Suscriptor digital

TV a la carta: ya pagan por video online 400.000 hogares

Los servicios cuestan entre 60 y 80 pesos por mes; el fenómeno empieza a impactar en el consumo del cable
José Crettaz
(0)
27 de junio de 2014  

Hacia fines de 2013, en unos 330.000 hogares argentinos se miraban series y películas mediante plataformas pagas de video online, la mayoría de ellos mediante televisores conectados a Internet. Las series y los contenidos infantiles son la principal atracción, aunque crece la oferta segmentada. A fines de este año, aquel número trepará hasta los 590.000 y en 2018 superará los tres millones, según acaba de anticipar Dataxis, firma dedicada a la inteligencia de mercado en el sector audiovisual. Así, los números -y su dinamismo- confirman que ver TV a la carta ya no es una rareza ni un práctica sólo para "enchufados", sino una conducta crecientemente masiva.

Según Dataxis, en el mercado argentino predomina el estadounidense Netflix (que no tiene sucursal en el país), con 60% del mercado; un 30% se reparte casi en partes iguales entre On Video (Telefónica) y Arnet Play (Telecom), y el 10% restante se atomiza entre unas 80 plataformas locales y extranjeras, algunas de ellas especializadas en contenidos específicos o segmentos de público. Desde hace diez días, Telefónica y Telecom dejaron de comercializar esos servicios al quedar firme una sentencia que se lo prohíbe por violar la ley de radiodifusión (no la actual ley de medios, sino la anterior).

Para quienes se suscribieron hasta hace pocas semanas, Netflix cuesta hoy el equivalente a 80 pesos (7,99 dólares al cambio oficial más el impuesto del 35% por compra en el exterior). Los que ingresen ahora deben pagar 8,99 dólares. Sus competidores de las telefónicas tienen un abono mensual de 60 pesos. En On Video el 30% del consumo se centra en los contenidos nacionales, especialmente los vinculados a Telefé (canal del mismo grupo). Entre ellos, Metegol -el más reciente film del galardonado Juan José Campanella, que impulsa por las suyas "un Netflix latinoamericano", como lo llamó-. Claro Video (América Móvil), un jugador muy relevante en la región donde compite de igual a igual con Netflix, no tiene una presencia destacada en la Argentina.

Empiezan a aparecer también servicios de VOD u OTT, como se los conoce en la jerga de esta industria, especializados en contenidos deportivos en vivo u centrados en programas para mujeres. O rarezas de nicho, como un servicio especializado en manga japonés que está siendo furor en Brasil. Y estos números no incluyen otras ofertas de entretenimiento audiovisual a demanda, como los de la TV paga, los que permiten ver los sistemas piratas o los legales gratuitos.

Hasta ahora no se conocían números de este fenómeno. Pero en los últimos días, varias consultoras entregaron proyecciones sobre su alcance y el comportamiento de las audiencias, que amenazan con modificar radicalmente la industria de la televisión paga. Según Dataxis, aunque las plataformas on demand estarán en casi tres de cada 10 hogares en 2018, el cable seguirá reinando. Otro informe reciente, de Carrier & Asociados, sostiene lo contrario: estimó en 650.000 los hogares en los que ya se usan estas formas de ver video (mediante Internet), pero no hay abono al cable. Según ese trabajo, el 67% de esos hogares mira video en la Web, 37% los descarga y 19% está abonado a algún servicio pago, como Netflix.

De estos números ya tomaron nota los dos principales operadores del sector en el país. DirecTV promociona su plataforma DirecTV Play (que agrupa las ofertas a demanda de sus principales proveedores de contenidos). Y Cablevisión (Grupo Clarín), que ofrece su servicio On Demand desde hace varios meses, prevé lanzar próximamente una plataforma de video online accesible para sus clientes a través de Internet desde cualquier lugar y mediante cualquier proveedor de banda ancha. Según Gonzalo Hita, gerente de marketing de Cablevisión, esa empresa está negociando con las señales de contenidos para poner todos los programas de todos los canales a demanda durante el mes en el que son emitidos.

Para Ariel Barlaro, vicepresidente de Dataxis para América latina, en un futuro próximo "los cableoperadores se reconvertirán en integradores de todos los servicios". Esa consultora estima que para 2018 habrá 10 millones de hogares conectados al cable y una cantidad levemente superior tendrá conexión de banda ancha fija. El creciente uso de plataformas de video a demanda también explica en parte la caída que año tras año se observa en el rating de la TV y la baja penetración de la televisión digital: según Dataxis sólo 100.000 hogares la tienen ahora como pantalla predominante. Para Barlaro, el crecimiento de Netflix movió a otras empresas a "acelerar estrategias que estaban dormidas".

Nunca como ahora se vio tanto contenido audiovisual, hubo tanta oferta (de contenidos y plataformas para verlos) y se vio semejante atomización de las audiencias. Si técnicamente fuera posible, las grillas del cable y el satélite podrían ofrecer en la Argentina 2050 señales de televisión, según Business Boureau, otra consultora especializada.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?