de José Mujica ."En ese sentido haremos los ajustes para que la ecuación siga dando positiva para los intereses nacionales y para los intereses de los empresarios del país y para la mejores condiciones de las inversiones en el Uruguay", completó Almagro.

El lunes Uruguay ya respondió por carta a la misiva de Timerman instando a no abandonar el diálogo bilateral como consecuencia de la autorización a la gigantesca planta de celulosa .

En su nota Timerman anunció que "en forma inmediata" el gobierno argentino recurrirá a la Corte Internacional de Justicia de La Haya debido al "incumplimiento" de Uruguay en el polémico caso de la pastera.

También adelantó que se "procederá a reevaluar todas las políticas de relacionamiento bilateral con el Uruguay, así como el funcionamiento de las respectivas comisiones binacionales".

Tras realizar una de las mayores inversiones de la historia de Uruguay, en 2007 Botnia empezó a operar su fábrica, que años después vendió a UPM , también finlandesa. La planta produjo desde un primer momento sin aprovechar por completo su capacidad instalada y con la autorización recibida ahora llegará a 1.300.000 toneladas anuales.

La instalación de esta industria tensionó las relaciones entre argentinos y uruguayos . Alegando preocupaciones ambientales, pobladores de Entre Ríos llegaron a cortar durante casi cuatro años, hasta 2010, el paso a través de un puente que une ambos países sobre el limítrofe río Uruguay.

El diferendo llegó al ámbito de la Corte de La Haya a instancias del gobierno del fallecido presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007). El tribunal internacional rechazó en 2010 el petitorio de relocalizar la fábrica pero ordenó que ambos países controlen de forma conjunta el impacto ambiental en el río compartido.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.