Los exportadores uruguayos dicen que la Argentina bloqueó el ingreso de sus productos

Afirman que es la respuesta a la mayor producción de la ex Botnia; en la Cámara de Importadores argentinos no han recibido quejas concretas
Nelson Fernández
(0)
27 de junio de 2014  

MONTEVIDEO.- Los empresarios uruguayos emitieron ayer una señal de alerta por el rebrote de las trabas argentinas , que volvieron a cerrar la puerta a sus exportaciones, mientras que los sindicatos advirtieron que hay unos 4000 puestos de trabajo en juego, con riesgo de perderse, lo que para un país chico significaría un durísimo golpe.

Otra vez la Argentina bajó la barrera al ingreso de productos uruguayos, y desde la cámara empresarial exportadora dijeron que el cerrojo coincidió con la fecha en que el canciller Héctor Timerman anunció que su gobierno iba a revisar todos los asuntos bilaterales. Eso como respuesta a que Uruguay había autorizado el incremento de producción de celulosa en UPM (ex Botnia) en casi 14 por ciento.

Las cámaras empresariales y los sindicatos, habitualmente enfrentados, ahora tienen un objetivo común: defender el comercio con la Argentina. Los gremios buscarán el apoyo de sus pares argentinos para evitar la pérdida de puestos de trabajo. Los empresarios, en tanto, sostienen que esto es una nueva violación del tratado del Mercosur, que determinó la libre movilidad de bienes entre los países socios, pero que no se cumple debido al uso político que la Argentina les da a las licencias para el ingreso de productos.

Ante las sospechas uruguayas de que las trabas a sus exportaciones están relacionadas con el conflicto por la ex Botnia, el presidente de la Cámara de Importadores de la Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban, dijo que "momentáneamente" no han recibido quejas específicas por parte de sus asociados que importan desde Uruguay. Para Pérez Santisteban, aún no es posible evaluar si las presuntas restricciones a los productos uruguayos "son un tema puntual o responden a las restricciones generales" que viene aplicando el Gobierno.

La secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores del Uruguay, Teresa Aishemberg, dijo ayer que el comercio bilateral también se complica por el conflicto de la Argentina con los holdouts.

"Estamos a la espera de ver cómo resuelven la negociación en Nueva York, porque eso va a darnos la pauta de qué tipo de reservas van a tener y qué divisa van a tener para poder pagar las importaciones. Eso también nos preocupa porque, evidentemente, nuestras empresas que todavía estaban exportando a la Argentina hoy se van a ver comprometidas", dijo.

Más tarde, al referirse a las trabas a los bienes uruguayos, dijo: "Ya se cortó cualquier autorización para exportar; las declaraciones juradas no están siendo autorizadas; eso ya nos afecta".

Curiosamente, estas complicaciones reaparecieron luego de que la cancillería argentina anunciara que replantearía el caso de la pasta de celulosa ante la Corte de La Haya y que revisaría todos los asuntos bilaterales. "Desde hace dos semanas que no sale ninguna [declaración]; en la Argentina nos dijeron que se habían hecho excepciones sólo para las acerías argentinas", dijo Aishemberg.

Todo esto ha generado mucha preocupación entre los empresarios uruguayos que hacen negocios con la Argentina. En lo que va del año, las ventas de productos uruguayos a ese mercado se redujeron 16,4%, y eso va en línea con lo ocurrido en los dos años anteriores. En igual período (enero-mayo), las exportaciones a la Argentina habían bajado 9,2% en 2012 y 3,2% en 2013, por lo que lo exportado este año es 26,5% menos que lo vendido en 2011.

El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, había sido más cauto un día antes cuando le preguntaron por el comercio bilateral. Dijo que había baja de ventas, pero que no tenían elementos para sostener que se debiera a represalias. "Estamos esperando, mientras la cancillería se encuentra trabajando, tal como el presidente ha pedido específicamente (?) Hemos sufrido una baja que no está relacionada con el hecho reciente, sino con los sistemas de los últimos años."

Por su parte, el dirigente de la central sindical del sector Fernando Gambera dijo que comprenden que "hay una política genérica de la Argentina que también afecta a otros países", pero que les llama la atención la nueva situación. "Si nos atenemos a las declaraciones del canciller argentino sobre represalias por la autorización a UPM, podría haber algo específico contra Uruguay", agregó el gremialista.

Según el Instituto de Investigación Cuesta Duarte, de la central sindical, las trabas al comercio que aplica la Argentina "ponen en riesgo más de 2000 puestos de trabajo directos" y otro tanto indirectos.

El origen de las sospechas

En Uruguay creen que la Argentina limitó el acceso a sus productos como represalia por la mayor producción de la ex Botnia; las importaciones desde ese país ya venían cayendo

-16,4%

baja en 2014

Ésa fue la caída de las exportaciones uruguayas a la Argentina en los primeros cinco meses del año frente a igual período de 2013

-26,5%

caída acumulada

Tras los descensos de 2012 y 2013, las ventas uruguayas al país ahora son 26,5% menores que en el período enero-mayo de 2011.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.