Cumbres borrascosas, versión electrodomésticos

Moira Soto
(0)
22 de junio de 2014  

Cumbres Borrascosas / Dirección: Lautaro Caminovich y Lorenzo Anzoátegui / Dramaturgia: Gael Policano Rossi / Voces de: Martín Piroyansky, Valeria Lois, Alejandro Tantanian, María Alché, Julián Kartun, Ana Pauls, Mirta Busnelli / Robótica: Sergio Fasani / Iluminación: Violeta Mansilla / Diseño sonoro: Santiago Martínez / Diseño gráfico: Rodrigo Moraes / Sala: Cancha, del CC Cultural Rojas, Corrientes 2038 / Funciones: viernes a las 21 y a las 22 / Duración: 45 minutos.

Nuestra Opinión: muy buena

La sombría y apasionada historia de amor que escribiera magistralmente Emily Brontë antes de cumplir los 30 ha dado para casi todo: películas, obras de teatro, telenovelas, ballets, óperas (hay una de Bernard Herrmann, el músico favorito de Alfred Hitchcock), historietas. Hasta un cineasta nipón, Kiju Yoshida, se dejó seducir en 1988 por la pareja de amantes malditos llevándolos al Japón feudal.

Y cuando parecía que ya no quedaba nada nuevo por hacer con el loco romance de Cathy y Heatcliff, los artistas performáticos Lorenzo Anzoátegui y Lautaro Caminovich encuentran una manera francamente sorprendente de traerlos a escena, con la inspirada complicidad de Gael Policano Rossi desde el texto: en una instalación, donde una serie de electrodomésticos en desuso representan a los personajes de la novela.

Es decir, un teatro de objetos actuantes, máquinas para el hogar que no se interpretan a sí mismas -como ha sucedido muchas veces en el género fantástico, sino que cubren otros roles. Lo hacen con recursos propios de sus funciones, según el caso -dar calor, emitir luz, transmitir imágenes y mediante la palabra grabada de actores y actrices. Lo notable es que, si bien la obra irradia permanentemente un cierto humor virtual, la síntesis inteligente y respetuosa del texto, así como la gran creatividad de la puesta, hacen que sea posible entrar prontamente en código, reconocer a los personajes, entender los saltos temporales.

Por si hiciera falta, el programa de mano, con figuritas de los respectivos electrodomésticos, anuncia que Heathcliff (Martín Piroyansky) es un ventilador; Isabella (Valeria Lois, una de las voces más logradas), una heladera; el señor Earnshaw y su hijo Hindley (Alejandro Tantanian y Julián Kartun), aspiradoras; el ama de llaves Nelly (Mirta Busnelli y Ana Pauls, en el presente y en el pasado), dos televisores de diferente tamaño y modelo; Cathy (María Alché, algo desafinada), una estufa alógena; Edgar (sin voz), una licuadora. La presencia de los aparatos -más allá de la inevitable gracia que causan no solo permite encontrar afinidades entre cada uno de ellos y su correspondiente papel: también inspiraron al autor a hablar sesgadamente del consumismo y el descarte, ya que la obra transcurre en un basural de residuos tecnológicos, y, por otra parte, a apelar a los rangos de importado y nacional como metáfora de clases sociales. En un momento desopilante, la estufa Cathy consuela al ventilador Heatcliff diciéndole que es de origen chino y coreano, pero que fue reensamblado en Tierra del Fuego?

Antes de comenzar la función, en la sala en penumbras y tomada por el humo (o sea, la niebla), el público siente una ráfaga de aire fresco: es el orgulloso ventilador, claro, que alude al viento norte que barría el páramo de Yorkshire. Desde un televisor que emite imágenes mudas en vivo, como nevadas, sale la voz afable de Nelly que saluda a un recién llegado y escucha a Heathcliff clamando por su amada. "Esto comenzó hace 40 años", dice la vieja criada. "Cuando entraban al país los productos importados." Y arranca el flashback con el señor Earnshaw presentándoles a sus hijos a un morochito que le entregaron por el camino: el extranjero, el paria que encontrará en Cathy algo más que una hermana adoptiva. Un amor prohibido por muchas razones, un amor traicionado que empujará a Heathcliff a una atroz venganza.

Cumbres es un espectáculo atípico y zarpado que coquetea ingeniosamente con el surrealismo, y que a las virtudes del texto y la dirección suma las excelencias del diseño sonoro y la impecable iluminación.

Por: Moira Soto

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?