Suscriptor digital

Alemania le gana la final económica a la Argentina

La incógnita que se da en el fútbol no se produce en los números; la mayor solidez de los germanos se refleja en varios datos del Banco Mundial
Carlos Manzoni
(0)
13 de julio de 2014  

Hoy se juega la final más repetida de la historia de los mundiales de fútbol, pero más allá de la expectativa por saber si se revive el triunfo argentino de 1986 o la victoria alemana de 1990, también se puede hacer una comparación de las economías de estos dos países. En este cotejo, la locomotora europea juega con alguna ventaja, sobre todo en el comercio bilateral, donde tiene una diferencia a su favor de US$ 2166 millones.

Según la consultora DNI (Desarrollo de Negocios Internacionales), las exportaciones argentinas a la República Federal de Alemania llegaron en 2013 a US$ 1726 millones, mientras que las importaciones fueron de US$ 3892 millones. "Esto muestra el déficit que la Argentina tiene con este país de Europa", señala Marcelo Elizondo, director de DNI.

El principal rubro de las exportaciones a Alemania es el de minerales metalíferos, que generaron US$ 427 millones en 2013 (casi un 25% del total). Las importaciones argentinas desde Alemania están compuestas principalmente de bienes intermedios que se usan como insumos para la producción local (US$ 1191 millones), y de piezas y accesorios para bienes de capital que representaron compras durante el año pasado por US$ 1184 millones.

También hay indicadores del Banco Mundial que permiten medir "fuerzas" de estas dos economías. En la exportación de bienes y servicios, los germanos tienen una ventaja también, puesto que ese ítem representa 51% de su producto bruto interno (PBI), mientras que en la Argentina es de 14%. En el comercio de servicios, la cifra para Alemania es de 16% del PBI, mientras que la local es de 5,5%.

Donde los argentinos pierden por goleada es en inversión extranjera directa (IED), ya que los alemanes recibieron US$ 32.627.493.896 en 2013 como entrada neta de capital, mientras que ingresaron en ese concepto en las arcas criollas sólo US$ 9.082.408.248. En ahorro bruto interno (PBI menos gastos de consumo), los teutones no se quedan atrás, puesto que están en el 24%, mientras que en la Argentina es de -4 por ciento.

Existe también un indicador que hace que una economía sea más atractiva para los capitales, que es la facilidad para hacer negocios. Según la medición del Banco Mundial, donde 1 es el máximo puntaje, Alemania se ubica en el puesto 21, mientras que la Argentina aparece recién en el 126.

En cuanto a los indicadores sociales, el desempleo, uno de los caballitos de batalla del gobierno kirchnerista, el país también pierde contra Alemania. En este caso, los europeos tienen un índice de desocupación de 5,4%, mientras que la cifra local, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), es de 7,2 por ciento.

Donde se podría hablar de una pequeña ventaja local es en el gasto público en educación: aquí equivale a 5,8% del PBI y en Alemania, a 5,1 por ciento. También gana la Argentina en crecimiento de PBI, al menos según los datos del Banco Mundial de 2013, que dan 3% para la economía local y 0,4% para la alemana.

Donde se pierde por goleada es en el gasto en salud per cápita, debido a que los germanos destinan para ese fin US$ 4683, mientras que los argentinos, solamente US$ 995. También en la inversión en investigación y desarrollo, los tres puntos se los llevan los alemanes, puesto que derivan a ese ítem 2,80% del PBI, mientras que los argentinos sólo 0,62 por ciento.

Esta última ventaja de los europeos se ve reflejada en la calidad de sus exportaciones, ya que la página del Banco Mundial exhibe que venden en el exterior productos de alta tecnología por US$ 183.354.358.704, mientras que en la Argentina ingresan por ese concepto US$ 1.945.836.328. Este ítem, medido según el porcentaje dentro de las exportaciones totales de productos manufacturados, da como resultado un 16% para Alemania y un 8% en la Argentina.

En el índice de fortaleza de los derechos legales, donde 0 es igual a "débil" y 10 es igual a "fuerte", los germanos se sacan un 7, mientras que los argentinos, un 4. Mientras tanto, en crecimiento del dinero, puede verse que el porcentaje anual en la Argentina es de 34,8, mientras que en Alemania es de sólo 0,9.

Pero hay otro partido que la Argentina pierde: es el de la llegada de inversión alemana al país. Según Elizondo, ésta redujo su relevancia desde el inicio del siglo XXI. "La Argentina es el único país de América latina que se perdió el gran movimiento de la inversión alemana en la última década", dice el consultor.

Las inversiones alemanas en la región se duplicaron en la primera década del siglo (pasaron de US$ 42.800 a US$ 83.300 millones); mientras que en la Argentina, por el contrario, se redujeron en ese período de 4500 a 2800 millones, según un estudio de la Asociación Empresarial para América Latina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?