Suscriptor digital

Ucrania acusa a Rusia por el derribo de un avión militar

Tras el incidente, Kiev advirtió que Moscú da apoyo a los separatistas y que reagrupa sus tropas en la frontera
(0)
15 de julio de 2014  

KIEV.- El derribo ayer de un avión de transporte militar ucraniano por un misil volvió a elevar la temperatura en el conflicto entre Ucrania y Rusia. Kiev acusó a Moscú por el incidente, al tiempo que advirtió que militares rusos combaten junto a los separatistas en el este del país.

El ministro de Defensa ucraniano, Valery Heletey, señaló que el avión volaba a unos 6500 metros de altura y que estaba fuera del alcance de cualquier tipo de arma en manos de los separatistas, por lo que dedujo que la nave "fue derribada por un misil que probablemente haya sido disparado desde territorio ruso".

"Podría tratarse de un proyectil Pantsir tierra-aire o un misil aire-aire autodirigido lanzado desde un avión ruso", agregó el ministro.

Los ocho tripulantes del avión se habrían catapultado o saltado en paracaídas antes de que la nave se estrellara. Funcionarios dijeron que dos miembros de la tripulación habían estado en contacto con el mando del ejército y que había una operación de búsqueda y rescate en marcha, ya que aún se desconoce el destino de las otras seis personas.

Por su parte, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, mantuvo una reunión de emergencia con sus jefes de seguridad. En los últimos días se intensificaron los ataques aéreos contra posiciones rebeldes cercanas a la frontera con Rusia, al tiempo que Moscú acusó a las fuerzas ucranianas de matar a un ruso en la frontera, un incidente descripto por Moscú como un "acto agresivo" con "consecuencias irreversibles".

La guerra dialéctica entre Kiev y Moscú y los intensos combates, en los que las fuerzas ucranianas dicen que provocaron importantes pérdidas en las filas rebeldes, suponen una abrupta escalada del conflicto de tres meses, en los que murieron cientos de civiles e insurgentes ucranianos.

Poroshenko dijo a sus jefes de seguridad que las fuerzas gubernamentales, que perdieron 23 hombres en un ataque con un misil en un campamento militar el viernes pasado, se enfrentan ahora a un nuevo sistema de misiles ruso y tendrán que cambiar sus tácticas.

Tras acusar a Rusia de embarcarse en una escalada en las regiones del este de Ucrania, el vocero del Consejo de Seguridad Nacional, Andriy Lysenko, dijo que "en las últimas 24 horas hubo constancia del despliegue de unidades y equipos militares [rusos] al otro lado de la frontera de Sumy y Luhansk".

"La Federación Rusa continúa colocando tropas en la frontera", remarcó.

La OTAN dijo que Rusia incrementó sus fuerzas en la frontera y que ahora tiene entre 10.000 y 12.000 soldados en la zona. Lysenko añadió que tres soldados ucranianos habían sido asesinados y que otros 12 fueron heridos en los últimos combates.

Agencias Reuters y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?