Suscriptor digital

Fogerty, decime qué se siente: los números detrás del hit

El impacto comercial del tema de la hinchada argentina, compuesto sobre la música de "Bad Moon Rising" de Creedence
(0)
10 de julio de 2014  • 17:15

Como para millones de argentinos, para John Fogerty también será inolvidable esta Copa del Mundo Brasil 2014. Porque la famosa canción "Brasil, decime qué se siente" que la hinchada albiceleste llevó al Mundial está, se sabe, compuesta sobre la música "Bad Moon Rising", el tema de Credence Clearwater Revival que Fogerty escribió y produjo en 1969 para la banda cuando era su líder, uno de los más célebres de toda su carrera. El impacto que ese cántico provocativo tuvo de la mano de la multitud de argentinos que invadió los estadios y las calles de Brasil no sólo llamó la atención de los medios de la Argentina, sino que también fue captado por varios corresponsales que se vieron sorprendidos por la encendida y ruidosa rivalidad entre las hinchadas. Luego, los creativos publicitarios incorporaron con rapidez el canto de cancha para promover casas de deportes o marcas que pretenden pegarse al efecto Mundial de los consumidores.

Que si la canción original tiene sus orígenes en la tribuna de San Lorenzo o que si la adaptación mundialista fue hecha por un tal Ignacio que la distribuyó a través de las redes sociales para llevar un nuevo himno para alentar a Messi y compañía es, a esta altura, una historia más de las tantas sobre las que se habló durante el mes que dura la competencia.

En cualquier caso, John Fogerty siente las repercusiones. Y esto puede ser sólo el comienzo. Según Nicolás Pichersky, label manager Classic & Jazz de Universal Music Argentina, el sello que edita a Fogerty y a Credence, el "Brasil, decime qué se siente" tuvo un efecto directo en la canción original. Sus números revelan que "Bad Moon Rising" creció en las últimas semanas un 200% en rotación en las radios argentinas.

Si para un tema llegar a las hinchadas de fútbol es un premio a popularidad, también puede ser la oportunidad de un gran negocio. Según Eduardo Falcone, jefe del área de recaudación nacional de SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores), el organismo se encarga de recaudar los derechos de autor como un porcentaje de los ingresos de las radios y los canales de televisión, de manera que, ante la consulta puntual de Rolling Stone, "SADAIC va a liquidar a Fogerty todas las utilizaciones de su obra 'Bad Moon Rising' que reciba de los medios donde ha sido difundida". Por su parte Pichersky afirma que las ventas de "Bad Moon Rising" crecieron "un 20% en Spotify, un 70% en Deezer y un 2700% en ventas digitales por fuera del streaming alcanzando, además, el puesto número 21 entre los temas más bajados en iTunes, algo impensado para una canción que no es una novedad".

Tal vez en unos meses los contadores de John Fogerty noten una ligera diferencia en las finanzas de su cliente cuando las regalías le empiecen a llegar desde esta parte del planeta. Y sin lugar a dudas cuando vuelva a la Argentina encontrará una especial recepción ante "Bad Moon Rising". No tenemos noticias de su afición al fútbol ni tampoco sabemos si él estuvo entre los millones de estadounidenses que batieron récords de audiencia siguiendo a su selección en este Mundial. Pero sí sabemos que Fogerty está entre los grandes ganadores de esta Copa del Mundo Brasil 2014 tan especial, con tantos goles y tantas historias y tantas emociones: el domingo esperamos volver a cantar.

Por Sebastián Grandi

Notas relacionadas

Brasil 2014: cinco documentales sobre selecciones de fútbol

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?