En las provincias ya comenzó la pulseada por el calendario electoral

Una decena de distritos adelantaría las elecciones a gobernador, en algunos casos para blindarlas del voto nacional; preocupación en el PJ ante una estrategia descentralizada
Jesica Bossi
(0)
23 de junio de 2014  

Cuando las batallas por la sucesión en el interior ya se lanzaron y, en algunos distritos, complican el último tramo de la gestión, asoma otra discusión de ingeniería electoral: juntar o separar los comicios para gobernador de la contienda presidencial.

Hasta ahora, una decena de provincias adelantaría las elecciones, ya sea por táctica o porque se apegará a lo que indica la normativa local. El almanaque que se empieza a dibujar atrae más la atención de los presidenciables, en punteo permanente del mapa del país, que de la propia Casa Rosada, que para la última batalla parlamentaria presionó para unificar el cronograma.

Una estrategia descentralizada preocupa, sobre todo, en el PJ, que contabiliza golpes por anticipado en tres distritos clave: Córdoba, Santa Fe y Capital, con malos resultados recientes. "Por eso era importante traerlo al Gallego", explica a LA NACION un dirigente que talló por el retorno de José Manuel de la Sota cuando se renovó la conducción peronista.

La alternativa de despegar las campañas en las provincias encuentra dos argumentos, según la geografía: blindar la pelea de poder de la influencia nacional o, al revés, potenciar un referente, hijo pródigo de esa tierra, camino al máximo sillón. De hecho, la mitad de los distritos que irían a las urnas por separado tienen como denominador común que son cuna de caciques que, con matices, conservan intacta su fantasía presidencial.

En ese grupo está el salteño Juan Manuel Urtubey, que buscará otro mandato en las elecciones convocadas para abril y mayo, como una maniobra pensada como virtual trampolín, sólo si arrasa en el cuarto oscuro. Para agosto o septiembre llamará De la Sota, que maneja el PJ cordobés, pero está distanciado de la cúpula nacional y coquetea con Sergio Massa. Y lo mismo ocurrirá, según indica la Constitución provincial, en Chaco, cuyo jefe político sigue siendo Jorge Capitanich.

Con su suelo en llamas desde que se incorporó al staff oficial, el funcionario no moverá ni una pieza hasta conocer la voluntad de Cristina Kirchner. Si no lo nomina para ningún papel en las presidenciales, en su entorno dan por sentado que, vedado de otra reelección, hará "la gran [Deolindo] Bittel". O sea, irá por la intendencia de Resistencia, como el viejo caudillo chaqueño que después de ser gobernador, candidato a vicepresidente y senador, "bajó" al municipio para apalancar votos.

En Santa Fe, aunque no se oficializó, es un hecho que las elecciones provinciales serán a mediados de año, aunque se hará primero una ronda de consultas con las fuerzas opositoras, según confiaron fuentes gubernamentales a LA NACION. Allí, el socialismo, que promovería en la gobernación a Miguel Liftschitz, apuesta a reforzar la figura de Hermes Binner como precandidato presidencial dentro del Frente Amplio UNEN.

Mauricio Macri también se medirá en el tablero santafecino a través de su alfil, Miguel Del Sel. El ex cómico de Midachi casi llega a la Casa Gris en 2011, pero su performance se desinfló dos años más tarde. Pro dará su lucha central en su bastión, la Capital, que ungiría un nuevo jefe de gobierno en el segundo trimestre, si es que no avanza la postura de unificar comicios. Esa idea, de prosperar, sólo es aplicable si se aprueba en la Legislatura con el respaldo opositor.

Aún sin definición, Catamarca podría abrir la ronda electoral. Si bien el año pasado se acopló al calendario que sugirió la Casa Rosada, en octubre, esta vez la gobernadora Lucía Corpacci no descarta arrancar bastante antes, incluso en febrero. La Constitución provincial ofrece dos opciones: marzo o cuando las realice el Gobierno. Pero en la Legislatura obtuvo media sanción el jueves un proyecto de primarias que, en la práctica, implicaría anticipar el proceso para cumplir con el requisito constitucional.

Corpacci, cercana a Daniel Scioli, va por su reelección y busca ordenar el peronismo, en un territorio donde toma fuerza el Frente Cívico y Social que gobernó durante dos décadas. El PJ se troquela en pedazos que incluyen a su propio vice, Dalmacio Mera; al intendente Raúl Jalil, otro anotado, aliado de Massa; y a Luis Barrionuevo, cómodo en su crucial rol de árbitro.

Catamarca es un caso testigo: si el peronismo no pacta la unidad, se pica de antemano el boleto de la victoria. Esa situación se da, entre otras, en La Rioja y Tucumán.

Otras provincias que adelantan, por ley, son Tierra del Fuego y Corrientes, donde no se elige en esta tanda gobernador. También analizan hacerlo Neuquén y Misiones. En esta última, el Frente Renovador de la Concordia, que gobierna desde 2003, está al borde de la ruptura. Se resquebraja la sociedad entre el gobernador Maurice Closs, que encarna la pata radical, y su antecesor y actual presidente de la Legislatura, Carlos Rovira, histórico del ala peronista.

En el hilado fino del armado en cada distrito, otra variable comenzó a barajarse en la mesa de decisiones. Como la mayoría adoptó (o está por hacerlo) el esquema de elecciones primarias abiertas similar al que instrumentó el gobierno nacional, con el desdoble, habría que ir a votar, si hay ballottage, hasta seis veces. Será una campaña eterna y, claro, más que costosa.

El interior toma la delantera

Varios distritos separarían sus elecciones de las presidenciales

  • Juan M. Urtubey

Gobernador de Salta

Trampolín electoral

El mandatario planea anticipar las elecciones provinciales para potenciar así sus aspiraciones presidenciales

  • José De la Sota

Gobernador de Córdoba

Perjudicar al kirchnerismo

Mientras coquetea con Massa, De la Sota ya dijo que separará la elección provincial de la presidencial

  • Jorge Capitanich

Jefe de Gabinete

Traccionar votos

Sin reelección y con sus aspiraciones presidenciales heridas, sería candidato a intendente de Resistencia

  • Lucía Corpacci

Gobernadora de Catamarca

Primera fecha electoral

Con el PJ dividido, la mandataria aspira a su reelección y llamaría a elecciones en marzo del año que viene

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.