Araceli González: "Elijo por gusto, no para ganar más plata"

Después de siete años sin hacer ficción, compone en Guapas un rol arrojado: la amiga alcohólica e infeliz en su matrimonio
Alejandro Lingenti
(0)
17 de julio de 2014  

Pasó un buen tiempo lo último había sido la versión local de Amas de casa desesperadas, allá por 2007 hasta que Araceli González decidió volver a comprometerse con una tira televisiva, un trabajo que reporta buenos ingresos pero exige doce horas de ocupación diaria, lidiar con el estrés del sube y baja del rating y, sobre todo, controlar las consecuencias de la alta exposición. Hace unos días, de hecho, algún despistado que la cruzó frente a la góndola de vinos de un supermercado le pidió que dejara de tomar. La que bebe más de lo aconsejable, aclara ella con una sonrisa, es Andrea Luna, su personaje en Guapas. "Yo con una copita de vino ya estoy medio mareada", agrega.

Araceli dice estar feliz, pero agotada con este regreso a la televisión diaria. Se había acostumbrado al ritmo más relajado del reality Novia a los 40 de Fox Life y el ciclo de entrevistas ¿Qué piensan los hombres? en Utilísima, dos de los proyectos a los que se dedicó en los últimos años. "Ahora otra vez todo es más vertiginoso -explica. En Guapas hago un personaje diferente a los que hice antes y que me exige estar muy atenta todo el tiempo. Todas las escenas son muy importantes, no hay relleno, no nos conformamos diciendo «Bueno, esta escena zafa así como está». Es agotador, pero también provoca placer por los buenos resultados".

En diciembre de 2013, Araceli González se casó con Fabián Mazzei y lo celebró en Twitter a su manera: "Por ahora soltero! En 20 es mío!", escribió la actriz en su cuenta minutos antes de firmar en el Registro Civil. "Es muy importante elegir bien a tu compañero, yo tuve mucha suerte con Fabián –sostiene?. Hay hombres que te piden que compitas con chicas de 20 años, y yo ya tuve 20 años, hablaría mal de mí hacerme la nenita teniendo una hija de 26 como tengo. Y no sólo son los hombres, hay un punto en el que la sociedad parece exigirte eso y empieza la fiebre de las cirugías.

"Mi terapeuta me destacaba siempre que lo importante no es llegar a los 50 sin arrugas, sino con la cabeza sana. Hay un trabajo interno que tenés que hacer porque a las mujeres de mi edad les pasan muchas cosas, hay una especie de revolución interna que vivís que se hace más llevadera con una buena pareja al lado."

Madre de dos hijos –Florencia, de su primer matrimonio con Rubén Torrente, y Tomás, de su relación con Adrián Suar?, se define como "bastante insoportable" con ellos: "Viví mucho tiempo sola con los dos, eso nos hizo incondicionales y yo vivo pendiente de lo que les pasa. Me apoyé mucho en mis hijos en los momentos difíciles. No dejé de ser madre por eso, pero la verdad es que me ayudaron mucho cuando estaba más angustiada y pensaba que no podía controlar las cosas. Tengo con ellos una relación infinita, y ya estoy trabajando el nido vacío porque Flor se fue y «Toto» se irá en un tiempo. Sé que hay que soltar, pero es lo que más nos cuesta a los padres. Ojo, también hay madres que están todo el día con sus hijos y no tienen diálogo con ellos. La calidad de la comunicación con tus hijos es más importante que la cantidad. Yo veo hoy a mi hija y siento que hice las cosas bien. Cuando tus hijos crecen, ves cuál es el resultado de lo que hiciste como madre. Aunque los crié trabajando mucho, nunca fui una mamá ausente. Igual, las madres somos medio culposas, por eso aclaro tanto. Pero si hay algo importante para mí, es la cena familiar, con la sobremesa y todo el ritual".

¿Te molesta que te pasen cosas como la anécdota del supermercado?

No, para nada. Me causan gracia. Yo sabía a lo que me exponía cuando acepté este trabajo. Se corre mucho, tenés la presión de que tu personaje sea creíble y querible, y sabés que hay que construirlo muy rápido. Muchas veces estamos con diez capítulos abiertos, filmando escenas desordenadamente, es complicado concentrarse. Pero lo estoy disfrutando mucho. Y disfruto también este reencuentro con la gente. Es lo que tiene la televisión abierta… Cuando no estás, parece que no existieras. Mirá que el programa de Fox Life se emitía en toda América latina, eh. Pero aparecés en la televisión abierta y empezás a interactuar más con la gente, te preguntan cosas del personaje por la calle, se siente el cariño muy cerca otra vez.

El revés de la trama es que cierto sector del periodismo empiece a hurgar de nuevo en tu vida privada.

A mí no me pasa eso porque he tomado hace rato la decisión de no contestar. Digan lo que digan, no respondo. Lo paso pésimo cuando hablan mal de mí sin fundamento, obviamente, pero me la banco. Me refugio en mi casa, acumulo bronca, pero no les doy el gusto de contestar. Ya sé que estoy expuesta, pero también cuido cada vez más mi privacidad. No hago notas para explicar si mi marido me atiende bien. Cuando hago una entrevista es para presentar un producto, para hablar de un programa en el que laburo.

¿Encontraste muy cambiada la televisión abierta después de esta ausencia de años?

Hacia dentro veo todo igual. Pol-ka tiene buenos guionistas y un sistema de trabajo muy aceitado. Lo que cambió en los últimos años es la tecnología y eso produjo cambios en el consumo de la TV. Mucha gente ve el programa en Internet en distintos horarios y eso no está contado como rating, pero suma.

También aumentó el consumo de series extranjeras. ¿Cómo te parece que quedan paradas las ficciones nacionales en comparación?

Para mí, Guapas tiene un nivel altísimo. Nunca fui tan fan de un producto que hice. Llego a casa, veo el programa y lo disfruto mucho. Tenemos muy buena televisión en la Argentina.

¿Te costó aceptar la propuesta de Guapas por tu pasado como pareja de Adrián Suar?

En realidad, para mí, era un peso ser la pareja de Adrián y trabajar en Pol-ka. Creo que muchos compañeros sentían que no podían hablar con libertad si yo estaba presente. Ahora es todo mucho más relajado. Igual, no fue una decisión fácil, tuve dudas, me parecía un poco raro. Lo consulté en casa y llegué a la conclusión de que era una evolución. Mi hijo me dijo: "Si te sentís bien, dale para adelante". Ya pasó mucho tiempo, Adrián y yo tenemos nuestra propia vida, cada uno hizo su camino. Cuando mezclás trabajo con temas personales es porque no tenés vida propia.

¿Qué planes tenés para el futuro, qué te gustaría hacer?

Me gustaría hacer más cine. Hice apenas dos películas, Alma mía, que fue un gran éxito, y Un día en el paraíso, que me permitió trabajar con Guillermo Francella, un compañero cálido, amoroso. También me interesa seguir explorando el terreno de la conducción. En cine sé que alguna gente ha pensado en mí, pero no se ha animado a proponérmelo por temas de presupuesto, por ejemplo. Pero si el proyecto me interesa, me sumo. La mejor vocera para decirlo soy yo, no otros. Soy muy selectiva, lo fui siempre, pero elijo teniendo en cuenta lo que me gusta, no lo que me hace ganar más plata.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?