Leopoldo Verona: murió un actor que brilló en el Teatro San Martín

Pablo Gorlero
(0)
16 de julio de 2014  

En la madrugada del lunes murió uno de los actores que más transitaron los escenarios del Teatro General San Martín: Leopoldo Verona. Nació el 24 de septiembre de 1931 y recorrió un extenso camino tanto en teatro, como en cine y televisión.

Su talento para transitar textos clásicos lo llevó a recorrer casi todos los grandes títulos de la dramaturgia internacional al formar parte, durante muchos años, del elenco estable del Teatro San Martín. En las salas del teatro oficial casi siempre se destacó en papeles relevantes. Trabajó en las obras Don Juan, Peer Gynt y Hamlet, dirigidas por Omar Grasso; Historia de la danza, dirigida por Esther Ferrando; Pericones y Galileo Galilei, dirigidas por Jaime Kogan; El organito y María Estuardo, con puesta de M. Santángelo; El mago (el alquimista), dirigido por Alejandra Boero; Happy end, dirigido por Daniel Suárez Marzal; Las brujas de Salem, dirigido por Oscar Fessler; Muñeca, dirigido por Rubén Szuchmacher; El burlador de Sevilla, con la dirección de Eduardo Marsillach; y Stefano, entre muchas otras. Durante dos temporadas también fue uno de los protagonistas del inusitado éxito teatral Tamara, creación de Carlos Furnaro y Pablo Sodor, en el papel protagónico de Gabriele D'Annunzio, en el palacio Il Vitoriale. Uno de sus últimos trabajos fue Desde el jardín, de Jerzy Kosinski, dirigida por Edward Nutkiewicz, en 2006. También trabajó en Edilicia y en Némesis, entre muchas otras obras.

En televisión participó de muchísimos programas de éxito. Tuvo una gran popularidad en el personaje del querible Padre Daniel, en la telenovela Andrea Celeste, pero también realizó recordados trabajos en programas como La casa, el teatro y usted, Narciso Ibáñez Menta presenta, Nacido para odiarte, El oro y el barro, Cosecharás tu siembra, La novela mensual, Su comedia favorita, Mi cuñado, La extraña dama y Alta comedia.

El cine no lo mantuvo ajeno y participó en decenas de películas. Entre ellas: Necesito una madre, con Dringue Farías, Beatriz Bonnet y Olinda Bozán; En una playa junto al mar, con Aída Luz y Joe Rígoli; La flor de la mafia, con Aldo Barbero e Hilda Bernard; Los gauchos judíos, de Juan José Jusid, con Ginamaría Hidalgo, y El abuelo, de Alejandro Doria, con Claudio García Satur y Susana Campos, entre otros títulos.

Estaba alejado de la escena desde hacía varios años, pero siempre será recordado por ese abanico de personajes y caracteres tan disímiles que supo encarnar. Sus restos fueron cremados ayer, en el cementerio de la Chacarita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.