Suscriptor digital

Hugo Moyano arrasó en las elecciones y es el nuevo presidente de Independiente

Fuente: LA NACION
El líder de la CGT opositora presidirá Independiente en medio de una crisis histórica; tras la gestión Cantero, ganó con casi el 70% de los votos
Francisco Schiavo
(0)
6 de julio de 2014  • 21:55

Independiente hizo una jugada fuerte en busca de la reconstrucción. No hubo sorpresas en las elecciones anticipadas y el sindicalista Hugo Moyano ganó con casi el 70 por ciento de los votos. El secretario de la CGT opositora será el presidente del club de Avellaneda hasta 2018, período en el que tendrá que reorganizar una institución en ruinas y acosada por las deudas, afirmarla en primera, y en el que cada decisión, indefectiblemente, se mezclará con la política nacional.

"Todos tenemos que apoyar a Independiente porque la situación del club es alarmante en el aspecto financiero y económico. Vamos a hacer todo lo necesario, vamos a poner nuestro esfuerzo y sacrificio para normalizar la situación. No vamos a defraudar a la institución ni a los socios", aseguró Moyano desde la escalera interna de la sede de la avenida Mitre 470, pasadas las 19.30, cuando terminaba el recuento y la tendencia ya era irreversible.

Los números fueron abrumadores: sobre 8236 votos, Moyano sacó 5719 (69,44%). Claudio Espósito (Movimiento Independiente) logró 1378 (17,48%) y Daniel Ferro (Lista Roja) consiguió 987 (12,52%); hubo 90 votos en blanco, 39 observados y 23 anulados.

No será fácil la tarea del líder de los camioneros. Moyano tendrá que ahuyentar la desconfianza que generaron los últimos presidentes. Luchará, también, con la desconfianza que genera entre el resto de los socios por su gran exposición política y los entredichos con el gobierno nacional. Eso, sin contar las distintas opiniones con las que podrá chocar en su llamativa comisión directiva. Noray Nakis, con confesas aspiraciones en la AFA, ocupará el cargo de vicepresidente 1°. Carlos Montaña, funcionario del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y hombre cercano a Sergio Berni, será el vice 2°. El macrismo estará representado por Cristian Ritondo, vicepresidente 1° de la Legislatura porteña, que ocupará el emblemático puesto de vocal titular N° 1. Por eso, "convivencia" fue una de las palabras clave que Moyano utilizó durante la campaña.

Los nombres conocidos siguen. Héctor "Yoyo" Maldonado será el secretario general y Pablo Moyano, hijo de Hugo, el vocal titular N° 2. Ambos participaron en la gestión de Julio Comparada, antecesor de Cantero. Un dato de color: Leonel Del Castillo, padre de Sergio Agüero, que varias veces intentó acercarse al club, figurará como vocal titular N° 3.

Moyano, de manera indirecta, ya tenía el poder desde la renuncia de Javier Cantero, el 23 de abril pasado. Su lista, Agrupación Independiente, intervino en el club y donó los sueldos de los jugadores entre febrero y junio, más el premio por el ascenso a primera. Desde entonces se sabía de sus buenas posibilidades en las elecciones, pese a la resistencia de algunos socios que pedían a otro hombre fuerte: el empresario Daniel Grinbank, que otra vez no quiso saber nada con postularse.

Los números fueron abrumadores: sobre 8236 votos, Moyano sacó 5719 (69,44%). Claudio Espósito (Movimiento Independiente) logró 1378 (17,48%) y Daniel Ferro (Lista Roja) consiguió 987 (12,52%); hubo 90 votos en blanco, 39 observados y 23 anulados. Pese a que desde cada una de las listas se hizo un llamado para que la convocatoria fuera importante, no participó la cantidad de gente esperada. Habitualmente, las elecciones se hacen en días de partido, lo que asegura una presencia masiva, pero la de ayer, en medio del Mundial y en un día frío y lluvioso, generó incertidumbre. En diciembre de 2011, cuando ganó Cantero, hubo 11.685 sufragios, estadística récord.

"Ya pasaron las elecciones. Ahora tenemos que ser hermanos dispuestos a luchar. La situación no es fácil, pero no es imposible que Independiente se levante y vuelva a ser uno de los equipos más grandes del mundo. Fuimos el orgullo nacional, el orgullo del fútbol argentino, y tenemos que volver a serlo", arengó el nuevo presidente.

Las elecciones fueron tranquilas. Moyano se presentó alrededor de las 11. Varios camiones con sus lemas pasearon por Avellaneda. Y hasta votó uno de los líderes de la barra brava, Pablo Álvarez, recientemente deportado de Brasil (ver Pág. 8, Mundial), al que alguna vez se le atribuyeron intereses comerciales con la familia Nakis.

La gente eligió a la espera del cambio. Los últimos cuatro gobiernos, por diferentes motivos, no terminaron bien: Pedro Iso, en su tercer mandato, Andrés Ducatenzeiler, Comparada y Cantero. Moyano, que una y otra vez advirtió que no pondrá dinero, deberá hacerse un tiempo importante en medio de la agitada política nacional para encauzar un club en la ruina. Independiente y su grandeza merecen la debida atención, más allá de los intereses personales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?