El destino guardado en La carta imaginaria

La obra de Edelstein, en el ciclo contemporáneo
(0)
21 de junio de 2014  

Se llama La carta imaginaria-metáfora poética sobre el destino y fue escrita por el compositor Oscar Edelstein. Se presenta este fin de semana en el marco del cuarto ciclo Iberoamericano de Ópera Contemporánea (hoy y mañana, a las 20, con entrada libre y gratuita) en el Centro Nacional de la Música, México 564.

Sin embargo, a su autor no le gusta llamarla ópera. Una manera posible de definirla es trans-ópera, aunque tratándose de una obra contemporánea dentro de un espacio donde la experimentación no sólo está permitida, sino que es estimulada, la definición del resultado puede ser lo de menos.

Edelstein viene trabajando, ya sea en el campo de la educación como en el de la producción artística de obras, con diferentes materiales y entendiendo a su trabajo muchas veces como hecho colectivo. Este caso no es la excepción.

La obra, que cuenta con dirección musical de Edgardo Palotta, es protagonizada por Lucas Werenkraut (Viajero 1), Natalia Cappa (Viajero 2) y Deborah Claire Procter (Hermes) acompañados por Agustin Araneda (electrónica), Lisandro Arpí (clarinete bajo), Raúl Cela (flauta), Carla Giallorenzi (viola), Carlos Adriano Herrera (fagot), Nicolás Padín (guitarra), Martín Proscia (saxo alto), Nicolas Rugger (clarinete), Leonardo Salzano (guitarra eléctrica), Lorena Torales (piano) y Pablo Torterolo (percusión).

La escenografía y el vestuario están a cargo de Jimena Chamorro y la iluminación es de Fernando Chacoma. Además, cuenta con maquillaje de Alberto Schuster, fotografía de Max Edelstein. El diseño multimedia es de Deborah Claire Procter. Y la producción general esta a cargo del propio Oscar Edelstein.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.