Imputan a Núñez Carmona por presunta amenaza contra el yerno de Nicolás Ciccone

El fiscal Di Masi impulsó una investigación contra el socio de Boudou; según Reinwick, le advirtió que prendería fuego a sus hijos y les pegaría un tiro
Hernán Cappiello
(0)
18 de junio de 2014  

El círculo se va cerrando sobre las personas mas allegadas a Amado Boudou . La Justicia imputó ayer a José Maria Núñez Carmona , socio del vicepresidente, por amenazar a un implicado en el caso con prenderles fuego a sus hijos y dispararles un tiro en la cabeza.

El fiscal federal Gerardo Di Masi impulsó investigar a Núñez Carmona porque supuestamente hizo esas graves amenazas a Guillermo Reinwick, el yerno de Nicolás Ciccone, que buscó el auxilio de Boudou y sus allegados para salvar la imprenta pero que -según la acusación judicial- terminó despojado.

"Vos tocás al vicepresidente y yo le meto un tiro a un hijo tuyo", declaró Reinwick que le dijo Núñez Carmona en su yate. Ya lo habían seguido y le advirtieron que si no firmaba unos documentos para figurar como dueño de The Old Fund no iba a salir vivo del estudio adonde lo habían citado.

El fiscal le pidió al juez Marcelo Martínez de Giorgi que averigüe en el Registro Nacional de Buques si Núñez Carmona tiene un barco, que verifique entradas y salidas del país, pues algunas intimidaciones habrían tenido lugar en Uruguay, y que se obtengan los registros de llamadas de ambos.

Reinwick denunció intimidaciones cuando declaró ante el juez Ariel Lijo el 3 de diciembre de 2013 y las amplió luego. Relató que en febrero de 2012, cuando estaba de vacaciones en Punta del Este, Laura Muñoz, la mujer de Alejandro Vandenbroele, dijo que su ex marido era testaferro de Boudou. Núñez Carmona lo llamó después y le dijo que debía volver a Buenos Aires. Pero Reinwick le pidió que hablara con su suegro. "No te equivoques, vení porque te vamos a buscar", le advirtió el socio de Boudou. Ya en Buenos Aires, Núñez Carmona se reunió con el clan Ciccone en la casa de Reinwick. Allí les dijo que el yerno debía figurar como dueño de la firma. "Nosotros sabemos dónde vive él, tiene cinco hijos y esto que les quede claro a todos, yo vengo acá y le quemo un pibe por la sencilla razón de que él se va a hacer cargo de este quilombo", dijo.

Reinwick se volvió a Punta del Este, pero a los dos o tres días, Núñez Carmona lo citó en un bar para dejarle en claro que la compañía iba a ser suya en los papeles. "Núñez Carmona me dijo que no me estaba preguntando, que era una orden de arriba", dijo.

Tiempo después apareció una solicitada en El Cronista, donde Reinwick aparecía como dueño de The Old Fund. Reinwick negó que eso fuera cierto y sostuvo que era parte del plan de Núñez Carmona para no figurar.

Tras la Semana Santa de 2012, Núñez Carmona lo citó en el Patio Bullrich y lo invitó a entrar en su camioneta BMW X6, donde le advirtió: "Estás abriendo mucho la boca y vas a tener que poner la firma a unas hojas que vamos a armar para darle marco legal a la solicitada [...] El daño te llega a vos y a tu familia por administración fraudulenta".

Reinwick recurrió a la Justicia y puso su propio abogado, pero Núñez Carmona lo volvió a amenazar: "Vos no entendés que tenés que pedir permiso para estas cosas. Te vamos a meter preso y a tu abogado también". Ahí contó que lo siguieron cuatro motos cuando salía del restaurante Happening de Puerto Madero y que antes de declarar, en diciembre de 2013, Núñez Carmona lo citó en una pizzería de San Isidro. Antes de llegar lo llamó para cambiar de lugar y le indicó un café que estaba en un amarradero de barcos cercano. Al llegar, lo volvió a llamar y le dijo que caminara por la marina hasta el último barco amarrado. En él estaba Núñez Carmona: "Quiero que entiendas que la sensación que hay es que lo único que te interesa a vos es voltear a un vicepresidente y yo te voy a explicar una cosa, ni él ni yo tenemos hijos, no tenemos nada". Le reclamó además que le devuelva las copias de la causa. "Te lo voy a decir clarito: yo voy a tu casa de Pacheco y le meto un tiro a un hijo tuyo", le dijo. Reinwick se fue caminando por la marina y escuchó que Núñez Carmona venía detrás suyo. En ese momento, declaró, esperó que le pegaran un tiro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?