Apuran la protección legal de Juan Carlos para evitar escándalos

Albert Solà, uno de sus supuestos hijos, amplió ayer su demanda de paternidad
Martín Rodríguez Yebra
(0)
24 de junio de 2014  

MADRID.- Parece el argumento de una pesadilla para la corona española: un hombre de 58 años, catalán, simpatizante de la independencia y que atiende la barra de un bar pretende ser reconocido como el verdadero primogénito del rey Juan Carlos I.

Esa persona existe, se llama Albert Solà y ayer amplió en los tribunales una demanda de paternidad que había sido rechazada dos veces cuando el ahora ex monarca contaba con la protección constitucional que impide responsabilizar al jefe del Estado en cualquier causa penal o civil. Ese beneficio exclusivo forma parte de la herencia que recibió el jueves pasado s u hijo Felipe VI, el nuevo rey.

Alarmado por las consecuencias de dejar "a la intemperie" a Juan Carlos de Borbón, el gobierno de Mariano Rajoy tramita de urgencia una reforma legal que le otorgue fueros de una amplitud sin precedente, que abarcan todos los actos de su vida privada.

Para evitar demoras en el trámite parlamentario, Rajoy decidió que el aforamiento del rey emérito se haga a través de una enmienda en un proyecto de ley que trata sobre la racionalización del sector público. De esa manera, podría ser sancionada en menos de un mes.

La "inviolabilidad" que la Constitución otorga al rey en ejercicio impide que se le exija responsabilidad alguna en un proceso judicial; ni siquiera puede ser citado como testigo. Nada dice del rey que abdica.

El aforamiento que pretende concederle el PP a Juan Carlos I haría que todas las causas que involucren a su persona sean tratadas directamente por el Tribunal Supremo, sin pasar por jueces de primera o segunda instancia.

"Hay que intentar ser justo y equilibrado, parece lógico que alguien que fue rey de todos los españoles sea juzgado, en el caso de que cometiera alguna actividad, que no va a suceder, por un tribunal especial", dijo ayer Rajoy en una conferencia de prensa en Polonia.

Mientras, en el Congreso, todos los partidos de la oposición despotricaban por la forma en que se busca consagrar los fueros para Juan Carlos. "Intentan meterlo en una ley que no tiene nada que ver. Esto debería hacerse con más seriedad", se quejó la vocera del bloque socialista, Soraya Rodríguez. El PP tendrá que apelar a su mayoría absoluta para cumplir con el trámite.

Las demandas de filiación impulsadas por los presuntos hijos no reconocidos del rey Juan Carlos son las que alimentan las prisas, según reconocen en el oficialismo. Quieren prevenir "escándalos mediáticos sin sustento", alegan. Por el momento no existe ninguna denuncia a la vista sobre actividades ilícitas del ex jefe del Estado.

Además de Solà, hay otra supuesta hija extramatrimonial, una mujer belga llamada Ingrid Sartiau. Ella y Solà se conocieron hace pocos años y alegan haberse hecho estudios de ADN que demostrarían que tienen un progenitor en común (pruebas que no cuentan con respaldo judicial).

Francesc Bueno, abogado de Solà, informó que había presentado ayer la ampliación de su demanda ante la Audiencia Provincial Civil de Madrid. En octubre pasado, el caso había sido rechazado en primera instancia en atención a la "inviolabilidad" que protegía al monarca. Aquella decisión fue apelada.

"Se informó el hecho nuevo que implica la pérdida de la inviolabilidad, un dato que el tribunal debe tener en cuenta a la hora de decidir", dijo el abogado.

La audiencia tenía fijada la fecha de sentencia para septiembre. Por lo tanto, casi con seguridad la ley de aforamiento estará en vigor antes de eso, lo que obligaría a los jueces a excusarse y derivar la causa al Tribunal Supremo.

Solà batalla desde hace años por ser reconocido como hijo del rey, un dato que de probarse abriría un debate inquietante sobre la legítima sucesión del trono: él le lleva 12 años a Felipe VI.

Según su relato, a mediados de los años 50 el entonces príncipe Juan Carlos conoció en un viaje a Barcelona a María Bach Ramón, hija de una familia de banqueros, y la dejó embarazada. Él nació en Barcelona, pero fue enviado a Ibiza, antes de ser adoptado por la familia Solà. Dice haber reconstruido su historia a través de documentos que descubrió cuando decidió investigar quiénes eran sus padres biológicos.

En 2012, conoció a Sartiau, cuya madre dice haber sido amante de Juan Carlos de Borbón en los años 60 (en este caso cuando él ya estaba casado con la futura reina Sofía).

El Palacio de la Zarzuela siempre consideró "falaces y carentes de todo sustento" ambos relatos. De todos modos, apenas se anunció la abdicación de Juan Carlos, la casa real advirtió sobre la necesidad de aprobar rápidamente su aforamiento.

La infanta Cristina, cerca del banquillo

A menos de una semana de la jura de Felipe VI, el juez José Castro se dispone a resolver la situación legal de Cristina de Borbón, hermana del nuevo rey.

Según publicó ayer el diario El Mundo, el magistrado emitirá "previsiblemente este miércoles" el auto de procesamiento y elevación a juicio tanto de la infanta como de su esposo, Iñaki Urdangarin, por delitos de evasión y blanqueo de capitales relacionados con la estafa del Instituto Nóos.

La infanta Cristina recibió ayer la visita de su madre, la reina Sofía, en Ginebra, adonde se mudó el año pasado con el objetivo de escapar del escándalo de corrupción que minó la popularidad de la corona.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.