Suscriptor digital

Hotel con el sello ecosustentable

Se estrenó Palo Santo, con 24 habitaciones, que demandó una inversión de 14 millones de pesos. Tiene jardines verticales distribuidos en la fachada y 2000 m2
José Luis Cieri
(0)
7 de julio de 2014  

Poco a poco los inversores apuestan por los proyectos amigables con la naturaleza. Hace poco se estrenó el Palo Santo Hotel, que incluye en su fachada los jardines verticales distribuidos en 20 metros de altura.

Está en Bonpland al 2200, en pleno Palermo Hollywood, barrio gastronómico y de salidas, en la zona propia de los restaurantes. Y a tres minutos del área de los bares más concurridos, a 10 de caminata de los bosques de Palermo, a tan sólo cinco minutos de la plaza Serrano y el corazón de Palermo SoHo.

"Palo Santo es un hotel boutique urbano ecosustentable, con diseño contemporáneo. Su arquitectura moderna, verde, se basa en la presencia de hermosos jardines verticales, fuentes de agua, espacios amplios y luminosos. El diseño del establecimiento privilegia líneas puras, claras y una paleta de colores moderna", precisó Pablo Porolli, director del desarrollo.

El establecimiento se diseñó con un trazado original en la Capital. "Es el primer edificio de la Argentina en incorporar la arquitectura verde contemporánea como parte principal de su propuesta estética. Los jardines verticales constituyen el lenguaje estructural del edificio. Los jardines cubren fachadas, patios, terrazas y balcones. También, diversas fuentes de agua crean diferentes climas: la principal de ellas tiene 20 metros de altura, recorre el patio central del inmueble y llega hasta el lobby. Más de 800 plantas crecen a lo largo y ancho del hotel", contó Aurelia Monnier, la directora de marketing.

Palo Santo desarrolla un programa de eco-sustentabilidad que abarca todas las áreas de importancia para el cuidado del medio ambiente, como energía, agua, CO2, O3, aislaciones, materiales, aire y operaciones.

El establecimiento cuenta con 2000 metros cuadrados de superficie en la que funcionan las 24 habitaciones en cuatro categorías: 12 Premium de 35 m2, 10 Deluxe de 35 m2, una Terrace Suite de 60 m2 en dos ambientes y una denominada Palo Santo Suite, de 65 m2 en dos ambientes.

Para inaugurarlo se invirtieron 14 millones de pesos. En cuanto a los costos para alojarse por noche en el establecimiento, la tarifa de la habitación Premium alcanza los 200 dólares. Pero el hotel abrirá durante su primer año con tarifas promocionales de entre 130 y 160 dólares.

Las áreas comunes incluyen "un lobby, un restaurante con una decoración con mármoles estatuarios, un jardín con visuales de la fachada verde del contra frente. También un rooftop con solárium, hidromasajes y piscina lúdica climatizada, ademnás de una terraza con pérgola para el relax. Tiene palieres de pisos con vista a los jardines verticales y a la cascada de agua, dos salas de reuniones corporativas con capacidad para 35 personas", detalló Fernando Martín, el gerente general. Entre los servicios posee bar, room service las 24 horas, Wi-Fi gratuito en todo el edificio, spa en las habitaciones, bicicletas (programa borrow-a-bike), servicios corporativos con sala de reuniones con equipamiento de última tecnología, proyector, área de coffee break, entre otros.

Con relación al mercado hotelero y a la importancia del emplazamiento, Monnier comentó: "Palermo es un barrio cada vez más instalado como destino turístico. Viajeros de Estados Unidos, Europa y Brasil lo eligen cada día más como destino en sí por la calidad de vida que proporciona. En lo que respecta al sector corporativo, en Palermo se ha instalado un enorme número de empresas que tienen la necesidad de alojar a sus visitantes. El sector corporativo está en pleno crecimiento en la zona".

En cuanto al segmento en general, Porolli, explicó que "la historia de la hotelería está frente a una nueva bisagra. A comienzos del siglo XX, se produjo lo que se dio en llamar el fin de la época de los palace y se vivió el desarrollo de las grandes cadenas que se dedicaron a estandarizar los hoteles. En el ocaso del siglo XX se inició una nueva tendencia, el nacimiento de los boutique, donde el huésped busca servicio personal, en el que pueda tener una experiencia única, escapar de los clichés y de los estándares, en una propuesta original".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?