Los indicios que unen a Boudou con Vandenbroele

El juez enumeró ocho vínculos entre el vice y el monotributista
Hugo Alconada Mon
(0)
29 de junio de 2014  

Que si aparece el video, que si no hay fotos... Para el juez federal Ariel Lijo todo eso es irrelevante porque concluyó que el vicepresidente Amado Boudou y el abogado Alejandro Vandenbroele se conocen. Más aún, que mantienen un "fuerte vínculo" dominado por "los intereses recíprocos" y en el que el presidente de la nueva Ciccone actuó como "presta nombre" del ex ministro de Economía.

Consciente del esfuerzo de Boudou por sostener que no conoce a Vandenbroele, que jamás lo vio en su vida, en un eje sustancial de su defensa, el juez Lijo dedicó todo un capítulo en su resolución de 333 fojas a abordar ese eje. "A continuación -anunció- demostraré todas las conexiones personales como comerciales que prueban el vínculo."

El primero que consignó fueron los $ 7,6 millones que Vandenbroele cobró del gobierno de Formosa por su supuesto asesoramiento para completar el canje de la deuda provincial con la Nación. Esa reestructuración se hizo, recordó Lijo, con "Boudou como ministro de Economía".

El segundo vínculo se centró en un inmueble de Boudou. "Vandenbroele vivió en el departamento" de Puerto Madero del vicepresidente, remarcó el juez, cuando el titular de The Old Fund sólo llegó a admitir que había "pernoctado" allí alguna que otra noche. Para el magistrado, no obstante, las facturas de cable y teléfono, así como el pago de las expensas, demostraron su residencia permanente allí.

El tercer vínculo que expuso Lijo fueron los viajes que The Old Fund, presidido por Vandenbroele, les pagó "a familiares de Amado Boudou" -entre otros, su hermano, su cuñada y un sobrino- y su socio José María Núñez Carmona, gracias a la gestión de su ex pareja durante una década en la agencia de viajes Swan Turismo.

El ex jefe de gabinete de Boudou, Guido Forcieri, completó otro viaje a través de Swan Turismo. Y aunque el suyo no lo pagó The Old Fund, fue grave para Lijo porque voló junto a Vandenbroele a Río de Janeiro.

El cuarto vínculo se concentró en un antecedente laboral. Lijo recordó que Boudou trabajó en Ecoplata SA, en la que Núñez Carmona fue socio del contador marplatense Jorge Capirone, quien acompañó como vice a Vandenbroele en la nueva Ciccone.

Mar del Plata le aportó al juez el quinto vínculo. Recordó que Boudou colocó como jefa de la Anses en Mar Plata a Guadalupe Escaray, ex novia de su socio Núñez Carmona y prima de Vandenbroele, al tiempo que la ex mujer de éste, Laura Muñoz, testificó que fue Escaray quien le recomendó a su ex novio que contactara a su primo si necesitaba un abogado.

El sexto vínculo se concentró en el secretario privado de Boudou, Eduardo Romano. Según Lijo, "un abonado a nombre de The Old Fund" -cuyo número corresponde a Vandenbroele- "llamó en dos oportunidades (14 de septiembre y 17 de octubre de 2011) al abonado utilizado por" Romano.

"Sólidos y numerosos"

El séptimo vínculo también se centra en múltiples llamadas telefónicas entrantes y salientes de "varias personas en común" entre Boudou y Vandenbroele, tanto a una secretaria, un gerente de la Casa de Moneda, un particular y dos números de Presidencia de la Nación.

El octavo vínculo, por último, lo encarna Miguel Castellano, el amigo de Boudou y Núñez Carmona, además de accionista en London Supply, la firma que aportó $ 1,8 millones a The Old Fund para levantar la quiebra de Ciccone. Según Castellano, no lo hizo por su amistad de Mar del Plata con los anteriores, sino por un vínculo "del surf" con Vandenbroele.

En conclusión, sostuvo Lijo, "los vínculos entre Amado Boudou y Alejandro Vandenbroele son sólidos y numerosos, echando por tierra cualquier afirmación que exija una foto o un video de ellos juntos que compruebe, todavía más, la relación que los unía". Y luego añade: "De hecho, el rol de la persona interpuesta [en el caso Ciccone, Vandenbroele] justamente es ocultar a quien realmente dispone la maniobra", por Boudou.

Sin embargo, cerró Lijo, en la relación entre el vicepresidente y el titular de The Old Fund, el "denominador común" fue Núñez Carmona. "Las sociedades, las terceras personas que las integran, los domicilios, los llamados telefónicos y los vínculos personales permiten concluir que Boudou y Vandenbroele se conocían."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios