Emiliano Kargieman,el soñador que quiere democratizar el cielo

Todavía no llega a los 40, pero ya creó dos empresas tecnológicas que dan que hablar
(0)
20 de junio de 2014  

A Emiliano Kargieman el impulso de desafiar estereotipos le viene de lejos. Cuando tenía ocho años empezó por meterse en la memoria de la computadora que sus padres habían depositado en sus manos, una Commodore 64, para lograr que ésta le diera más "vidas" para jugar a la invasión extraterrestre. Era 1983 y aprendió a programar para que le asignara cinco, diez, ciento cincuenta vidas... "Y de ahí en más no paré", recuerda.

Hijo de psicoanalistas, el precoz programador convenció a sus padres de que lo dejaran hacer el secundario en una escuela pública y en el turno tarde para poder pasarse toda la noche programando.

Tenía 15 años cuando armó una empresita con compañeros del secundario para hacer software que vendían a pequeños negocios que estaban empezando a utilizar computadoras personales para llevar la contabilidad. A los 17, lo contrataron en la AFIP dentro de un grupo que hacía investigación en seguridad. Y a los 19, mientras estudiaba matemática en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, fundó Core Security, una compañía de seguridad informática que desarrolló el primer producto para hacer penetration testing, un programa que emula lo que haría un atacante y después genera un reporte de cuál fue el camino de entrada.

Ya en esos tiempos hacía historia. Core fue la primera empresa del mundo que logró automatizar este proceso que se suponía que no era automatizable. Hoy es una multinacional con base en Boston, que factura 34 millones de dólares anuales, tiene entre el 5 y el 8% de las patentes argentinas en los Estados Unidos, y cuenta entre sus clientes al 80% de las compañías que figuran en el ranking Fortune 500.

Sin embargo, la abandonó en 2006 para crear una compañía de inversiones de riesgo, Aconcagua Ventures. Mientras estaba impulsando este nuevo emprendimiento, se dio cuenta de que en realidad lo que le gustaba era "hacer cosas", y no simplemente asesorar.

Tras algunas semanas en la Singularity University, un proyecto de Ray Kurzweil y Peter Diamandis que invita a emprendedores para que planteen un proyecto que permita mejorar la vida de 1000 millones de personas, volvió a una fascinación de la infancia: se planteó revivir en la actividad espacial el romanticismo de las primeras épocas de la computación, cuando programadores e ingenieros aficionados estaban dando forma al mundo de hoy.

"Me di cuenta de que la industria del espacio usa ingeniería de hace cincuenta años, es terriblemente aversa al riesgo, está dominada por pocos jugadores muy grandes, que en general son proveedores del Estado -comenta-. Eso resta incentivos para hacer las cosas en forma más eficiente, más rápida, más económica y mejor."

El resultado de ese sueño es Satellogic, una compañía que desarrolla satélites en miniatura y que está haciendo punta en un camino que puede revolucionar el espacio.

El 26 de abril del año pasado, puso en órbita a bordo de un cohete chino un satélite de 20 cm por 10 cm por 10 cm, y de sólo dos kilos y medio de peso, que hoy está girando a 450 km de altura sobre la superficie terrestre, el Capitán Beto.

Unos meses más tarde, lanzó desde la base rusa de Yasni a Manolito, otro aparato de similares proporciones. Y ayer debutó el tercer retoño, Tita, que está listo para jugar en ligas mayores.

"Hay mucha gente que se está dando cuenta de que hay otra manera de construir tecnología para el espacio, de que no tiene por qué quedar en manos solamente de grandes agencias, con enormes presupuestos, que sean proveedores del Estado o de organismos de defensa -dice Kargieman-. Es una tecnología que empieza a estar al alcance de pequeñas empresas y vamos a ver aparecer muchas. Todavía no sabemos bien cuál va a ser el mercado de los satélites pequeños. Está arrancando ahora y va a crecer mucho en los próximos años. Porque arriesgar menos dinero y probar más rápido es lo que te permite desarrollar una industria mucho más innovadora."

Emiliano Kargieman quiere democratizar el espacio.

EMILIANO KARGIEMAN creador de satellogic

"Muchos se están dando cuenta de que hay otra manera de desarrollar tecnología satelital"

"Arriesgar menos y probar más rápido es lo que te permite crear una industria más innovadora"

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.