Reencuentro con mi ex...Y su hermana

¡Qué buen family plan!
¡Qué buen family plan! Crédito: Corbis
¿Por qué no? Un plan que considerabas bizarro se puede convertir en un momento inolvidable
Sebastián Fernández Zini
(0)
13 de julio de 2014  • 00:00

Resulta que el viernes pasado invité a mi ex a comer a mi casa. Manu y yo estuvimos de novios cinco años y pico (con un año de convivencia incluido). Terminamos mal, como en la mayoría de los casos cuando uno corta y el otro quiere seguir. Estuvimos mucho tiempo sin hablar (varios años), pero cuando me enteré de que se había muerto su papá, lo llamé para saber cómo estaba (aunque era obvio cómo se sentía). Desde entonces, hablamos de vez en cuando y nos dimos cuenta de que seguimos queriéndonos mucho. Hablo de un amor claro, sin tensión sexual alguna ni histeriqueo. Volviendo a la invitación a comer, resulta que mi ex cuñada (con quien siempre me llevé de maravillas) me llamó para preguntarme algo de laburo y quedamos en vernos. Entonces, pensé que podía ser un buen plan invitar a los dos (a mi ex novio y a mi ex cuñada) a comer a casa. Aceptaron gustosos el convite. Pedí comida armenia, puse la mesa, prendí velas y unas lucecitas de colores que cuelgan de una de las paredes del living y los esperé. Dato a tener en cuenta: después de diez años de habernos separado, yo sigo viviendo en el mismo departamento que cuando vivía con Manu. ¿Qué contarles? La pasamos genial, hablamos y nos reímos mucho, tomamos varias copas de vino, nos acordamos del pasado, nos metimos de lleno también con el presente... Una noche de perlas. Ah, me olvidaba, esa misma noche hasta le compré a mi ex unos dibujos que hace.

Lo más curioso de todo esto (más allá de que para algunas de ustedes esta comida/reencuentro ya sea por demás curiosa) fueron las diferentes reacciones de mis amigos cuando se enteraron del plan que había armado. A saber:

"¡Qué buen family plan!", me dijo una de mis amigas con tono irónico.

"Mmm, eso termina en trío", tiró otra sin pensar. Claro, después se retractó. "Ah, no, pará. Seguro que en un momento despachan a la hermana y se quedan solos para matarse en la cama". Tuve que aclararle que esto no tenía nada que ver con lo sexual. Creo que no me creyó hasta que al día siguiente le conté que se habían ido juntos en un mismo taxi.

"Mandales muchos besos", me pidió alguien que los recuerda con cariño después de tantos momentos compartidos.

"Entonces, yo podría ir con Mariana y Lautaro, ¿no?", me preguntó un amigo refiriéndose a su ex novia y a su ex cuñado. "Bien que te gustaría invitarlos a comer a tu casa y poder llevarte bien después de 10 años", le respondí entre risas. Hubo silencio del otro lado, se ve que había acertado con mi comentario.

"Si me decís que vas a cocinarles, me caigo muerta acá. Vos que jamás me cocinaste nada –me reprochó una amiga, y sin esperar respuesta, siguió adelante–: Qué raro va a ser para Manuel entrar otra vez a tu casa, bah, a la casa en la que vivieron juntos. Mañana me contás cómo la pasaron, OK?".

"De mí ni le hables a Manu, nunca me quiso, así que no creo que te pregunte nada de mí". Se equivocó mi amiga al decirme esto. Fue la primera persona por la que me preguntó cuando empezamos a hablar de mi gente.

Crédito: Corbis

"Pero ¿en serio le compraste unos dibujos y vas a tener algo tan de él colgado en el living? ¿No creés que te puede ‘secar’? Yo ni loca tendría algo de mi ex en mi casa porque sentiría que sigue estando". Claro, lo que ella nunca entendió es que su ex sigue estando en su vida porque ella quiere, más allá de cualquier objeto.

Como esa noche, después del reencuentro, me acosté tarde, al otro día me levanté tarde. Cuando abrí un ojo cerca del mediodía, tenía un mensaje de un amigo que decía: "¡Con la nochecita que habrás tenido, te quedaste mudo, contá algo, che".

Sin duda, la comida con mi ex movió el avispero emocional de mis amigos mucho más de lo que yo jamás me hubiera imaginado. Cada uno expuso sus miedos, inseguridades, celos y sentimientos más puros... Lo mismo que Manuel y yo (siempre bajo la atenta mirada y emoción de mi ex cuñada) la noche que volvimos a encontrarnos desde otro lugar. Algo que, si pueden ponerlo en práctica, se los recomiendo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.