Suscriptor digital

Con nombre y apellido

El príncipe
(0)
16 de julio de 2014  

Ahora que la sangre nueva y plebeya bulle por las venas de la nobleza de Europa y volvió a ponerla de moda, los nobles europeos afincados en las inmediaciones del Río de la Plata empiezan a ser mirados con otro interés. Aunque, claro, se trata de empresarios de perfil bajo que sólo usan sus títulos nobiliarios en situaciones familiares y no mucho más. Pero algunos mediodías atrás tuvieron una buena oportunidad para sacar a relucir sus títulos: es que el conde Georg von Khevenhueller -Metsch, empresario de origen austríaco, fue nombrado embajador en la Argentina de la Soberana Orden de Malta, la organización internacional que cuenta con 13.500 miembros y ya cumplió 900 años de existencia ayudando a los que más lo necesitan, principalmente en el área de la salud.

Así, el flamante embajador ofreció una recepción en el hotel Alvear, justo en el día de San Juan Bautista, patrono de la orden. Ahí estaban, claro, el presidente de la Asociación Argentina de la Soberana Orden de Malta, Ernesto Pasini Hansen (Caballero de Gracia Magistral en Obediencia) y la vice presidente, María Podestá Herrera (Dama de Gracia Magistral). Además, habían llegado hasta ahí plebeyos de renombre como el ex presidente Fernando de la Rúa y el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig. Entre los nobles, estaban el barón Hugues Stier, su mujer, la princesa Isabel von Auersperg-Breunner, y la prima del embajador, la princesa Laetitia d'Arenberg (la única con auténtico pie de princesa: calza ¡33!), que todos los inviernos deja Uruguay para ir y venir de Buenos Aires, la ciudad donde vivió ocho años, en la década del 70, y donde casi todos los que la conocen le hablan entusiasmados de Lapataia, su tambo en Punta del Este.

Hoy en ¡Hola!

Esta semana, en ¡Hola! Argentina, todo sobre la histórica jornada que se vivió el 13 de julio en Río de Janeiro: tras veinticuatro años, Argentina volvió a jugar la final del Campeonato Mundial. Además, los detalles sobre la hinchada criolla y los famosos que viajaron a Brasil. También, todo el glamour de Gisele Bündchen, la top brasileña encargada de ingresar la copa dorada al estadio. Además, las románticas y anticipadas vacaciones de Shakira y Gerard Piqué en la Riviera Maya para celebrar cuatro años de amor. Por último, la exclusiva mundial de la elegante boda de Novak Djokovic y Jelena Ristic en Montenegro: el mejor tenista del planeta celebró su amor con una fiesta que duró tres días, en la que también se brindó por su triunfo en Wimbledon y la próxima llegada de su primer hijo, que nacerá en octubre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?